5 buenas razones para visitar la Abadía Real de Fontevraud

Cerca de Saumur, en el Valle del Loira, la Abadía Real de Fontevraud ha logrado la perfecta alquimia entre el pasado y el futuro. Puedes visitarla, aprender sobre su cultura e incluso dormir allí. Esta querida abadía de los reyes es también el lugar ideal para explorar las orillas del Loira.

Viajar en el tiempo en el Valle del Loira

¡Los aficionados a la historia están de enhorabuena! A las puertas de Saumur, el encantador pueblo de Fontevraud esconde una joya única: la mayor ciudad monástica de Europa, fundada en 1101. En su apogeo, las 14 hectáreas de la Abadía Real de Fontevraud fueron el hogar de cuatro prioratos y 800 monjes y monjas. ¡Quedaron tres de ellos, que se transformaron en una prisión bajo Napoleón, hasta 1963! Inscrito como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO junto con el Valle del Loira, el sitio revela un conjunto único de iglesias, claustros y dormitorios sublimemente restaurados. Es aconsejable vagar al azar por el laberinto de piedras antiguas para descubrir algunas obras maestras, escondidas en una galería abovedada o bajo los gruesos muros de un antiguo refectorio, como la sala del tesoro o los yacimientos de la dinastía Plantagenet (el rey Enrique II, su esposa Eleanor de Aquitania y el famoso Ricardo Corazón de León) que están entronizados en la nave de la iglesia del Grand-Moûtier.

Vivir una experiencia artística en el Valle del Loira

La Abadía Real de Fontevraud ya se distinguía en su época convertiéndose en un centro cultural en el año 1975. Acoge a los artistas, organiza exposiciones, conciertos y conferencias, que se descubren a través de una poética peregrinación donde el futuro se ve sublimado por unos muros empapados de historia. La más espectacular de las instalaciones permanentes es sin duda la gigantesca obra de Claude Lévêque llamada "Muerte en verano" del itinerario de arte contemporáneo alrededor y sobre el Loira Estuaire de Nantes a Saint-Nazaire para Le Voyage a Nantes. Esta singular obra decora en rojo todo un antiguo dormitorio de la Abadía Real de Fontevraud. Los eventos temporales completan la experiencia. Despúes de la exposición "Vitraux d'artistes" (finalizada el 1 de noviembre 2020), una exposición sobre los revestimientos litúrgicos, incluyendo obras del diseñador de moda francés Christian Lacroix está prevista en el programa cultural del año 2021. Mientras tanto, un viaje mágico sublimará la Navidad en los Castillos del Loira: uno copos de nieve digitales proyectados en las paredes de la iglesia de la abadía, fragmentos de porcelana colgados de los techos, un pesebre de terracota del siglo XVII, un juego de sonidos y luces en el claustro de la mayor abadía de Europa.

Para descubrir un nuevo museo de arte moderno

El proyecto es apasionante... El 5 de diciembre, un museo de arte moderno abrirá sus puertas en el patio principal del complejo monástico, más precisamente en un edificio que data de 1786 (la "Fannerie") que albergaba las caballerizas y los carruajes. En tres plantas y 1.200 m2, los visitantes descubrirán varios centenares de pinturas y esculturas de los siglos XIX y XX, procedentes de la Donación Martine y Léon Cligman, complementadas con obras de los museos nacionales. La refinada museografía y los últimos avances tecnológicos destacarán las obras maestras de Toulouse-Lautrec, Degas, Rodin, Derain y Buffet. También descubriremos un excepcional conjunto de piezas monumentales de Germaine Richier, reconocida como una de las principales figuras de la escultura moderna, un espectacular conjunto de cristalería de Maurice Marinot, así como objetos mesopotámicos, asiáticos o amerindios.

Museo de arte moderno (Enlace externo)

Una noche de otro tiempo en la Abadía Real de Fontevraud

¿Dormir en un auténtico lugar medieval, lejos de los tumultos de nuestro tiempo? Esta es la promesa de la Abadía Real de Fontevraud, que perpetúa así una vocación hospitalaria de nueve siglos. Se ha creado un hotel de 4* en el priorato de Saint-Lazare, uno de los cuatro prioratos de la ciudad monástica. Aunque no haya spa o piscina en este establecimiento de 54 habitaciones, el hotel Fontevraud cuenta con una sala fitness de alta gama, su ambiente íntimo y diseño refinado (piedra, madera clara, etc.) con líneas estrictas y colores claros invitan a un dulce retiro. Sin embargo, para satisfacer los placeres carnales, cita en el bar de vino de la capilla o en el restaurante del antiguo claustro. Su chef Thibaut Ruggeri, premiado con una estrella Michelin en 2017, realza los sabores del Valle del Loira y de la gastronomía francesa. Lo mejor de tu noche en el hotel Fontevraud: los clientes pueden acceder a la Abadía Real de Fontevraud después de que esté cerrada al público, e incluso toda la noche si lo desean, para un descubrimiento a la luz de la luna. ¡Una experiencia mágica en el Valle del Loira!

Para explorar una región rica en sabores

En las bodegas que perfuman el subsuelo o a lo largo de un bucólico río que serpentea por los viñedos del Valle del Loira, la región es una etapa de buen gusto. El descubrimiento del Castillo de Saumur que domina el río real o de los pueblos trogloditas (Souzay-Champigny, Louresse-Rochemenier...) que atraviesan las laderas es aún más bello al volante de un 2CV, para un delicioso paseo de época.

En el camino, hacemos algunas pausas para descubrir los sabores de la gastronomía del Valle del Loira: en la cooperativa Robert & Marcel para descubrir el Saumur-Champigny, en la destilería Combier para aprender todo sobre los licores ricos en sabores, antes de la cena. En el corazón de Saumur, la cocina de L'Essentiel es realzada por el joven chef Anthony Vaillant; el barco restaurante, Les Quais, ofrece los mejores pescados del Loira. Además de sus vinos y castillos, el Valle del Loira también es famoso por sus quesos de cabra.

Al final de la carretera, en Saint-Hilaire-Saint-Florent (a 5 kilómetros de Saumur), una treintena de escuderos entrenan los caballos del famoso Cadre Noir. La visita te hace descubrir las modernas instalaciones de la prestigiosa Escuela Nacional de Equitación de Saumur y te permite acercarte a los jinetes. Pero nada supera a un espectáculo en el Gran Picadero, para admirar los giros y los saltos de los caballos.

Cita en la Abadía de Fontevraud, en el Valle del Loira