El arte de celebrar las flores en la Costa Azul

La mimosa, estrella del invierno en la Costa Azul

En invierno, en la Costa Azul, celebramos las flores. Una manera de dejar pasar aún más sol entre cielo y mar. Entre Niza y Grasse, seguimos los pasos de un chef, un cultivador de mimosas y un diseñador de vestuario del Carnaval de Niza, que nos cuentan su pasión por las flores en el arte de vivir de la Costa Azul. Síguenos...

En la Costa Azul, las flores no esperan hasta la primavera para deleitar la vida diaria de sus habitantes y visitantes. Protagonista del invierno, la mimosa siembra sus miles de pequeñas estrellas doradas sobre un fondo de cielo azul, y perfuma el aire con sus divinos efluvios.

Seguimos a Yves Terrillon, chef para quien "las flores son una gran fuente de inspiración" cuando crea sus recetas. "La región es hermosa durante todo el año, especialmente en invierno que ofrece temperaturas más suavess. Mimosa y violetas decoran sus platos.

Una mimosa de alta calidad en la Costa Azul

Fabien Raynaud es un cultivador de mimosas de la Costa Azul desde hace tres generaciones. Hace crecer estas flores fragantes y explica: "La región es famosa por su mimosa porque es de muy buena calidad, es una pasión y por lo tanto un placer".

El invierno es también la estación del Carnaval de Niza, un momento festivo esencial con sus carrozas floridas y sus batallas de flores, una tradición que se remonta a 1876, como nos recuerda Caroline Roux, diseñadora de vestuario del carnaval. Cada año, entre mediados de febrero y principios de marzo, el público asistente al espectáculo se prepara para recibir una lluvia de miles de flores.

Luz y suavidad incomparables en invierno en la Costa Azul

Del Carnaval de Niza a la gastronomía, desde los mercados a los puestos de los floristas, en invierno en la Costa Azul, las flores están por todas partes. Una oportunidad adicional para descubrir la región cuando está bañada por una luz y suavidad incomparables.

Para saber más:

Cita en Niza, en la Costa Azul