Qué hacer

Visita
Francia 

Recorrido por los lugares culturales de excepción o paseo por las cumbres. En pareja por la ruta de los vinos o de crucero con los niños… ¿Qué viaje por Francia harás en esta ocasión?

24 horas en un Palace: Le Bristol Paris

La entrada del Bristol Paris se sitúa en el número 112 de la calle Faubourg Saint-Honoré.
Desde su creación en 1925, el Bristol Paris ha sabido mantenerse diferente, destilando este arte de vivir a la francesa que le ha valido ser el primer hotel francés de 5 estrellas en recibir la denominación Palace.

A pocos pasos de los Campos Elíseos, de la Place de la Concorde y de la avenida Montaigne, en la rue du Faubourg Saint-Honoré, también sede del Palacio del Elíseo, el Bristol Paris, miembro de la Oetker Colection, ocupa desde cerca de 100 años una de las direcciones más prestigiosas de la capital. Cuida con distinción su autenticidad.

10h: Bienvenido a un secreto bien guardado
El jardín de estilo francés del Bristol Paris.

Las calles de París vibran con gran agitación. Pasamos la puerta del Bristol y de pronto... cambio de decorado. ¿Quién podría imaginar que detrás de las fachadas del 112 de la calle de Faubourg Saint-Honore se esconde este hermoso y gran jardín "à la française"? Cuando las sombrillas extienden su corona blanca, entre árboles y flores, sabemos que los días más hermosos han vuelto...

11h: Vuelta de reconocimiento
La elegancia de las columnas del Palace.

Antes de ir a la habitación, debe sumergirse en el espíritu del lugar, tan especial. ¡Un palacio, sí, pero como en casa! Así lo deseó desde el principio su fundador Hippolyte Jamet: que el Bristol Paris sea para sus huéspedes un hotel elegante, moderno y refinado, pero también y especialmente, un lugar donde se sientan escuchados, mimados y protegidos. Apuesta conseguida y mantenida a lo largo del tiempo, tras ampliaciones y rehabilitaciones.

12h: A cada uno su habitación.
Una suite junior de lujo, de puro estilo s. XVIII

Ubicadas en el edificio histórico, llamado el ala Matignon o la Residencia, las 190 habitaciones y suites del Bristol Paris son todas diferentes. Pero tienen algo en común más allá del puro estilo del siglo XVIII que las viste: espaciosas, disfrutan de una luz generosa. ¡Por eso le hacen sentirse tan bien!

13h: Comida en la mesa del Epicure
El restaurante Epicure tiene 3 estrellas Michelin.

«Hago la cocina que me gusta hacer, que me gusta comer y que me gusta compartir». Así es como habla Eric Frechon, el chef de 4 estrellas de Bristol Paris. En 1998 se unió al hotel para orquestar la oferta culinaria: el restaurante Epicure (tres estrellas Michelin desde 2009), la cervecería Faubourg 114 (una estrella Michelin desde 2013), el Café Antonia e incluso las cartas del bar y del servicio de habitaciones invitan a saborar su virtuosa cocina.

15h: Burbuja de bienestar en el spa.

Parece que una sesión en Le Bristol de La Prairie spa es suficiente para convertirse en un fan de la infusión que se sirve durante cada tratamiento. Combinando jengibre fresco, miel y limón, proporciona una increíble suavidad y calidez, que envuelve, calma y revitaliza, al igual que los sitios del spa: 8 salas de tratamiento, algunas de las cuales se extienden por una terraza privada, que dan a un jardín en el interior. ¿Soñamos? ¡No!

17h: Embarque hacia los tejados de Paris
La piscina del palace, como un majestuoso velero.

Hay que subir a la 6ª planta para descubrirla, y maravillarse. Ubicada entre dos enormes cristaleras, una de los cuales continúa hacia el solarium, con un suelo laminado de madera, la piscina del Bristol es como la cubierta de un enorme velero de 1920. Dos frescos trampantojos que representan la proa y la popa, realmente dan la impresión de estar navegando, sin dejar de ver los tejados a estribor y el cielo de París a babor. ¡Mágico!

19h: Reunión en la cumbre
Fa-Raon, mascota del Palace.

El Bristol Paris tiene un anfitrión muy especial con el que nos cruzamos aquí o allá, en el mostrador de la conserjería o en el sofá del bar, pero siempre con un porte irreprochable. Fa-Raon, gato sagrado de Birmania y mascota del palacio, tiene su apartamento privado... Sin el beneficio de este tratamiento especial, los perros y gatos que acompañan a sus dueños son bienvenidos.

22h: Un bar hasta el final de la noche
El bar mezcla estilos y épocas.

Es uno de los bares legendarios de la capital, un refugio glamuroso e íntimo lleno de curiosidades, donde los estilos y las épocas se unen con audacia y elegancia. Los cócteles son tan famosos como su ambiente, el sonido surgido de los DJs detrás de una increíble consola forrada con espejos.

9h: Desayuno gourmet
Un desayuno variado y sabroso.

¿El desayuno es tu comida favorita? Para los gourmets: baguettes crujientes, cruasanes dorados, panecillos tiernos y pains au chocolat están en el menú. Debes saber que toda la repostería, así como todas las variedades de pan destinadas a los restaurantes del Palacio, se hacen en la panadería del Bristol París. ¡Puro placer!