Ruta por el Canal du Midi, las esclusas de Béziers y Pézenas, ciudad de Molière

image__header__cap-dagde-pezenas-det-verkliga-sydfrankrike__canal-midi-maynard-1jpg

De septiembre de 1659 a junio de 1660, Luis XIV viaja por el Languedoc y la Provenza para hacer tiempo y casarse con la infanta española Maria Teresa de Austria. De Béziers a Pézenas en Hérault, te proponemos un itinerario en coche siguiendo la huella del Rey Sol y los "savoir-faire" de Hérault.

El rey dejó una profunda huella en Béziers ya que fue Louis XIV quien decretó la construcción del Canal du Midi en 1666. Entró en Béziers el sábado 3 de enero 1660 con la reina madre, su hermano el duque de Anjou, y la hija del Duque de Orléans. Hicieron un alto en el camino por el Sur de Francia, alojándose en el obispado, retomando su viaje al día siguiente hacia Montpellier, final de la segunda etapa de este itinerario en coche por Languedoc. Luis XIV nunca vino a ver el canal. Sin embargo, aceptó su construcción porque le preocupaba su grandeza, y por lo tanto la grandeza de Francia. Además, económicamente, esperaba arruinar la economía española por medio del canal. Sabemos que este resultado no se logró. Supervisados por Pierre-Paul Riquet, los trabajos duraron de 1666 a 1681, bajo el control de Jean-Baptiste Colbert.

El Canal du Midi, que une Toulouse al Mediterráneo, pasa por la ciudad de Béziers, es aquí donde se encuentran las 9 esclusas de Fonseranes. Pierre-Paul Riquet regaló esta obra civil maravillosa – bautizada por él mismo como “La escalera de Neptuno” en Béziers, excavando depósitos y canales durante 4 años, con una impresionante vista a la catedral y a su muralla. Un precioso homenaje para su ciudad natal. En la actualidad, únicamente 7 esclusas siguen operativas. Las 9 esclusas de Fonseranes, auténtico símbolo del Canal du Midi, presentan una forma ovoide para resistir mejor la potencia de las aguas embravecidas que caen en cada llenado de depósito.

Clasificada "Ciudad de arte e Historia", Béziers conoce un nuevo auge en la Edad Media gracias a la cultura occitana, pero conocida por su tolerancia hacia las minorías, fue incendiada y su población masacrada durante la Cruzada Albigense en 1209. La construcción del Canal du Midi, inaugurado en 1681, marcó el auge económico de la ciudad, que disfrutó entonces de un período de gran prosperidad que duró hasta los años sesenta gracias principalmente a la viticultura.

Qué ver en Béziers:

  • El Canal du Midi y las 9 esclusas de Fonseranes: Desde el parking, sigue el camino sombreado, junto al agua. El paseo te regalará unas vistas maravillosas sobre la ciudad vieja de Béziers. Antes de visitar las esclusas, merece la pena entrar en la Oficina de Turismo instalada en la Casa “Le Coche d’eau”, una antigua posada donde los marineros y los caballos descansaban antes de realizar el descenso o la subida de las 9 esclusas. Podrás coger audioguías o meterte en la sala de cine de inmersión (360º) que te relata la historia de la construcción de las esclusas. Es un relato muy bien contado que te transportará 350 años atrás. Justo al lado tienes un restaurante con una terraza con vistas a las esclusas y al Viejo Béziers. Llega el momento de ver el hermoso espectáculo de apertura de las grandes puertas de hierro (originales) y así ver cómo liberan los torrentes de agua de un solo golpe. Por supuesto, también existe la posibilidad de subirse a un barco y disfrutar de una experiencia fluvial inolvidable, ¡embarcamos y a disfrutar!

  • Las 9 esclusas de Fonseranes (Enlace externo)

  • La Catedral Saint-Nazaire y Jardín de los Obispos: La Catedral justo al lado fue primero un templo romano, y luego una iglesia románica. En 1209, durante la sangrienta conquista de la ciudad, el incendio de la catedral desmoronó las bóvedas "como una granada". Su reconstrucción se prolongó hasta el siglo XV. Por debajo del claustro, el jardín del Obispado es un refugio de paz para los visitantes. Este jardín ofrece un magnífico panorama que permite divisar toda la llanura del Orb, los puentes (Puente Viejo del siglo XIII, Puente Nuevo, Puente-Canal de l'Orb) y las famosas Esclusas de Fonseranes. La catedral actual data de los S.XIII y XV.
    Es en esta sede episcopal donde pasó la noche el Rey Louis XIV situada en el lugar más alto de la ciudad.

  • Visita al Castillo de Raissac: Es también toda una experiencia visitar el Castillo de Raissac, a 10 minutos en coche del centro de Béziers, y situado en medio de un paisaje de viñedos y colinas. La propiedad del Château de Raissac es de dos artistas con estilos asertivos y la decoración está innegablemente influenciada por ellos. Los muros del castillo albergan algunas de las pinturas surrealistas de Jean Viennet, mientras que cada habitación, por otro lado, alberga numerosas cerámicas que dan testimonio de la pasión de Christine Viennet. El resultado es un castillo lleno de vida, curiosidad y humor. Su impresionante colección de más de 6.000 cerámicas cubre las principales tendencias desde el siglo XVI hasta la actualidad, ofreciendo una gama muy amplia de la riqueza de este arte de la mesa, escenificada de manera lúdica y animada con numerosas mesas montadas. Es la propia Christine Viennet quien guía y explica al público con entusiasmo y muchas anécdotas la historia de sus colecciones presentadas en los notables establos del siglo XIX. El Château de Raissac tiene también habitaciones para huéspedes que se alquilan y acoge principalmente a parejas, a menudo apasionadas por el arte o el vino. Además de las habitaciones de huéspedes, el castillo ofrece una multitud de servicios a sus visitantes: visita de las bodegas y degustación de los vinos de la finca, visita del museo Fayence en las caballerizas del castillo, alquiler de la casa rural "La maison de Cécile" en el corazón del parque, servicios para recepciones y seminarios, cursos de cocina o de enología, alquiler de bicicletas, masajes, etc.

  • Reserva tu visita al castillo de Raissac (Enlace externo)


El "savoir-faire" de Béziers

No se puede uno ir de Béziers sin visitar el único taller en actividad de cartones perforados para organillos. La tienda del Sr. Pierre Charial es un lugar muy pintoresco. Creador de música desde 1960 y fundador del Orgue de Barbarie (Organillos). Estudió piano, fagot y escritura en el Conservatorio de Música de Lyon. Fue nombrado Maestro de Arte en 2004 por el Sr. Renaud Donnedieu de Vabres, Ministro de Cultura y Comunicación.

La compañía L'Orgue de Barbarie fue creada en octubre de 2002. Su objeto es la investigación, la creación y la difusión de la música mecánica; la salvaguarda de un patrimonio amenazado de extinción (canciones, música antigua.) y al mismo tiempo la creación de un nuevo repertorio (canciones, jazz, música contemporánea.) dedicado al organillo. Hay que pedir cita para visitar el taller.

Pierre Charial, L'Orgue de Barberie
Télefono: 00 33 (0)4.67.48.88.45 – 00 33 (0)6.84.28.59.81


Más visitas que no debes perderte de Béziers

  • Cementerio Viejo: Creado en el S. XIX, es el testimonio de la fortuna de los viticultores “biterrois”.

  • Puente Viejo: Con sus 15 arcos de 241 m de largo, esta obra del siglo XII (clasificada como Monumento Histórico) fue durante mucho tiempo el único paso en el camino de Marsella a Toulouse.

  • Avenidas Paul Riquet y Teatro municipal: Construido en 1827 sobre las antiguas zanjas - rellenadas - de las murallas de la ciudad (arrasadas en el siglo XVII), los callejones, bordeados de restaurantes, terrazas y tiendas son la principal arteria de Béziers. Una estatua de Pierre-Paul Riquet, esculpida por David d'Angers en 1838 se encuentra allí. Al final de las Avenidas se encuentra el teatro municipal, construido en 1844. Es el único en Francia que ha conservado su decoración interior conocida como "en bonbonnière", cuya sala acoge a 500 espectadores, y una programación teatral y musical durante todo el año.

  • El Jardín de los Poetas: Diseñado para conectar la estación con la Avenida Paul-Riquet y el Teatro municipal durante la segunda mitad del siglo XIX. Creado por los hermanos Bühler (autores del Bois de Boulogne en París, del Parc de la Tête d'Or en Lyon...) este jardín público de estilo inglés, llamado "Plateau des Poètes", debe su nombre a la colección de bustos de poetas de nacidos en Béziers que se alinean en sus caminos, pero también Victor Hugo, dominados por la fuente escultórica del Titán del escultor de Béziers Injalbert.

Seguimos este "road trip" por el Sur de Francia y el viaje que hizó Louis XIV por Languedoc con nuestra proóxima parada, Pézenas, a tan solo 30 minutos en coche.

2- Pézenas, la ciudad de Molière

Pézenas, antigua ciudad real, saca sus riquezas de su pasado de ciudad de ferias y capital de los estados del Languedoc. Hoy en día Pézenas es catalogada “Ciudad de Arte e Historia”.

Montpellier no fue realmente la capital política de la provincia de Languedoc hasta finales del siglo XVII; antes de eso, este papel lo tuvo la ciudad de Pézenas. Un paseo por las estrechas calles y plazas empedradas de su centro histórico permite admirar las fachadas y los patios interiores de sus palacetes. Tras varios meses de viaje por el Sur de Francia a su regreso para casarse con la Infanta Maria Teresa, el 7 de Abril de 1660, Louis XIV y su corte son recibidos por el Príncipe de Conti en Pézenas en el magnífico palacete de Montmorency (Hôtel de Peyrat donde se encuentra instalada la Oficina de Turismo de Pézenas).

Te encantarán también las tiendas de artesanos que invitan a conocer su talento y excepcional saber hacer. Piedra, madera, hierro y vidrio, muebles, moda y accesorios, descubre las piezas únicas y de alta calidad que crean. Estarán encantados de compartir contigo su historia y arte.

Qué ver en Pézenas:

Lo que más abunda en esta ciudad son palacetes y mansiones por su rica historia. Por algo tiene la clasificación de "Ciudad de Arte e Historia", por su patrimonio y por los numerosos artesanos que hubo, por sus históricas ferias medievales y su actividad creativa. Entre las visitas imprescindibles de Pézenas, te recomendamos especialmente:

  • Hôtel de Lacoste: Construido en el siglo XV por Etienne de Montagut, Señor de Lacoste, el edificio ha sido reformado varias veces, pero ha conservado su arquitectura original, con sus numerosas bóvedas góticas, columnas, escaleras de piedra y patio interior. Al entrar en el palacete, puedes imaginar en qué tipo de casas vivían las personas ricas de la época.
    El 24 de julio de 1533, las hijas de Francia, Madeleine y Louise, se alojaron en el Hotel de Lacoste cuando la reina Eleonor de Austria entró en la ciudad, y la importancia de la casa explica la celebración de las sesiones de los Estados Generales de la Provincia en 1613 y 1614. Fue aquí donde el Príncipe de Conti recibió a Luis XIV el 6 de abril de 1660.

  • Hôtel de Peyrat: Palacete del siglo XVII, también conocido como Palacete del condestable Montmorency, reconstruido en el siglo XVIII y que hoy alberga la Oficina de Turismo de Pézenas. La torre medieval es el único remanente de las torres del recinto medieval. Esta torre conserva, en su parte central, una sala abovedada con ojivas con bases talladas de cabezas humanas y una gran ventana parteluz al este. Se conoce como la "torre de la prisión" por la existencia de mazmorras en los sótanos.
    En este palacete fueron recibidos el rey Louis XIV y Mazarin en 1660 de vuelta a Saint-Jean de Luz para casarse con la infanta.

  • Hôtel de Flottes de Sebazan: Esta gran casa fue construida en 1511 para Henri de Gleizes. Gracias a una división del terreno, la fachada de la derecha fue ampliamente rediseñada en el siglo XVIII con su gran puerta de entrada, las ventanas de estilo italiano con cierres tallados y las notables barandillas de hierro forjado.
    Este palacete acogió en 1660 a Ana de Austria, madre de Luis XIV.

  • La Puerta de Faugères: Pézenas era una ciudad fortificada con 4 puertas en la Edad Media: la puerta de Faugères, la Puerta de Béziers, la Puerta de San Cristóbal y la puerta Blaise. Hoy en día, solo existe la puerta Faugères. Es del S. XIV, remodelada en 1597 y es uno de los últimos vestigios del recinto medieval. Por esta puerta se entra a la ciudad de los S. XVII y XVIII.

  • El Ghetto o barrio judío: Consiste en dos calles en Pézenas, la rue de la Juiverie y la rue des Letanies que sube hasta el castillo (¡que ya no está!). A finales del siglo XIII, judíos de España e Italia vinieron a vivir a la ciudad por un corto período de tiempo, ya que fueron expulsados a finales del siglo XIV.


El "savoir-faire" de Pézenas

El Museo de la Porte y de la Ferronnerie (Museo de la puerta y de la Forja) te transportará a sus orígenes con el trabajo artístico de la madera y de la forja, que fueron las artes más características de esta zona del Sur de Francia. En 2012 se decidió destacar estos oficios de arte además de otros muchos y traer artesanos de muchos otras artes como son la cerámica, los esmaltes pintados, joyería, estilismo, costura, cristalería, torneado de madera, etc… Hoy en día son más de treinta artistas que ofrecen su saber-hacer en Pézenas. Todas estas artes bien merecían un lugar para presentar sus obras como la Casa Consular que ahora alberga la Casa de los Oficios de Arte. Fue el Antiguo cuartel general de los Estados Generales, situado majestuosamente en la plaza del mercado de Le Bled.

Cómo llegar e itinerario completo por Languedoc

En tren de alta velocidad hasta Agde, Béziers y Montpellier:

Para tu itinerario en coche por Languedoc: te proponemos alquilar un coche con la compañía Sixt (Enlace externo) . Tienen una flota amplia de coches desde marcas y modelos más baratos hasta los de más alta gama y un servicio con un trato individual y personalizado.

Cita en Béziers, Occitania-Sur de Francia