5 experiencias al aire libre en Auvernia-Ródano-Alpes

Escápate a Auvernia-Ródano-Alpes. Esta vasta región del centro y el este de Francia incluye la cordillera de los Alpes y el menos conocido Macizo Central, así como los viñedos del Valle del Ródano, los campos de lavanda del sur y los emblemáticos volcanes extinguidos de Auvernia. Un escenario perfecto para las familias... ¡te mostramos cinco formas de explorarlo!

1. Senderismo en las montañas de los Alpes

Los Alpes son algo más que un destino invernal. Con actividades veraniegas como el senderismo, la bicicleta de montaña y el parapente, hay muchas maneras de empaparse del impresionante paisaje con tus hijos. Dominado por el Mont Blanc, el espectacular horizonte de picos escarpados y glaciares, lagos de montaña de aguas cristalinas y exuberantes praderas verdes asombrarán y vigorizarán a toda la familia. Los remontes mecánicos facilitan la subida a la cima de la montaña sin cansarse. Hay muchas rutas de senderismo señalizadas, y también hay guías disponibles en muchos centros turísticos.

Más información sobre Savoie Mont Blanc (Enlace externo)
Más información sobre Turismo de Isère (Enlace externo)

2. Nadar en un lago alpino

Una de las características más llamativas de los Alpes en verano son sus lagos de color turquesa, que ofrecen multitud de actividades para toda la familia, como la navegación, el esquí acuático, el kayak y el paddleboard. El Lago de Annecy (Enlace externo) es uno de los más populares de la región, considerado uno de los lagos más puros de Europa. En el Lago de Bourget, también alimentado por glaciares y el mayor y más profundo de los lagos franceses, podrás bañarte y disfrutar de las propiedades calmantes y curativas de sus aguas. También está el lago de Ginebra, que forma una frontera natural con Suiza. Todos los lagos tienen playas de arena bien mantenidas.

3. Maravillarse con los volcanes de Auvernia

El Parque regional de los volcanes de Auvernia (Enlace externo) es un tesoro natural y geológico único en Europa. El Puy de Dôme, el más famoso de estos inmensos gigantes dormidos, se eleva a 1.465 m y ofrece una vista panorámica inigualable de los 80 volcanes que lo rodean en la Chaîne des Puys, patrimonio mundial de la UNESCO. El tren Panoramique des Dômes te lleva a la cumbre. Disfruta de una mirada interactiva a los volcanes del mundo en Vulcania, un centro de visitantes único construido bajo tierra en el corazón del paisaje volcánico, con muchas animaciones para los niños.

4. Pedalear por la ViaRhôna

A lo largo de 815 km a lo largo del Ródano, desde el lago de Ginebra hasta el Mediterráneo, esta ruta ciclista (Enlace externo) pasa por la capital regional de Lyon y atraviesa diversos paisajes de gran belleza. Hay muchos tramos de vías verdes entre los que elegir, todos ellos seguros para los pequeños ciclistas y divididos en etapas manejables de 15 a 25 km, con lugares para hacer un picnic por el camino. También puedes alquilar remolques para bicicletas, que son mucho más cómodos y divertidos que viajar con una silla de niño o de bebé.

5. Observar la fauna en los parques nacionales

La región de Auvernia-Ródano-Alpes también es perfecta para las familias amantes de los animales. Hay muchas oportunidades de ver animales raros: aves en el Parque de las Aves -una de las mayores reservas de aves de Europa- o martas, marmotas, gamuzas, íbices e incluso magníficos linces en los parques nacionales de la Vanoise (Enlace externo) y Écrins (Enlace externo) . Estos parques y los otros diez parques regionales trabajan para proteger y desarrollar el patrimonio natural de esta región excepcional, reintroduciendo muchas especies antes amenazadas.