5 itinerarios para ir en bicicleta por Bretaña

En 2021, Bretaña celebra el ciclismo más que nunca. La región acoge cuatro etapas del Tour de France, con salida en Brest. Esto te animará para emprender los 2.000 kilómetros de rutas ciclistas bretonas. Ya seas un campeón o un ciclista familiar, mecido por la brisa marina o 100% rural, aquí tienes 5 rutas para explorar Bretaña, entre puertos pesqueros, ciudades de arte e historia y tranquilos caminos de sirga a lo largo de los canales.

El más histórico : a lo largo de los canales entre Saint-Malo y Redon

Este itinerario está hecho para los amantes del patrimonio: 193 kilómetros jalonados por 4 ciudades de arte e historia. Comenzarás tomando una profunda bocanada de aire marino en lo alto de las murallas de Saint-Malo, la ciudad corsaria, antes de dirigirte a Dinan, la ciudad medieval con sus murallas igualmente impresionantes: ¡2,5 kilómetros atravesados por cuatro puertas monumentales! Unas cuantas pedaladas más a lo largo del canal Ille et Rance, y llegas a Rennes. Casas con entramado de madera, edificios clásicos y arquitectura brutalista se codean con el arte contemporáneo a orillas del Vilaine. El origen de su nombre se pierde en la noche de los tiempos, pero no su curso, que nos lleva suavemente a Redon. Alineado con alojamientos de armadores, su puerto guarda el recuerdo de una época dorada, cuando los barcos atracaban cargados de sal de las salinas de Guérande.

El más marítimo: en la costa norte del Mont Saint-Michel en Roscoff

¿Preparado para llenarte los ojos con las vistas más impresionantes de la costa norte de Bretaña? Tendrás que pedalear duro: 430 kilómetros de una ruta principalmente costera en el vélomaritime-Eurovélo 4 entre el Mont Saint-Michel y Roscoff. ¿No tienes el entrenamiento de Bernard Hinault, el famoso campeón bretón? Podrás tomar circuitos más cortos aquí y allá, pero igual de intensos: rocas esculpidas sobre un fondo de agua turquesa en la costa de granito rosa alrededor de Lannion, estuarios y bahías con grandiosas vistas como las del Mont Saint-Michel o Saint-Brieuc, acantilados salvajes (¡ah los gemelos!) que serpentean entre cabos rocosos y calas entre Saint-Quay-Portrieux y Paimpol. Por el camino te podrás refrescar sin problemas, ¡las playas están al alcance del manillar!

El más familiar: a lo largo del canal de Nantes a Brest

Contar esclusas: es un juego que cautivará a los más pequeños mientras pedalean por el camino de sirga del canal de Nantes a Brest, ¡hay nada menos que 238 a lo largo de esta obra de arte ordenada por Napoleón I y terminada bajo el mandato de Napoleón III! Un número suficiente como para que se animen a recorrer los 400 kilómetros de este tramo bretón de la Vélodyssée a rueda del Tour de France 2021. Una ruta tranquila en el corazón de las pequeñas ciudades con carácter de Bretaña: Josselin y su fabuloso castillo de dos caras, una fortaleza medieval en el lado río y un flamante palacio gótico en el lado jardín; Pontivy, otra fortaleza de la familia Rohan; Malestroit y sus extrañas esculturas que adornan las casas medievales con entramado de madera... En el camino, no busques las 7 esclusas que faltan, están en el fondo del lago artificial de Guerlédan, el más grande de Bretaña (400 hectáreas). ¿Y si cambiamos la bicicleta por un kayak?

El más campreste: Bretaña interior de Saint-Brieuc a Lorient

¿Prefieres ir por el Canal de la Mancha o por el Atlántico? Con esta ruta de 200 kilómetros que va del norte al sur de Bretaña, entre la bahía de Saint-Brieuc y el puerto de Lorient, podrás hacer ambas cosas. Y como extra, podrás sumergirte en el Argoat, el interior de Bretaña, por pequeñas y tranquilas carreteras donde el agua suele ser el telón de fondo. ¿La sección más bucólica? La vía verde del arroyo Hilvern, que serpentea más de 30 kilómetros a la sombra de hayas y castaños. En este lugar podrás rodar libremente y empaparte de la atmósfera tranquila del campo. En Saint-Thélo, las florecillas azules ya no cubren los campos, pero se cultiva el recuerdo del pasado textil de Bretaña, cuando sus tejidos de lino se vendían a precio de oro. Siguiendo la ruta, los estanques y turberas del bosque de Branguily están repletos de hechizos ¿Serás capaz de encontrar el legendario tesoro? Lo más probable es que te cruces con corzos y somormujos lavancos.

El más deportivo: entre el mar de Iroise y pays Bigouden

Sin esperar a que esté terminada, ya puedes recorrer algunos tramos de la futura ruta ciclista costera de Roscoff a Nantes. Entre Lampaul-Plouarzel y Brest, donde tendrá lugar la salida del Tour de France de 2021, es mejor reservar fuerzas antes de salir. La ruta sube en dirección el mar de Iroise, desde la punta Saint-Mathieu donde se alza el faro y sus 163 escalones hasta la playa de Tregana. Su quieres hacer una parada en esta etapa, puedes coger tu bicicleta y continuar el recorrido por Bretaña en sus islas. Pero para ganar el maillot amarillo, ¡dirígete al pays de Bigouden! Desde Audierne, frente a la isla de Sein, hasta Penmarch, se van descubriendo 45 kilómetros de un recorrido espectacular, entre sitios megalíticos y lugares para practicar el surf. En la Pointe de la Torche, congelamos la imagen, ¡estás en el fin del mundo frente al océano!

Cita en Bretaña