Valle del Loira: Cinco siglos de Renacimiento

Más que nunca, en 2019 está justificado visitar (o revisitar) el Valle del Loira, pues se celebra el V Centenario del Renacimiento en la región Centro-Valle del Loira. Con la figura de Leonardo Da Vinci como uno de los ejes conductores, más de 700 eventos aguardan a los viajeros que se adentren en el conocido como ‘jardín de Francia’.

Quince kilómetros separan Blois de Chambord. Dicen que una de las veces en que Francisco I viajó con su corte de uno al otro, cuando el primer miembro del séquito llegó a Chambord, el último todavía no había salido de Blois… Esta anécdota es un buen reflejo de la grandeur de una época, del poder de los reyes franceses en un momento de la historia en el que el valle del Loira se convirtió en el ‘centro del mundo’ occidental en cuanto a la creación, las artes y la ingeniería se refiere. Durante el Renacimiento, lo "cool" era habitar en los pueblos ribereños del Loira, donde los monarcas comenzaron a construir castillos inspirados en lo que habían visto en Italia durante las campañas de conquista de territorios. El ímpetu constructor había empezado tras la Guerra de los Cien Años, pero el estilo pronto pasó de ser de fortificaciones a palacios y residencias señoriales. Y así, piedra va y piedra viene (toba calcárea, por supuesto), el valle del Loira acabó decorado con unos mil castillos más o menos… La mayor parte de ellos siguen ‘vivos’ y la región mantiene aquel espíritu creativo que trajo hasta aquí a uno de los mayores genios de la época: Leonardo Da Vinci.

La muerte de este polímata, el nacimiento de Catalina de Médici (que llegaría a ser reina de Francia) y el comienzo de la edificación del castillo de Chambord confluyen en una fecha, 1519, y sirven para celebrar durante todo este año los 500 años del Renacimiento en el Valle del Loira. La lista de conciertos, espectáculos, recreaciones históricas, exposiciones, charlas y todo tipo de eventos preparados para esa celebración es inmensa y se reparte por toda la región.

Orange recomienda el Histopad

Disponible en los castillos de Chambord, Blois, Loches, Amboise y Chinon, el Histopad es una tablet con una aplicación que permite una inmersión virtual en espacios históricos. Durante tu visita, elementos interactivos te darán información sobre hechos, arquitectura, objetos o personajes. Vive la historia y compártela en directo gracias a la Red de Orange con la calidad de conexión que necesitas.


Será difícil acudir a todos, aunque hay algunos que deberían estar en nuestra lista impepinablemente. Por ejemplo, el espectáculo Son et Lumière (Luz y Sonido) del Castillo de Blois, un gigantesco mapping y juego de proyecciones sobre las paredes del patio de armas del propio castillo, que permite descubrir, bajo las estrellas, parte de la historia de Francia y los amoríos, dramas y secretos de la vida de los reyes que vivieron en el valle del Loira. También es obligatorio pasar por Clos Lucé, en Amboise, el palacete que sirvió de morada a Leonardo Da Vinci durante sus últimos tres años de vida y que, acogerá, entre otras actividades, el Festival Europeo de Música del Renacimiento, con España como país invitado, y con Jordi Savall como artista destacado. Y, por supuesto, hay que hacer una visita al deslumbrante Castillo de Chambord, donde se han preparado dos grandes exposiciones:

  • una sobre la arquitectura del edificio,
  • otra sobre la decoración en la época de Francisco I, una época en la que la corte era itinerante y todo el mobiliario se trasladaba cuando el rey se mudaba de ‘casa’.

Azay-le-Rideau, Villandry, Chinon, Chaumont-sur-Loire, Meung-sur-Loire, Tours, Orléans… son otros de los muchos destinos en los que este año se disfrutará a lo grande… ¡como si lo hubiese planificado el mismo Francisco I!

Viajar a otro ritmo siguiendo el Loira

El Loira es el hilo que une todo lo que ocurre (y especialmente todo lo que ha ocurrido a lo largo de la historia) en sus provincias ribereñas. Fue el río más navegado de Francia, tanto por su céntrica ubicación como por sus condiciones (tenía corriente para bajar y viento del océano para remontarlo). Por sus aguas se transportaron las piedras con las que se levantaron los castillos que dieron fama a la región, así como (siglos después, en el s.XIX) productos como el azúcar, las especias, el cacao o el bacalao que, una vez en Orléans, partían hacia París. Hoy es un río protegido por la Unesco bajo la figura de Paisaje Cultural. Una manera estupenda de visitar el Valle del Loira con ocasión de los 500 años del Renacimiento es hacerlo a través de los itinerarios de La Loire à Vélo (El Loira en bicicleta), que bordean el río y permiten descubrir la región desde el punto de vista más hedonista y placentero.


Orange Love logo

Cita en el Valle del Loira 

Ir más
lejos