Bretaña fuera de las rutas habituales: 5 tesoros desconocidos a descubrir en familia

¿Creías conocer Bretaña? Con estos 5 lugares a explorar en familia, apostamos a que vas a (re)descubrir la región de un modo distinto. Entre mitos y leyendas, playas de arena fina y una isla secreta, los niños y los adultos conservarán unos recuerdos maravillosos de esta Bretaña confidencial.

Descubrir un valle poblado por estatuas

El Valle de Saints (Enlace externo) (de los Santos) es la “isla de Pascua” bretona, un homenaje a los santos fundadores bretones. Es a la vez un yacimiento histórico, una tierra de leyendas y la cuna de unas increíbles esculturas monumentales, decenas de ellas en granito de 3 a 4 metros de altura. Philippe Abjean, creador de este proyecto un poco loco, quiere rendir homenaje a los monjes que vinieron de Irlanda, País de Gales o Cornualles para evangelizar Bretaña. ¡Estas estatuas serán miles dentro de medio siglo! El paisaje que las rodea es igual de espectacular y fascinará a toda la familia: el valle alberga una fuente gala cuya agua, que fluye bajo una preciosa capilla, se dice que tiene el poder de sanar a los animales. Un lugar extraordinario que debes ver con tus propios ojos.

Bretaña, país de leyendas

Como Robinsón Crusoe en la isla Milliau

¿Buscas una aventura fuera de lo común a realizar con tus niños? En el corazón de la Costa de Granito Rosa, dirígete a la isla Milliau (Enlace externo) a pie a marea baja. Un pequeño recorrido de un centenar de metros, unas pocas rocas a escalar y ya has llegado al istmo. Cuando la marea vuelve a subir, los paseantes se marchan y te encuentras solo en el mundo. Instalados en una antigua granja del siglo XVI, tendréis la posibilidad de visitar la isla, bañaros o no hacer nada: 23 hectáreas de libertad se ofrecen a vosotros. Un viaje intemporal a tan sólo 10 minutos del continente y una experiencia que tus hijos no olvidarán.

Como un gigante en medio de las rocas

Aventúrate en familia en el bosque de Huelgoat (Enlace externo) , cuna de numerosas leyendas celtas que ha inspirado numerosos relatos gracias a su acumulación de bloques de roca con formas sorprendente. Tus hijos creerán ver un caldero, un cazo y un tenedor que, según cuenta la leyenda, fueron creados por el gigante Gargantúa. En este “Fontainebleau bretón”, los niños descubrirán el origen de numerosas leyendas e historias, conocerán lugares con nombres misteriosos que hacen referencia al rey Arturo, al diablo o a la Virgen. Entre otros lugares destacados, no te pierdas el Molino, el río de Plata, la cueva del Diablo el campo de Artus.

5 minutos para conocer toda la Bretaña fantástica

Bañarse en una cala secreta

Aguas transparentes y arena blanca: la cala de Rospico (Enlace externo) , oculta entre los acantilados de Nevez, es un verdadero paraíso bretón situado en el Finisterre Sur. Aquí, los niños disfrutarán chapoteando en las pozas poco profundas que aparecen a marea baja, mientras que los mayores, con una mascarilla y un tubo, podrán partir a explorar los fondos marinos. Te aconsejamos proseguir tu camino a través el GR24 que te conducirá hasta la playa de Raguenez, apodada “Tahití” por la población local.

Las playas más bellas de Bretaña vistas desde el cielo

Localizar una capilla escondida en medio del bosque

En familia, dirígete a Le Faouët (Enlace externo) , que significa “robledal” en bretón, situado a 40 kilómetros de Lorient. Cuenta con numerosos lugares llenos de encanto que prometen unos hermosos paseos. Allí se encuentra la capilla de Sainte-Barbe, un milagro de la arquitectura construida de 1489 a 1512. A ella se accede por unas majestuosas escaleras de piedra, antes de descubrir sus magníficas bóvedas y vidrieras del siglo XVI. Aislada en medio del bosque, la capilla de Sainte-Barbe protege, según se cuenta, a los visitantes de la tormenta y del trueno. Déjate impresionar por estos lugares con aires de cuento de hada.

En La Gacilly, la naturaleza es arte

Cita en Bretaña