Disfruta de la montaña en invierno en estos 4 parques nacionales franceses

De los 11 parques nacionales franceses, cuatro están situados en la montaña. Desde la Vanoise hasta los Pirineos, pasando por los Ecrins y el Mercantour, son zonas protegidas donde la naturaleza florece libremente. Aquí se presta la mayor atención a la fauna salvaje, sobre todo en invierno, cuando se vuelve más vulnerable. El hombre se hace muy pequeño y elige cuidadosamente sus actividades para mezclarse lo más discretamente posible con la vida de la naturaleza.

Paseos con raquetas de nieve, observación de huellas de animales, construcción de iglús o salidas astronómicas, ¡muchas actividades para elegir! Lo mejor es recurrir a guías con el distintivo "Esprit Parc National" (Enlace externo) , o directamente a los equipos del parque nacional, que sabrán mejor que nadie cómo ayudarte a descubrir todos los tesoros de la naturaleza sin ponerla en peligro.

El Parque Nacional de los Ecrins: para senderistas y gourmets

El Briançonnais, el Oisans, el Valbonnais o el Valgaudemar: son valles menos conocidos que sus hermanos mayores de la Vanoise, pero son muy apreciados por los senderistas en verano y en invierno. El Parque Nacional de los Ecrins forma un escarpado paso entre los Alpes del Norte y los del Sur, con más de 15 picos que superan los 3.000 metros, atravesados por profundos valles y cincelados por los glaciares.

Los equipos del Parque Nacional de Ecrins organizan numerosas excursiones temáticas, especialmente diseñadas para las familias, por ejemplo para conocer a los rebecos. En estos grandes espacios salvajes, también puedes optar por un paseo con raquetas de nieve y ponerte en la piel de un trampero durante media jornada: accesible para niños a partir de 5 años ¡un paseo acompañado por un guía naturalista promete algunos encuentros muy agradables! (Enlace externo)

Los Ecrins son también una región famosa por sus excelentes productos de montaña: en La Grave o La Meije, podrás pasear por los pueblos de montaña y descubrir con deleite las granjas de los productores. Queso, carne, pasta, miel, turrón... (Enlace externo) ¡Los gourmets estarán servidos!

Parque Nacional de Ecrins (Enlace externo)

El Parque Nacional de la Vanoise: rumbo a las cumbres

Nos encontramos en el corazón de los Alpes saboyanos, entre los valles de la Maurienne y la Tarentaise. En este lugar, las cumbres alcanzan más de 3.000 metros de altitud, donde brillan los majestuosos glaciares. Aunque el parque está rodeado de famosas estaciones de deportes de invierno (Tignes, Val d'Isère, Les Ménuires y Val Thorens), su corazón es una zona protegida donde no hay remontes.

Las familias pueden seguir los pasos de los animales salvajes, acompañados por guías naturalistas del Parque Nacional de la Vanoise. Se organizan salidas varias veces por semana durante las vacaciones escolares, por ejemplo en Pralognan-la-Vanoise. En la nieve, se organiza una verdadera caza del tesoro naturalista, todo con discreción: ¡no se trata de molestar a las especies emblemáticas del parque, como el rebeco, la liebre de montaña o el urogallo negro!

¿Te apetece una jornada más deportiva? Ven a la estación de Aussois o Val Cenis para probar el skijoring, tirado por un poni o un burro, o por qué no probar un yooner, un scooter de nieve que asegura grandes sensaciones (Enlace externo) . Los más aventureros pueden hacer parapente o probar la escalada en hielo: en contra de la creencia popular, es accesible para todos los niveles. Y para una excursión inolvidable, dirígete a Aussois: los equipos de perros de trineo ofrecen paseos en familia. ¡Mágico!

Parque Nacional de la Vanoise (Enlace externo)

El Parque Nacional del Mercantour: el más salvaje

El Mercantour se ha ganado a pulso su reputación de parque nacional más salvaje de Francia: fue aquí donde el lobo regreso al territorio francés en 1992. Enclavado en la frontera italiana, entre Barcelonnette y Mónaco, el Parque Nacional del Mercantour está en el punta sur de los Alpes, donde la cordillera se asoma al mar Mediterráneo. Esto da un carácter muy especial a estas cumbres, teñidas de influencias marítimas.

Tanto en invierno como en verano, el Mercantour es uno de los lugares más famosos de Francia para admirar las estrellas. Las familias pueden disfrutar de una observación del cielo al anochecer, en torno al Lago de Allos (Enlace externo) . Lejos de cualquier contaminación lumínica, podrás descubrir la Vía Láctea y los principales objetos celestes con un guía especializado, en francés o en inglés: una salida accesible para niños a partir de 8 años.

Al día siguiente, ponte las raquetas para dar un paseo por el bosque de Cluite (Enlace externo) . Desde los 7 hasta los 77 años, el guía Marc Aynié te ayudará a detectar las huellas frescas de los animales en la nieve. ¿Y por qué no continuar la aventura construyendo un iglú? A partir de los 6 años, todo el mundo se involucra. Una vez montado el campamento, se sirve un chocolate caliente para recompensar a los valientes trabajadores.

Parque Nacional de Mercantour (Enlace externo)

El Parque Nacioanl de los Pirineos: un fuerte carácter

Del inmenso macizo calcáreo de Gavarnie a la montaña de granito de Cauterets, de la elegante silueta volcánica del Pic du Midi d'Ossau a los valles secretos del valle del Aspe, el Parque Nacional de los Pirineos se abre a un abanico de contrastes.

En este parque, el rebeco alpino no tiene nada que decir: la estrella local es el isardo, su primo pirenaico. Se organizan excursiones con raquetas de nieve para toda la familia en el circo de Anéou (Enlace externo) , uno de los más famosos del valle de Ossau, para conocer a este emblemático habitante de las montañas pirenaicas. También es una oportunidad para observar las aves rapaces que pueblan estas cumbres, como el águila blanca, el quebrantahuesos o el águila real.

Enclavado junto a la frontera española, el Parque Nacional de los Pirineos también tiene su propia cultura, resultado de una inteligente mezcla de influencias francesas y españolas. Aquí nacen las leyendas forjadas por siglos de cultura de montaña. Partiendo del pueblo de Guchen, la narradora Maelle Benureau te llevará a dar un paseo de dos horas, a pie o con raquetas: mientras caminas, déjate llevar por sus relatos sobre la vida de los habitantes de los valles y las cumbres, por sus cuentos y mitos tradicionales. Una inmersión en la cultura pirenaica que hará las delicias de grandes y pequeños (Enlace externo) .

Parque Nacional de los Pirineos (Enlace externo)