Notre-Dame de París: los 6 proyectos de restauración más singulares

Tras el trágico incendio que afectó a Notre-Dame de París, diseñadores y arquitectos del mundo entero imaginan proyectos de restauración del tejado y de la aguja de la catedral. Aunque todavía no se ha lanzado ningún concurso público, las primeras propuestas evocan la luz, lo divino y la ascensión al cielo, símbolos de los edificios religiosos de la arquitectura gótica. Innovadores, iconoclastas, optimistas, futuristas… Estos son 6 proyectos que no dejan indiferente.

“Notre-Dame de la Naturaleza”

Clément Willemin, arquitecto del estudio francés BASE Paris, ha imaginado el tejado de Notre-Dame como un jardín del Edén futurista, en homenaje a las miles de vigas de roble que formaban “el bosque” del armazón. Willemin imagina nuevas gárgolas con forma de pájaros dodos, rinocerontes blancos y otras especies extintas o amenazadas para alertar sobre la necesidad de proteger la fauna.

“Notre-Dame de la Llama”

El arquitecto Mathieu Lehanneur ha revelado un proyecto que contradice la idea de reconstruir una aguja dentro del espíritu del siglo XIX: aboga por una llama masiva en fibra de carbono y pan de oro, como un testimonio al incendio que ha sufrido la catedral. A través de la llama, Lehanneur aborda asimismo el tema del fuego muy presente en el cristianismo. El proyecto también evoca la capacidad de resistencia de Notre-Dame a través de las épocas, tanto durante la Revolución Francesa como durante la II Guerra Mundial.

“Notre-Dame de Cristal”

El arquitecto belga Vincent Callebaut propone un proyecto que establece un vínculo entre el pasado y el presente, entre los seres humanos y la naturaleza. Retoma los elementos clásicos de la arquitectura gótica (como la aguja que se eleva hacia el cielo y los juegos de luces a través de las vidrieras) con una dimensión ecológica. Su proyecto tiene como objetivo producir más energía de la que consume y, al mismo tiempo, alojar un jardín cultivable. Callebaut espera de este modo que “Notre-Dame vuelva a deslumbrar al mundo gracias a su mensaje de paz y de espiritualidad”.

“Notre-Dame de la Luz”

Vizum Atelier, arquitecto de un estudio eslovaco, presenta el concepto más disparatado: una torre con un haz de luz que ilumina el cielo. Una visión futurista pensada para encarnar el acercamiento a Dios, una simbología típica de la época gótica.

“Notre-Dame de los colores”

Alexandre Fantozzi, de la agencia AJ6 I Arch Properties Design, propone vestir el tejado de Notre-Dame de París con sus mejores galas: unas vidrieras de todos los colores que recuerdan los célebres rosetones de la catedral. Este proyecto materializa y rinde homenaje a la declaración de amor que realizó Víctor Hugo a las tonalidades de Notre-Dame y a su arquitectura gótica: “Sólo la gran rosa de la fachada, cuyos mil colores estaban bañados por un rayo de sol horizontal, brillaba en la sombra como una maraña de diamantes y reflejaba en el otro extremo de la nave su espectro resplandeciente”.

“Notre-Dame de la meditación”

El estudio de arquitectura sueco Ulf Mejergren Architects no busca reproducir exactamente Notre-Dame, ni mucho menos. Según este proyecto, no hace falta reconstruir el tejado ni la aguja de Viollet-Le-Duc: la idea es aprovechar las vistas panorámicas sobre París dentro de un espacio descrito como “meditativo”. Los 12 apóstoles salvados de las llamas durante el incendio recuperarían su lugar para ser los guardianes de una inmensa piscina accesible al público.

Cita en Notre-Dame de Paris