Descubriendo los parques y jardines de Francia

Parte integrante del patrimonio cultural francés, más de mil parques y jardines están abiertos a los visitantes.
Parques contemporáneos o renacentistas, jardines bucólicos o tropicales, topiarios, rosaledas, exuberantes huertos... durante todo el año nos revelan sus secretos. Cada temporada tiene su propia paleta de colores y poesía. Sigue nuestra guía...

Los jardines del Castillo de Villandry

El Castillo de Villandry, uno de los más bellos del Valle del Loira, ofrece una diversidad de jardines, a cual más majestuoso. Jardín ornamental, jardín acuático, jardín solar, invernadero, huerto, el visitante tiene mucho donde elegir. En estos impresionantes jardines franceses, hay para todos los gustos: laberintos, jardines de hierbas, elementos de agua... ¡Todo está ahí para sorprender y deleitar la vista! No te pierdas los Jardines de Amor (alojados en el Jardín de Ornamento) donde cada parcela dibuja formas que ilustran el amor en todos sus estados: voluble, tierno, apasionado, trágico...

El Parque del Castillo de Beauregard en el Valle del Loira

En el corazón del bosque del Valle del Loira, el dominio del castillo de Beauregard, antiguo pabellón de caza de Francisco I y verdadera joya del Renacimiento, alberga un magnífico parque compuesto por diferentes universos botánicos. Hay un jardín de retratos que recuerda a la galería del castillo, con no menos de 400 especies de plantas perennes y arbustos. En este hermoso jardín da la francesa, la rosaleda desprende perfumes embriagadores con la estrella del espectáculo, la delicada rosa creada especialmente para Beauregard.

Paseo por los Jardines de Prieuré de Laverré en la Vienne

Arroyos, parcelas de boj, vides centenarias, arboreto, este jardín botánico monástico es un auténtico remanso de paz. Calificado de "jardín extraordinario", es un paraíso para los amantes de la naturaleza. Hay más de 600 especies y árboles raros. Después de visitar la capilla, un pequeño puente conduce a un hermoso jardín del siglo XV. La rosaleda es realmente mágica, con sus rosas antiguas y sus rosas ramificadas. Un lugar propicio para la serenidad y la meditación.

Los Jardines del Donjon de Ballon en Pays de la Loire

El Donjon du Ballon, clasificado como el edificio más bello de la Sarthe y edificio histórico, ofrece también a los visitantes un notable jardín a la francesa. Se compone de varias partes con nombres encantadores como Le Damier, La Cour des Lions, l'Allée des Tilleuls, La Roseraie (¡con un muro de rosas de 80 metros de largo!) También hay una profusión de peonías y clemátides de todo tipo y un gran número de especies botánicas.

Los Jardines de la Abadía de Fontenay

En el norte de Borgoña, es imprescindible visitar la Abadía de Fontenay. Los jardines, rediseñados por el arquitecto paisajista Peter Holmes, se extienden a lo largo de dos hectáreas y ofrecen parques y espacios armoniosos donde el visitante puede descubrir una gran variedad de especies y árboles centenarios. Las numerosas fuentes de agua invitan a dar un tranquilo paseo y a admirar los magníficos edificios que componen el dominio. Estos jardines franceses han sido galardonados con la etiqueta de "Jardín notable" y el sitio de Fontenay es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Los jardines secretos de la Alta Saboya

Ya solo su nombre resulta encantador e irresistiblemente poético. Los Jardines Secretos, situados entre Annecy y Aix-les-Bains, ofrecen la magia de un paseo romántico a través de bonitas callejuelas floridas salpicadas de patios y fuentes. Una profusión de cítricos, rosas, peonías, clemátides... todo está en perfecta armonía con la naturaleza circundante que acoge una gran diversidad de mariposas para el mayor placer de los ojos. Diferentes estilos componen estos magníficos parques de verdor y frescura: indio, tunecino, andaluz, mediterráneo, saboyano. En este lugar, el cambio de aires está garantizado.

La fabulosa rosaleda de Val-de-Marne

Este jardín francés de fama mundial está catalogado como monumento histórico y clasificado como "jardín notable". La rosaleda ofrece más de 2.900 variedades de rosas con una de las mayores colecciones de rosas antiguas. Elementos arquitectónicos y esculturas decoran este espacio único iniciado por Jules Gravereaux a finales del siglo XIX.

Le Jardin des Paradis (Cordes-sur-Ciel en Occitanie)

He aquí otro jardín, clasificado como "Jardin Remarquable" (Jardín Notable) que hace honor a su nombre. Creado por renombrados arquitectos paisajistas (Eric Ossart y Arnaud Maurières), este remanso de verdor está situado en las terrazas fortificadas del precioso pueblo de Cordes-sur-Ciel, en Occitania. De inspiración medieval y oriental, las diferentes zonas respetan el medioambiente y se cultivan sin productos químicos. Estanques de agua repletos de lotos, fuentes, la profusión de plantas y las esencias son pequeñas joyas de paz y armonía donde cada uno puede dar rienda suelta a sus sueños.

Todos los tonos de verde en los Jardines de Eyrignac

Cerca de la célebre ciudad de Sarlat, en el Périgord Negro, los Jardines de Eyrignac son un verdadero ejemplo de arte topiario. Las esculturas vegetales se suceden a lo largo de más de diez hectáreas, creando un universo totalmente atípico en el que pasear tiene algo de mágico. Estos jardines rodean una hermosa casa solariega del siglo XVII y cada temporada aporta su propio colorido. Los tejos, bojes y hiedras, magistralmente trabajados, despiertan la imaginación del visitante y crean un mundo mágico en el que evadirse. También hay zonas de flores y verduras, una rosaleda y un enorme parque forestal. Estos jardines franceses están clasificados como "Jardin Remarquable".

El Parque Botánico de la Alta Bretaña

Para los amantes de las plantas, este parque es un verdadero paraíso. Alberga especies de todos los continentes. 24 áreas temáticas componen este hermoso jardín a la francesa, también clasificado como "Jardin Remarquable". Cada temporada, el parque se viste con colores diferentes. En primavera, las camelias, magnolias, narcisos, rododendros y otras flores son un espectáculo mágico. En verano el azul de las hortensias es el rey. En otoño, el abrazo del follaje propicia los paseos poéticos. En invierno, el parque está cerrado a los visitantes, pero sigue siendo sublime con las plantas adornadas con escarcha. Cada zona es un fárrago de placeres que ofrece al visitante unas vistas impresionantes y exóticas.

El Jardín de hierbas de La Garde-Adhémar en la Drôme

Situado frente a la hermosa iglesia de La Garde-Adhémar, este sorprendente jardín francés está dispuesto en terrazas en dos niveles. Uno es para las plantas aromáticas y el otro para las medicinales. El lugar, que ya ofrece un panorama imponente, tiene otra particularidad: la disposición de las plantaciones dibuja un gran sol decorado con flores y begonias en su centro. Las fragancias, los colores y la riqueza de las esencias han contribuido a la concesión de la etiqueta "Jardín Notable".

Otras ideas de paseos por parques y jardines

Los jardines franceses son una fuente inagotable de inspiración y poesía. Ya sean bucólicos, clásicos, elegantes, rurales o exóticos, siempre es una buena idea salir a pasear para recargar las pilas. Estés donde estés en Francia, siempre hay un hermoso jardín cerca. Aquí tienes otras ideas de paseos que te vendrán bien.

  • Los Jardines del Castillo de la Bourdaisière: secuoyas, jardín de dalias, huerto e insólita huerta donde el tomate es el rey con más de 630 variedades. El dominio también alberga el Conservatorio del Tomate. (Valle del Loira)
  • El Domaine du Rayol: una hermosa escapada gracias a una variedad de paisajes mediterráneos de todo el mundo (California, Australia, Chile, Nueva Zelanda y muchos otros), todo ello en un espacio natural protegido. (Provenza)
  • El Parque floral de Apremont-sur-Allier: pabellón Tuc, pagoda, profusión de flores blancas y plateadas. La poesía y el cambio de escenario están a la orden del día. (Valle del Loira)
  • El Parque y el Jardín del Castillo de Hautefort: tras la visita del magnífico castillo, hay que pasear por el parque paisajístico y el jardín a la francesa salpicado de topiarios de muchas formas. Para refrescarte, nada mejor que la hermosa y alargada pérgola vegetal. (Dordoña - Clasificado como Jardín Notable)
  • El Parque de Saleccia: situado a las puertas de la Isla Rousse, este parque es único en Córcega. Permite descubrir la rica vegetación corsa y mediterránea. Su circuito botánico está salpicado de actividades y talleres. Olivos, adelfas, cipreses, maquis... toda la isla de la belleza se concentra en este paradisíaco jardín francés en primera línea de mar. (Córcega - Clasificado como Jardín Notable).