El Valle del Loira en modo "slow", por meanwhileinawesometown

Como europeo entusiasta de la generación Erasmus con muchos amigos franceses, hace tiempo que me fascina Francia, aunque mis viajes por el país se habían limitado hasta ahora a París, una de mis ciudades favoritas de todo mundo. Sin embargo, nunca había estado en el Valle del Loira.

Hay muchas razones para situar el Valle del Loira en lo más alto de cualquier lista de viajes. La singular belleza natural, los suntuosos castillos y las pintorescas ciudades a lo largo de las orillas del río, así como las numerosas oportunidades de relajación y actividades deportivas, confieren a la región un encanto especial. Así que no es de extrañar que nos enamoráramos inmediatamente del Valle del Loira durante nuestro viaje de cinco días de Amboise a Tours.

Amboise

Comenzamos nuestro viaje en Amboise (Enlace externo) , una pequeña e idílica ciudad junto al río. Siguiendo los pasos de Leonardo da Vinci, visitamos el pequeño pero encantador castillo de Clos Lucé (Enlace externo) y sus jardines de ensueño. El artista italiano vivió allí durante varios años hasta su muerte.

Tras una interesante visita guiada que nos sumergió en la cultura del lugar, a primera hora de la tarde nos esperaba otro plato fuerte: un vuelo en globo sobre el Valle del Loira. Las vistas aéreas de los magníficos castillos y espacios naturales de la región fueron sencillamente maravillosas, al igual que la sensación de flotar en el aire a un kilómetro del suelo en total silencio mientras el sol se ponía en el horizonte.

Seguimos deleitándonos con los maravillosos descubrimientos del día en la comodidad de nuestra habitación de hotel en Amboise, donde pudimos contemplar desde nuestra ventana la luz única de la puesta de sol sobre el río Loira.

Chaumont-sur-Loire

Al día siguiente comenzamos con una visita al Castillo de Chaumont-sur-Loire (Enlace externo) . Rodeado de encantadores jardines, este castillo en la cima de una colina parece sacado de un cuento de hadas con sus tejados redondos y puntiagudos. Nos fascinó especialmente la combinación de historia, arte contemporáneo y horticultura, característica del Castillo de Chaumont, cuyos espacios verdes acogen cada año el Festival Internacional de Jardines, una variada oferta que mantiene el venerable edificio siempre resplandeciente.

Hambrientos tras nuestra visita al castillo, nos unimos a la tradicional gabarra del capitán Aurélien en la orilla del río a primera hora de la tarde. Disfrutamos de la vista de Chaumont mientras nos deslizamos por las tranquilas aguas del Loira y degustamos algunos de los productos pesqueros regionales acompañados de un excelente vino local. Una experiencia absolutamente maravillosa que no debes perderte si estás por la zona.

Paseo en bicicleta eléctrica: dos castillos de una belleza resplandeciente

A la mañana siguiente, alquilamos bicicletas eléctricas en Blois y recorrimos los veinte kilómetros hasta el Castillo de Chambord. Este tramo de La Loire à Vélo (Enlace externo) , una ruta cicloturista de 900 kilómetros, nos llevó directamente al corazón de la maravillosa y variada naturaleza del Loira. También ofrece muchas oportunidades para detenerse y disfrutar de la vista. Llegamos a Chambord (Enlace externo) en algo menos de hora y media. Desde la distancia ya podíamos ver la silueta del mayor de los castillos del Loira, con sus innumerables torretas y su imponente foso. Como la visita a este magnífico dominio puede durar horas, primero tomamos un tentempié después de nuestra visita deportiva en uno de los restaurantes cercanos con vistas al castillo, y las crepes estaban deliciosas.

Al final de la tarde tuvimos el placer de visitar el famoso Castillo de Chenonceau (Enlace externo) . Construido sobre un puente sobre el río Cher, está totalmente rodeado de agua. Su impresionante arquitectura se combina perfectamente con los jardines que lo rodean. Los mejores floristas de la región también se encargan de embellecer los interiores con composiciones artísticas que encantan a los visitantes. Cuando el castillo se reflejó en el río al atardecer, quedamos totalmente atrapados por la magia de este lugar único. Como regalo de despedida, incluso nos invitaron a una degustación del vino de la casa en la bodega del castillo.

Después de un día lleno de maravillosos descubrimientos, finalmente regresamos a nuestro alojamiento en Chenonceau antes de concluir este día perfecto en L'Auberge du Bon Laboureur con una deliciosa cena de varios platos que nos ofreció de nuevo la oportunidad de probar las delicias de la cocina regional francesa.

Jardines de Villandry y Tours

Al día siguiente visitamos Villandry (Enlace externo) , el último castillo de nuestro viaje. Bajo la luz del sol, nos impresionaron especialmente sus maravillosos jardines, famosos por su precisión geométrica y el cuidado de todos los detalles. Se pueden ver desde varios puntos de vista, incluyendo la torre del castillo y el mirador que los domina. Al igual que con los demás castillos, te recomendamos que dediques al menos medio día a la visita.

En nuestro último día en el Valle del Loira, visitamos Tours (Enlace externo) en un vehículo inusual: un sidecar de época, sin duda una de las mejores maneras de descubrir las calles históricas y las bonitas plazuelas de la ciudad. Por último, con un toque de nostalgia al pensar en la vuelta, paseamos por las hermosas tiendas del centro de la ciudad antes de un sabroso almuerzo en el flamante restaurante de moda Le Chien Fou (Enlace externo) , rememorando nuestra estancia.

Como era de esperar, nos costó mucho dejar el Valle del Loira: la región tiene tanto que ofrecer que podríamos haber pasado fácilmente varias semanas allí, pero al menos nos da una buena excusa para volver pronto. Hasta pronto, Valle del Loira, fue un verdadero placer.

Cita en Valle del Loira