En bicicleta por los caminos de Borgoña

Bordeada de viñedos, atravesada por tranquilos canales y salpicada de pueblos con un rico patrimonio, Borgoña ofrece relax y verde hasta donde alcanza la vista: ¡justo lo que necesitas este verano! Aquí tienes 4 paseos en bicicleta para reconectar con la naturaleza y los cuatro elementos. Rutas 100% ecoturísticas, que despertarán tus sentidos...

Para los amantes de la tierra: la vía de las viñas

De Beaune a Santenay, los bucólicos paisajes de los viñedos se despliegan a lo largo de veinte kilómetros por la Voie des vignes (Enlace externo) . En tu bicicleta, en esta tierra de Borgoña donde maduran prestigiosas cosechas, las pausas para descubrir los productos locales se suceden mientras pedaleas.

En Beaune, la Escuela del Vino de Borgoña, con sus catas y conferencias, es una buena manera de iniciarse para los amantes del vino, mientras que la tradicional fábrica de mostaza de Fallot hará las delicias de tu paladar.

Después de este aperitivo, diríjete a los caminos en las colinas, que serpentean por las tierras de cultivo. Te esperan otras paradas gastronómicas, como el dominio del Castillo de Pommard (Enlace externo) y sus famosos vinos apreciados por Enrique II y Luis XV. O el dominio del Castillo de Meursault (Enlace externo) , cuyas bodegas albergan cerca de 800.000 botellas.

Desde Santenay, el paseo continúa durante unos diez kilómetros hasta Nolay, con un cambio de paisaje salpicado de acantilados y bosques.

A orillas del agua: el canal del Nivernais

El agua, y su presencia tranquilizadora, será el tema principal de estos paseos en bicicleta por el Canal del Nivernais. Con 175 km de senderos salpicados de lugares insólitos, los amantes de los espacios salvajes y preservados estarán encantados. Desde el siglo XVI hasta el XIX, el canal se utilizaba para transportar la madera de los bosques de Morvan a París. Clamecy, la capital del rafting en madera, era una ciudad clave.

Otra etapa impresionante de la ruta ciclista es la Échelle de Sardy, que cuenta con una sucesión de 16 esclusas. Y para aprovechar el elemento acuático en cuanto aparecen los primeros rayos de sol, el estanque de Baye ofrece la posibilidad de darse un chapuzón. Otra opción, para los más deportistas, es poner a prueba su equilibrio sobre un paddle o una tabla de vela.

Respirar aire puro: la gran travesía del Morvan

Para respirar aire fresco, te llevamos a las montañas de Morvan. Para explorar esta región de bosques de abetos y caducifolios, todo en relieve y esculpido por lagos, los más deportistas elegirán la Gran Travesía del Morvan (Enlace externo) en bicicleta de montaña. En la parte sur de esta travesía, entre Château-Chinon y Bourbon-Lancy, un itinerario de 73 km conduce en 3 días a través de paisajes de bocages y pueblos ondulados, hasta las alturas de Haut-Folin, el punto más alto de Borgoña, y el Monte Beuvray.

Etapas en las que podrás detenerte para admirar las hermosas vistas del macizo de Morvan. La aventura está al final del camino. Inspira y espira, sube y baja, y descansa en Bibracte, antigua ciudad gala, o en la ciudad balneario de Bourbon-Lancy.

Imagina el fuego en la gran Forja de Buffon

Para concluir este encuentro con los cuatro elementos, déjate tentar por un relajante paseo en bicicleta por el canal de Borgoña. En la ruta entre Rougemont y Montbard, merece la pena hacer una parada en la Grande Forge de Buffon (Enlace externo) . Construido en el siglo XVIII sobre la idea del naturalista Buffon, el antiguo emplazamiento industrial es testigo del genio del Siglo de las Luces.

Instalado a lo largo del canal, adopta la forma de un gran barco de piedra con un sistema hidráulico y una gran rueda. Retrocede en el tiempo y descubre los talleres que producían 390 toneladas de hierro al año en 1778. Imagínate el fuego necesario para este trabajo en el alto horno, situándote frente a él, en la escalera ceremonial apodada el "pequeño teatro" de Buffon. Aquí los distinguidos invitados del naturalista admiraron el espectáculo de la fundición del mineral de hierro, calentado a 1.200 grados centígrados.

Cita en Borgoña