12 restaurantes de consumo local que tienes que probar en París

Si quieres comer alimentos buenos, sanos y sostenibles, la felicidad la podrás encontrar en el huerto... ¡al lado! Del campo al plato, es con esta receta de consumo local o locavore con la que muchos chefs parisinos están cocinando a fuego lento su creatividad. Privilegiando los circuitos cortos, comprando a los productores de la región de Île-de-France y favoreciendo los productos locales y de temporada, ecológicos o procedentes de la agricultura sostenible, honran el terruño francés y elaboran una cocina talentosa y comprometida. Déjate tentar por nuestra selección gourmet, 12 direcciones que cultivan una proximidad apetitosa.

Bistrotters, placer compartido

He aquí un pequeño restaurante parisino como nos gustan, con sillas de bistró, suelos de parqué y molduras, luminoso pero bien escondido en una tranquila calle del distrito 14, no lejos de Montparnasse. En los fogones, el chef Martin deleita el paladar combinando la cocina clásica francesa con sabores traídos de sus viajes. En su bolsa, nada más que productos locales, frescos y de temporada. Las verduras se cultivan en Île-de-France, el pan, el brioche y los quesos vienen directamente de los puestos de las tiendas vecinas. Es una delicia por menos de 40 euros y bien merece el Bib Gourmand 2020 otorgado por la Guía Michelin.

Bistrotters (Enlace externo)

Table, según las estaciones y las regiones

"Elegir los mejores productos y cocinarlos con humildad" es el credo del chef Bruno Verjus, que no teme añadir: "La forma en que comemos determina el mundo en que vivimos". A dos pasos del mercado del Aligre, uno de los más antiguos de París, su restaurante Table, galardonado con una estrella Michelin, invita a degustar productos excepcionales de toda Francia. En el menú, no hay una receta fija, sino, según la temporada, platos inspirados en el naranja ácido de una zanahoria de la región de Perche, en Normandía, o en la forma redondeada de una cigala de Guilvinec, en Bretaña. Simplemente hermoso y bueno.

Table (Enlace externo)

Les Résistants, la mesa militante

Entre République y el Canal Saint-Martin, nos encontramos con mucho más que un restaurante, una mesa militante, que reivindica una cocina comprometida en beneficio de todos los "resistentes", esos productores defensores de una agricultura campesina y sostenible... Aquí, en un ambiente acogedor, el 100% de los productos trabajados son de "origen". Carne de vaca de Limousin, maíz de Touraine, clementina de Córcega... De la mantequilla a la sal, de la carne a las verduras, de la charcutería al queso, sabes lo que está comiendo y bebiendo, de dónde viene, quién lo ha hecho y cómo. Una carta detalla los compromisos de los tres amigos de la infancia que están detrás del proyecto. ¡Votamos por ello!

Les Résistants (Enlace externo)

Frame Brasserie, un huerto sobre el tejado

¿Has dicho consumo local? Frame Brasserie y su chef estadounidense llevan el concepto al extremo ofreciendo productos de su huerto en la azotea... ¡frente a la Torre Eiffel! En 600 m², las frutas y verduras, las hierbas aromáticas, las flores comestibles, pero también los huevos del gallinero y la miel de las colmenas, se elevan en medio de París antes de llegar a los platos... por la escalera. Razón de más para saborear la decoración muy de diseño y contemporánea de esta brasserie que, cuando hace buen tiempo, cuenta además con una terraza al aire libre.

Brasserie Frame (Enlace externo)

Claude Colliot, pepita gastronómica

Ha deleitado en su cumpleaños a Sofia Coppola y a Quentin Tarentino en el rodaje de Marie-Antoinette, pero Claude Colliot no es una estrella. En el barrio del Marais, donde ejerce de anfitrión con su mujer, este chef autodidacta pone su inventiva culinaria al alcance de todos. Lo mejor es dejarse sorprender por un menú que se renueva según las estaciones, los estados de ánimo y los bellos hallazgos del mercado. En el plato, las verduras de la huerta de Claude, en el Valle del Loira, son las protagonistas, pero siempre se acompañan de aves de corral o de la pesca del día, lo que siempre tiene éxito.

Claude Colliot (Enlace externo)

Le potager de Charlotte, una historia familiar

¡No busques a Charlotte! En este encantador restaurante del distrito 9, David y Adrien, dos hermanos apasionados por la cocina sana, vegetal y gourmet, son los únicos encargados. Su lema, "El producto adecuado, en el momento adecuado, con el sabor adecuado y al precio adecuado", garantiza un menú vegetariano, 100% casero, con productos de proximidad. Incluso se calcula el impacto del carbono de cada receta. Una cuidada cesta de sabores naturales con un talento sublime.

Le potager de Charlotte (Enlace externo)

Septime, la bella naturaleza

Si Septime es un restaurante parisino distinguido con una estrella Michelin y reconocido más allá de las fronteras, es sobre todo por su creatividad epicúrea, su ética locavore y la justicia en la cocina de su chef Bertrand Grébaud. Representante de una nueva generación de naturófilos, su pasión por las verduras locales y de temporada se expresa maravillosamente cerca de la plaza de la Bastilla, en una decoración que refleja los códigos del momento, con un ambiente de taller y un gran techo de cristal, mesas de madera naturales y vigas metálicas. Dado el éxito, sólo tendrás que reservar con antelación...

Septime (Enlace externo)

Dupin, la cocina a buen precio

A dos pasos del Bon Marché, Dupin ha cambiado varias veces de chef pero ha mantenido su decoración elegante y acogedora, así como su enfoque eco-responsable. Las frutas y verduras se compran en la región de Île-de-France, los residuos orgánicos se procesan, el agua se filtra in situ, el pan casero... El chef Nathan Helo y su brigada sólo cocinan productos frescos y locales. El respeto por la naturaleza y el estilo de vida francés se refleja también en la carta de vinos, que se nutre exclusivamente de las cosechas de productores que respetan su tierra.

Dupin (Enlace externo)

Caillebotte, ¡para abrir los ojos como platos!

Una refinada decoración de estilo escandinavo y mesas con vistas a la gran cocina abierta. En el restaurante Caillebotte, estamos ante un espectáculo, a un paso de la Ópera y de los Grandes Bulevares. Las estrellas son los calabacines, las zanahorias, los ruibarbos, las acelgas, las ensaladas, las cebollas, los tomates o las chalotas, todo ello 100% local... Todo lo que crece en la región de Île-de-France a lo largo de las estaciones se cocina con maestría. Para acompañar un pichón asado de la Vendée o un lomo de cerdo de granja, puedes confiar en el virtuosismo y la creatividad de Franck Baranger, el chef que también trabaja en Pantruche, en Pigalle.

Caillebotte (Enlace externo)

Le Petit Rétro, la guinda de la tradición francesa

Abierto en 1904, el Petit Rétro es uno de los últimos verdaderos bistrós parisinos que se descubren en el distrito 16. Una referencia, e incluso un monumento histórico (¡con azulejos típicos del Art Nouveau!) que no impide que el lugar esté a la vanguardia de la bella cocina local, de consumo local y con aire de estos tiempos. El chef sólo trabaja con los mejores productos de Ile-de-France. El brie viene de Meaux, el pan de Poujauran y las verduras tempranas de los mejores hortelanos de la zona. En cuanto a los sorbetes, están firmados por Pedone, la crema de la crema de los heladeros, en el Val de Marne.

Le Petit Rétro (Enlace externo)

Le Louis XVI, real y local

Para ir de compras, las Galerías Lafayette no están lejos, pero sería una pena no sentarse a hacer una pausa gastronómica en esta brasserie que dice ser "la primera con tendencia locavore" de París. En efecto, el local se ha renovado, manteniendo sus códigos, y el nuevo equipo afirma su voluntad de cocinar únicamente alimentos sostenibles con productos de origen lo más cercano posible, en circuitos cortos y 100% franceses. En el menú, la merluza es de Saint-Jean-de-Luz del País Vasco y las verduras tienen la garantía de haber sido cultivadas en el campo por Christophe Latour, reconocido hortelano del suroeste de Francia.

Le Louis XVI (Enlace externo)

Braisenville, el fuego sagrado

Braisenville no sólo es original por sus platos de temporada servidos en forma de "raciones", una especie de tapas generosas. En este restaurante, no lejos del Sacré-Coeur, todo se cocina también en un gran horno, una curiosidad en París. Esta experiencia gustativa tiene el buen gusto de poner en boca sólo productos seleccionados principalmente de productores y hortelanos de los alrededores de la capital. Espárragos de Argenteuil, patatas de Maurice Charraire... Nos encantan las numerosas recetas a base de calabaza y cucurbitáceas. La cocción a fuego lento les va muy bien.

Braisenville (Enlace externo)

Cita en París