La Abadía Real de Fontevraud, una “ciudad ideal” de los tiempos modernos

Fundada en 1101, la Abadía Real de Fontevraud, situada en el Valle del Loira, es la mayor ciudadela monástica heredada de la Edad Media. En la actualidad, el recinto, enteramente restaurado, da vida a su rico patrimonio gracias a una programación cultural multidisciplinar, así como a numerosas instalaciones digitales.

Crear una “Ciudad Ideal”. Esa era la voluntad de Robert d’Arbrissel cuando fundó en el siglo XII la Abadía Real de Fontevraud. Durante 700 años, acogió una comunidad religiosa mixta, formada por nobles de sangre real y dirigida por una abadesa. Gracias a la voluntad de Eleonor de Aquitania, reina de Francia y, más tarde, de Inglaterra, que fue una figura emblemática de Fontevraud, la abadía también fue la necrópolis real de la dinastía de los Plantagenêt, de quienes todavía se pueden contemplar las estatuas yacentes.

En 1804, Fontevraud fue convertida en cárcel por orden de Napoleón, una función que conservó hasta 1963, antes de que se emprendieran importantes obras de restauración.

Un patrimonio vivo

En la actualidad, la Abadía de Fontevraud hace revivir su ilustre pasado a través de una rica programación cultural: exposiciones, conciertos, creación contemporánea, eventos...

La abadía apoya asimismo a la creación exponiendo diferentes obras de arte contemporáneo diseminadas en el recinto. Para así disfrutar del arte antes de la inauguración del Museo de Arte Moderno de Fontevraud, prevista en 2019 y que permitirá descubrir la impresionante colección de Martine y Léon Cligman que incluye, entre otras, obras de Henri de Toulouse-Lautrec, Edgar Degas o Robert Delaunay.

Ir a la Abadía real de Fontevraud