Las playas del Mediterráneo como nunca antes las has visto

Te invitamos a descubrir las mejores zonas de baño del sur de Francia desde otra perspectiva. A esto se dedicó la fotógrafa Maia Flore quien, usando grandes dosis de poesía y un toque de humor, nos dio su particular visión de algunas de las playas más emblemáticas de la costa mediterránea francesa. Seguimos sus pasos.
Collioure

Pintores y artistas de todo el mundo llegan a Collioure atraídos por su luz. Aquí, cada rayo rebota en las paredes de las casas y a cada hora del día, la luz es nueva y deslumbrante. En los muelles, como en la parte superior de la ciudadela Vauban, se respira el colorido aire en la ciudad.

Collioure

Pintores y artistas de todo el mundo llegan a Collioure atraídos por su luz. Aquí, cada rayo rebota en las paredes de las casas y a cada hora del día, la luz es nueva y deslumbrante. En los muelles, como en la parte superior de la ciudadela Vauban, se respira el colorido aire en la ciudad.

Bastia

Bastia es el refugio ideal para todos aquellos que quieran desconectar. Merce la pena sumergirse, perderse y sorprenderse con las postales del pasado: antiguas lavanderías y ropas tendidas en los balcones, que se descubren en cada callejón. Arriba, el faro y la Ciudadela se observan desde la distancia y comparten la misma misión: uno protege a los barcos y la otra a la ciudad.

Calvi

Un recuerdo puede ser un sonido. Ese día en la playa del pinar, los caminantes se reúnen a nuestro alrededor, curiosos por la escena que se está preparando. De repente, tres cantantes de polifonías corsas unen sus voces y nos regalan una de sus canciones tradicionales.

Calvi

Un recuerdo puede ser un sonido. Ese día en la playa del pinar, los caminantes se reúnen a nuestro alrededor, curiosos por la escena que se está preparando. De repente, tres cantantes de polifonías corsas unen sus voces y nos regalan una de sus canciones tradicionales.

Sainte-Maxime

"- ¿Para qué sirve un puente?
- Dicen que gracias a él todo se sostiene.
- El puente de Preconil se puede ver desde el mar, la playa e incluso desde la ciudad. ¿Desde dónde verlo?
- Todo depende de tu estado de ánimo. Desde lejos, el ojo lo descubre por casualidad y admira la gran obra. A sus pies, detrás de sus columnas jugarás para esconderte ".

Bormes-les-Mimosas

El Fort Brégançon recibe a los distinguidos huéspedes, pero en realidad hemos confiado las llaves de la ciudad a las flores. El amarillo de las mimosas y el rosa de las buganvillas se extienden por las calles de la villa medieval como dueñas de los lugares, y ofrecen al litoral nuevos colores.

Cassis

Aquí oímos hablar mucho de la hermosa Cap Canaille y sus 363 metros de altitud. En el fondo de la "calanque", rodeado de altas fachadas de roca, al artista le gusta difuminar las pistas. En posición horizontal llamará al mar para vaya a visitarla en tierra.

Leucate

En la playa de Franqui, el viento es un señor. Venimos de lejos para disfrutar del honor de ser empujados por su fuerza y bajar la arena a toda velocidad.

Leucate

En la playa de Franqui, el viento es un señor. Venimos de lejos para disfrutar del honor de ser empujados por su fuerza y bajar la arena a toda velocidad.

Cap d'Agde

En la playa de la Grande Conque, caminamos sobre un antiguo volcán. Maia Flore salta en el aire, como esas erupciones de las que nacieron sus arenas de color negro intenso. Combina con delicadeza con el azul del agua, como queriendo revelar que la tierra y el mar no son enemigos, sino amantes.