Ir a la caza de estrellas sobre el Pic du Midi

En la Reserva Internacional del Cielo Estrellado del Pico del Midi.

Geógrafo de formación, Nicolas Bourgeois es el director general adjunto del Pico del Midi. Un lugar excepcional para contemplar las estrellas. Y “caer hacia el cielo”. Entrevista.

France.fr: ¿Por qué el Pico del Midi es un lugar excepcional para observar las estrellas?

Nicolas Bourgeois: Observar las estrellas es ante todo una práctica contemplativa. Aquí, a 2.877 metros de altitud, disfrutamos de una increíble combinación de paisajes terrestres y celestes. Desde el observatorio, que data de finales del siglo XIX, se ve el más bello panorama de la cadena de los Pirineos. Y justo encima se puede admirar el ballet de las estrellas de la Vía Láctea. El Pico es el símbolo de todo este espacio de contemplación de las estrellas. Pero desde las cumbres y los puertos vecinos, el espectáculo es igual de grandioso.

France.fr: Más abajo, en los valles, ¿también se puede disfrutar del cielo estrellado?

N. B.: Desde luego. El Pico del Midi es el director de orquesta de un conjunto de territorios que trabajan juntos para reducir la contaminación lumínica. En la actualidad, la mitad del departamento de los Altos Pirineos sigue esta orientación, modificando la iluminación pública. Hemos creado una inmensa reserva del cielo estrellado que en la actualidad cubre 3.300 km². Para disfrutar de este entorno celeste, es posible recurrir a un acompañante y realizar una salida nocturna. Uno puede también simplemente tumbarse sobre la hierba y abrir los ojos de par en par.

“Desde hace milenios, todo ser humano que observa las estrellas se hace la misma pregunta metafísica: ¿cuál es mi lugar en el universo?”

France.fr: Pero sin un instrumento, no ve ve gran cosa...

N. B.: No es verdad. El ojo es una herramienta muy buena para observar las estrellas. ¡Si a ello se le añade una tumbona, ya se está muy bien equipado para disfrutar del espectáculo! Cuando uno se echa bajo las estrellas, tiene la impresión de caer hacia arriba, de caer hacia el cielo. Es una experiencia muy fuerte, que provoca emociones bastante universales. Desde hace milenios, todo ser humano que observa las estrellas se hace la misma pregunta metafísica: ¿cuál es mi lugar en el universo?

France.fr: ¿Cómo es pasar la noche en el Pico del Midi?

N. B.: Es una experiencia inolvidable. Allá arriba sólo hay 27 personas, con un guía disponible durante toda la noche. Con el paso de las horas, el cielo estrellado cambia de aspecto, a medida que la Tierra se desplaza. Allí, los visitantes pueden realizar todas las preguntas que desean y también utilizar diversos instrumentos. Pero no se trata de abrumarles con datos científicos. El mejor motor para transmitir conocimientos es la capacidad de maravillarse. Los más afortunados son quienes vienen durante el verano, porque es cuando los cielos son más bellos, cuando la Tierra está muy inclinada sobre su eje. Entonces aparecen constelaciones situadas muy al sur, como la de Sagitario. Por no hablar de los muy numerosos cometas, hasta 60 por hora durante las Perseidas.

France.fr: ¿Y si vengo de día, también merece la pena?

N. B.: ¡No quedará defraudado! Podrá disfrutar de una sesión en el planetario. Es el más alto de Europa, en la más vieja cúpula del mundo. Es una herramienta magnífica, que funciona durante todo el día. También proyectamos películas. Este verano, para celebrar los 50 años del primer viaje a la Luna, los espectadores pueden ver un documental sobre las misiones Apolo. En septiembre, abrimos un observatorio astronómico dedicado al gran público. El visitante podrá marcharse con fotografías de galaxias o de nebulosas que habrá tomado él mismo.

Cita en el Pic de Midi en Los Pirineos  

El acceso se hace desde el teléferico de la estación de La Mongie, en el corazón de los Pirineos franceses.