Pasamos al jardín en los castillos del Valle del Loira

A la francesa o a la inglesa, geométricos o abigarrados, siempre magníficamente floridos, con sabrosos huertos o rosaledas olorosas, los jardines y parques del Valle del Loira maravillan tanto como los castillos que los albergan. De ellos emana un arte de vivir vegetal, como en la época del Renacimiento

Los jardines del Castillo de Villandry

Los más célebres jardines del Valle del Loira maravillan al contemplarlos por primera vez. Simetría de los parterres, podas geométricas, armonía de las composiciones florales… Estos cuadros de vegetación ofrecen al visitante, de una terraza a otra, una belleza perfecta. Aquí un laberinto para jugar, allí un huerto en damero como un elaborado encaje. Con sus bojes en forma de arpa, el jardín decorativo recibe al visitante como en un salón de música. Los jardines de agua y de sol atrapan la luz y los sueños de las noches de verano, mientras que el jardín de simples permite descubrir los secretos de las plantas aromáticas y medicinales.
Château de Villandry (Enlace externo)
Leer más : 500 ans de RenaissanceS”: un festín real como si estuvieras allí

El jardín de Catalina de Médicis en el castillo de Chenonceau

En el castillo de las damas rivales, cada una tiene su propio jardín. El de Diana de Poitiers impone con sus ocho grandes triángulos de césped, sus terrazas sobreelevadas donde crecen tejos, boneteros, bojes y durillos, y sus platabandas con una rigurosa geometría. Entre rosas, hiedras, lavandas y fuentes, el de Catalina de Médicis busca ser más intimista, un rincón vegetal que se abre a la fachada oeste del castillo de Chenonceau con su célebre galería que cruza el río Cher.
Castillo de Chenonceau (Enlace externo)

El Jardín de Leonardo en el Castillo del Clos Lucé

Fue en el castillo del Clos Lucé, a invitación de Francisco I, donde Leonardo da Vinci vivió los tres últimos años de su vida dedicándose a completar sus geniales inventos. Al caminar por el Jardín de Leonardo, un muy bucólico parque a la inglesa, se comprende mejor la influencia de la naturaleza en su obra. Cuevas, fuentes, miradores y cataratas, un estanque bordeado de pinos centenarios, de bojes y de cipreses de Italia, rosaledas y un encantador puentecito de dos niveles… El recorrido paisajístico, lúdico y pedagógico permite contemplar 20 máquinas a tamaño natural que pueden manipularse y 40 lienzos gigantes. Una visita vegetal y sabia, al corazón de la inspiración de Leonardo.
Castillo del Clos Lucé (Enlace externo)

El jardín de Nápoles en el castillo real de Amboise

Es la última creación paisajística de este orgulloso castillo que domina el Loira, donde está enterrado Leonardo da Vinci. El Jardín de Nápoles muestra la influencia italiana del pasado, el primer jardín del castillo real de Amboise fue imaginado en el siglo XV por un monje jardinero napolitano. Como en las mansiones de los Médicis en Toscana, unas macetas en terracota compartimentan los parterres y marcan la pauta de la composición vegetal y el colorido en función de las estaciones. Resulta agradable meditar disfrutando de las vistas panorámicas sobre el gran río.
Castillo de Amboise

Los jardines de la Propiedad Nacional de Chaumont-sur-Loire

Dominando el Loira, el castillo de Chaumont-sur-Loire parece salir de un cuento de hadas. Cada año, durante el festival internacional de los jardines, acoge en su propiedad las realizaciones vegetales surgidas de la imaginación fértil de artistas y paisajistas de fama mundial. Fuera de concurso, sus hermosas alamedas y encantadores parterres sembrados con flores multicolores también invitan, durante las cuatro estaciones, a paseos poéticos.
Dominio Nacional de Chaumont-sur-Loire (Enlace externo)

El parque paisajístico del castillo de Azay-le-Rideau

Construido en un islote, entre dos brazos del río, el castillo Azay-le-Rideau es el colmo del romanticismo. Su gran parque paisajístico recientemente restaurado conserva todo su esplendor, dibujado a la inglesa con alamedas con arbustos, suaves curvas, vistas sorprendentes, sotobosques floridos y espejos de agua que reflejan hasta el infinito la belleza y la serenidad del lugar.
Castillo de Azay-le-Rideau (Enlace externo)

Los jardines del castillo de Chambord

Ocupan seis hectáreas y medio a los pies de la fachada norte y algunas cifras bastan para resumir el esplendor que ha recuperado en 2017: 600 árboles, 800 arbustos, 200 rosales, 15.250 plantas y 18.874 m² de césped. Los jardines del castillo de Chambord, el mayor y más más majestuoso de los del Valle del Loira, deseado por Francisco I e imaginado por Leonardo da Vinci, se merecían un proyecto de recuperación de esta amplitud. ¡Sencillamente digno de reyes!
Castillo de Chambord (Enlace externo)

Cita en el Valle del Loira