Los sopladores de las cristalerías del Macizo de los Vosgos

Cuando la nieva cubre las cimas de los grandes bosques árboles de hoja caduca, borrando los contornos del Macizo de los Vosgos, las excepcionales cristalerías y vidrierías invitan a descubrir sus secretos de fabricación. Y a disfrutar de un lugar cálido, alrededor de las bocas rojizas de los hornos, en el universo brillante de los magos del fuego.

Domar la pasta en fusión en Meisenthal

Durante largo tiempo nómadas, los cristaleros se instalaron en Meisenthal, en el valle de Mésanges, en 1704. En 1858 inventaron la bola de Navidad. Mientras que el Museo del Vidrio instalado en la localidad estará en obras en 2020, los sopladores de vidrio del Centro Internacional de las Artes de la Cristalería seguirán creando a partir de la pasta en fusión unos objetos delicados, como el jarrón Flor de la diseñadora Françoise Minot. Lo hacen sin molde, apartando suavemente los pétalos uno a uno antes de que solidifiquen, en una verdadera carrera contra el reloj.

Maravillarse en el Museo del Cristal Saint-Louis

Un alto campanario de gres rosa domina la imponente cristalería de Saint-Louis-lès-Bitche, declarada manufactura real en 1767. La aventura del cristal en Europa continental empezó aquí, en 1781. En el interior de la Grande Halle, el Museo del Cristal-Saint Louis expone 2.000 piezas de gran rareza, opalinas, pisapapeles, aguamaniles y jardineras. Atento a todas las torsiones y transformaciones de este cristal noble, el visitante sube una suave pendiente hasta el descubrimiento final: el balcón que permite ver la actividad de los artesanos cristaleros.

Descubrir los secretos del cristal en la Cristalería Saint-Louis

El soplado con la boca y el tallado a mano caracterizan el icónico cristal Thistle y el jarrón Versailles. Una galería situada sobre la Grande Halle permite al visitante asistir a la transformación de la materia: una bola incandescente extraída a más de 1.300°C con un extremo de la caña, soplada con la boca, a la que se da forma con moldes, calentada, recortada, una y otra vez… Cuando la bola alcanza los treinta kilos, el peso del jarrón Versailles, se le debe dar forma en unos pocos minutos: se trata de un enorme desafío.

A continuación viene el trabajo en frío, el tallado, el grabado, el dorado, todas ellas etapas realizadas bajo la mirada implacable de las supervisoras. La Cristalería Saint-Louis es la única en el mundo que todos los días previa reserva en el museo permite conocer sus secretos artesanales.

Cristalería Saint-Louis (Enlace externo)

Maravillarse en el Museo Lalique

El encuentro comienza en una sala negra iluminada por un lustro en forma de piña de pino de tres metros: René Lalique ha hecho surgir vidrio tanto de fuentes monumentales como de broches minúsculos. El joyero y maestro cristalero tenía 61 años cuando se instaló en Wingen-sur-Moder.

Situada en la antigua sala de la cristalería, la hermosa arquitectura del Museo Lalique se abre a una colina llena de verdor. Allí se puede admirar la más importante colección de frascos de perfume Lalique del mundo y se pueden tocar con los dedos, en la mesa táctil, las siluetas satinadas de los jarrones Bacchantes. Cada año en el periodo navideño, el evento Happy Cristal maravilla a los visitantes.

Museo Lalique (Enlace externo)

Conocer la casa de un empresario cristalero en el Castillo Hochberg

Frente al Museo Lalique, en Wingen-sur-Moder, la fachada de estilo Napoleón III en gres rosa del Castillo Hochberg, antigua residencia de los empresarios de la cristalería, oculta unos interiores refinados: cascada de almendras de cristal en el bar, ramos en los jarrones Lalique, medallones Lalique de dalias o de golondrinas integrados en los espejos de las 15 habitaciones. Una extensión en gres y vidrio, proyectada por Mario Botta en medio del parque, alberga el restaurante. Una inmersión en medio de la vegetación y el vidrio.

Cita en el Macizo de los Vosgos