8 motivos perfectos para soltar las amarras con niños

Navegar por los ríos y canales franceses es una extraordinaria experiencia de libertad y convivencia que se convertirá en un recuerdo inolvidable para tus niños. Mucho más que alquilar un barco, es una forma de vida donde valorar el tiempo y que reserva muchas sorpresas. Sigue la guía perfecta para los cruceros en familia.

¡Ser libre!

Optar por un crucero fluvial significa elegir una alternativa de viaje original, en la que podrás dejarte llevar según tus deseos, sin estrés, tomando tu tiempo y recargando las pilas en torno a placeres simples. Los cruceros en familia son una oportunidad para observar nuevos paisajes, ver las cosas de otra manera, experimentar la naturaleza al máximo... ¡Una oda al dejarse llevar y al momento presente!

En la variedad está el gusto

Con casi 8.000 km de vías navegables, Francia cuenta con la mayor red fluvial de Europa. Un obsequio que hará las delicias de los amantes del turismo fluvial y de los cruceros en familia, con ideas de escapadas de un fin de semana, unos días o una semana, para descubrir Francia de forma insólita, de pueblo en pueblo y de esclusa en esclusa...

Conocer a tus hijos bajo una nueva luz

A pesar de las apariencias, ¡un crucero fluvial no es un largo río tranquilo! Durante los cruceros en familia, todos los pasajeros están solicitados y todos tienen un papel que desempeñar a bordo. ¡A los niños les encantarán sus nuevas misiones! Participar en la navegación, conducir como un verdadero capitán, ayudar al pasar por las esclusas, manejar las cuerdas, contribuir a la limpieza del barco y al aprovisionamiento de agua... ¡Todo el mundo puede ser el perfecto grumete!

Navegar de forma segura

Si decides alquilar un barco sin licencia para tu primer crucero en familia, puedes estar tranquilo, todo está previsto a bordo para vuestra seguridad. Cada barco está totalmente equipado con aros salvavidas y chalecos salvavidas adaptados al tamaño de tus hijos. Los más pequeños, que aún no saben nadar, podrán mantenerlos durante la navegación.
Nota: las compañías de cruceros, especialmente CroisiEurope, han puesto en marcha un protocolo sanitario (Enlace externo) en el marco de la lucha contra la propagación del Covid-19.

Combinar barco y bicicleta

Antes de iniciar un crucero en familia, no dudes en alquilar bicicletas y llevarlas a bordo. Serán vuestras mejores aliadas para dar un paseo, tomar los senderos señalizados para descubrir los pueblos y las actividades de la zona, o incluso hacer compras. Un gran clásico de ruta en bicicleta es el carril bici de la Vía Verde del Canal du Midi, trazado sobre los antiguos caminos de sirga del canal, con 250 km de longitud, y apto para todos los niveles.

Disfrutar de la rica gastronomía

Entre productos locales y descubrimientos culturales, los cruceros desde Burdeos por los ríos Garona, Dordoña y Gironda son una oportunidad para saborear las tradiciones francesas y su gastronomía. ¿Por qué no descubrir los prestigiosos viñedos de las regiones de Médoc y Sauternes? Durante los cruceros en familia por los alrededores de Burdeos, el mundo del vino y de los viñedos es un imprescindible, pero la naturaleza también está en el centro de los itinerarios con el descubrimiento del estuario de la Gironda, la bahía de Arcachon y la Duna del Pilat que harán las delicias de los niños.

Darse un baño cultural

¿Sabías que el Loira es el río más largo de Francia y que te llevará tras las huellas de Leonardo da Vinci? A los niños también les encantará navegar hasta los famosos castillos del Loira. Rica en un patrimonio excepcional, la región de País del Loira es un destino ideal para un primer crucero en familia y los cruceristas en busca de cultura y de un patrimonio cargado de historia.

Probar nuevas actividades

Durante tu crucero en familia, serán necesarias algunas paradas para entretener a tus niños. Si a tus hijos les gustan los zoológicos, los parques de animales y otros safaris, ¿por qué no aprovechar la ocasión para visitar el Parque de Animales de Sainte-Croix, en Alsacia, o la Reserva Africana de Sigean, cerca del mar Mediterráneo, entre Narbona y Perpiñán? Y para los pequeños historiadores, muchos sitios turísticos adaptan sus visitas a los niños pequeños, como el MuseoParc Alésia en Borgoña o la ciudad fortificada de Aigues Mortes en Occitania. ¡Los cruceros en familia brindan un sínfin de posibilidades!

Para saber más

A leer también: