Las playas más bellas de Bretaña vistas desde el cielo

Tiene una forma atípica de viajar por Bretaña. A bordo de un paramotor, un parapente motorizado, el fotógrafo Jérôme Houyvet sobrevuela desde hace cuatro años Bretaña y sus más bellos paisajes. Un medio de transporte que, más allá de las fuertes sensaciones, le permite admirar el litoral a baja altura. Descubramos juntos las playas más bellas de Bretaña.

El Archipiélago de Isla de Er

Situado en la desembocadura del río Jaudy, en las Côtes d'Armor, el archipiélago de la isla de Er está compuesto por varias islas e islotes de tamaño muy desigual. Vista desde el cielo, esta isla bretona tiene forma de caballito de mar. Este archipiélago tiene un gran encanto. Es como estar en las islas del fin del mundo, pienso en particular en Nueva Caledonia. La prueba de que no hace falta irse muy lejos para ver hermosas playas, y que también en Bretaña el agua puede ser cristalina.

Puedes ir allí en kayak o a remo para pasar un día como Robinson Crusoe. Ten cuidado con el tiempo y comprueba los horarios de las mareas.

Formada por pequeñas islas unidas por dunas y guijarros, esta isla privada ha sido durante mucho tiempo el hogar de agricultores. Lo bueno es que siempre se puede encontrar un lugar protegido del viento para bañarse en una de las muchas calas accesibles a pie.

La Isla Renote en Trégastel

La Isla Renote es un lugar mágico, un cambio de paisaje, que se encuentra entre Trégastel y Ploumanac'h. Siempre me subyuga la belleza del caos rocoso de granito rosa que bordea las playas. Es un verdadero placer descubrir esta península cuando se recorre el Sendero de los Aduaneros. Lo que me parece genial es que haya varias playas pequeñas una al lado de la otra.

El acceso a pie es bastante sencillo, perfecto para un paseo en familia. Con la marea alta, es posible encontrar un rincón tranquilo en medio de las rocas, al abrigo del viento. Sin embargo, es mejor ir a media marea.

La Punta del Beg Pol y el Faro de Pontusval

Sin duda, uno de los lugares más bellos de Bretaña. En la Punta de Beg Pol, el agua es cristalina y el baño relajante. El cambio de paisaje es total, sobre todo porque es un lugar con pocos visitantes. Estamos en la salvaje costa bretona.

Mi consejo: dirígete a Meneham, un antiguo pueblo de pescadores que ha sido totalmente destruido y reconstruido desde entonces. Hay talleres de arte y se pueden comer excelentes crepes. También es posible ir al Faro de Pontusval, clasificado como monumento histórico, que brilla en medio del magnífico caos rocoso de la punta de Beg Pol.

La Punta de la Torche

Este lugar es magnífico pero también mítico. En los años 80, el lugar se convirtió en una leyenda con la organización de las Copas del Mundo de windsurf, haciendo de La Punta de la Torche el lugar emblemático del surf en Bretaña. Es un lugar que no debe perderse nadie que ame el surf.

Personalmente, estoy muy unido a la Punta de la Torche. Mi vida cambió literalmente cuando descubrí este lugar. Por aquel entonces, soñaba con convertirme en fotógrafo y fotografiar a los mejores windsurfistas del mundo. Allí conocí a gente increíble. Durante quince años, pasé la mitad de mi tiempo allí.

La playa de Porz-Guen de St Pierre de Quiberon

Porz-Guen es una de las playas más bellas de Morbihan y del sur de Bretaña. Me gusta su lado salvaje. Hay pequeñas calas muy acogedoras. Aquí no está urbanizado. Es un lugar especialmente agradable para hacer senderismo. El aire es vigorizante: ¡se percibe el rocío del mar!

Algunos surfistas vienen aquí para desafiar las olas del Atlántico. Pero hay que tener cuidado: el baño no está vigilado y a veces es muy peligrosa.

Las islas Logoden en el golfo del Morbihan

Es un lugar que se puede explorar en surf de remo o en kayak o acampando. De fácil acceso, las islas de Logoden se encuentran cerca de la playa de la ciudad de Arradon.

El agua es maravillosa y el baño tranquilo. Es un lugar protegido porque el golfo está casi cerrado. Recomendado para aquellos que quieran salirse de los caminos trillados y tener la playa para ellos solos... o casi.

Cita en Bretaña