Paseos insólitos en Bretaña con Thibault Poriel

Entre el mar y la montaña. ¿Piensas descubrir o redescubrir Bretaña y disfrutar de sus paisajes? Thibault Poriel, aficionado al senderismo en la región, te invita a salir de los rutas habituales.

Desde Plogoff hasta Tréboul, hay mucho que ver. El litoral está totalmente fragmentado, lo que permite una variedad de puntos de vista a lo largo del paseo. Es quizás aquí donde se respira lo mejor de lo que es Bretaña. Cuando voy allí, me gusta terminar mis paseos fotográficos en la Pointe du Van o sentarme en lo alto de un acantilado en la Baie des Trépassés para observar a los surfistas que acuden regularmente. Uno espera tranquilamente a que llegue la puesta de sol y ponga el broche final a un día magnífico.

La Península de Crozon

Nunca me cansaré de los paisajes de esta península bretona. Es el paraíso salvaje bretón por excelencia, con amplios espacios abiertos y una variedad de paisajes que me complace descubrir y redescubrir durante mis paseos. Recorro los senderos y salgo con regularidad, sobre todo para encontrar las cuevas marinas en marea baja. Es un privilegio que me ofrezco a mí mismo y que me produce la misma adrenalina cada vez. Mi tramo favorito del GR está entre la playa de Veryac'h y la de Kerloc'h. Domina los acantilados a la vez que tiene unas increíbles vistas en la punta de Pen-Hir. Allí encontrará los más bellos miradores de Bretaña con una paleta de colores que hace soñar. Al final del día, el sol ilumina los acantilados hasta resaltar sus cálidos colores, sin olvidar las aguas turquesas que se precipitan sobre las playas salvajes de la costa.

Los Montes de Arrée

Nuestras pequeñas montañas bretonas no se llevarán la medalla de las cumbres más altas francesas, pero sí que ganan por el encanto que desprenden en todas las estaciones. Lo maravilloso es descubrir estos roc'h en medio de grandes extensiones teniendo como punto central el lago de Brennilis. Prefiero ir allí en otoño o en invierno porque el ambiente cambia constantemente. El cielo está más cargado. Ya sea al amanecer o al anochecer, la niebla se forma rápidamente. Este es el tipo de ambiente que hace que el lugar sea aún más místico.

Cabo Fréhel

Ir al Cabo Fréhel siempre da la sensación de salir de viaje. Se encuentra algo diferente en estos grandes acantilados de color rojo anaranjado. Ya sea desde lo alto de los acantilados o al pie de los mismos, la belleza del paisaje es impresionante. Cuando el mar se retira, aparecen muchas cuevas para dar paseos excepcionales. La fauna también es rica, con muchas especies de aves que anidan en el Cabo Fréhel. Tuve la suerte de observar a los araos de Troïl, con no menos de cincuenta posados en sus rocas, lo que no es muy común en Bretaña. Si buscas un paisaje inusual, puedes alargar el paseo un poco más allá hasta el Fuerte la Latte, enclavado en una punta rocosa.

Saint-Cast-le-Guildo

Me sorprendió la belleza de las costas de Castines, que descubrí tardíamente. Me sorprendió el verdor desde la Punta del Bay hasta la Punta de Tiqueras, donde se puede apreciar el color del agua desde los senderos. La Punta del Châtelet ofrece un magnífico panorama de la Bahía de la Fresnaye. Siempre recordaré mi primera visita aquí. La puesta de sol fue espectacular con todos los matices de colores imaginables. El espectáculo me tuvo atrapado hasta el anochecer. Un buen ejemplo de que todavía hay lugares por descubrir, poco conocidos por el gran público y que no tienen nada que envidiar a los lugares más populares.

Dinard

Siempre más atraído más por la naturaleza que por la ciudad, vine a descubrir la ciudad de Dinard lleno de dudas. Al final, me dejé llevar por el paseo peatonal que recorre la ciudad, sin prestar atención a los kilómetros. Kilómetros de felicidad, en verano, cuando puedes refrescarte en la playa de tu elección, o en invierno, para ver el mar rompiendo cerca del paseo marítimo. Las numerosas villas con vistas a la costa se integran perfectamente en el litoral. Siempre es un placer venir a pasear por la ciudad de Dinard.

Cita en Bretaña