Visita obligada en el Périgord Noir: Sarlat

Disfruta de un bucólico paseo por las callejuelas doradas y suavemente soleadas de la ciudad medieval de Sarlat. Un verdadero viaje en el tiempo que te permitirá descubrir un conjunto arquitectónico único muy bien conservado.

Joya arquitectónica, Sarlat combina perfectamente estilos de diferentes épocas, desde la Edad Media hasta el siglo XVI, unificados por la pátina de la piedra rubia del país y los techos de lauzes oscurecidos con el paso del tiempo (las lauzes son piedras calizas planas que se colocan en los techos y que se vuelven negras en el aire).

El patrimonio de esta ciudad de arte e historia es único

Clasificada con *** en la Guía Michelin, Sarlat es una ciudad medieval cuya historia ha quedado grabada en piedra. Caminar por sus callejuelas es como leer unos mil años de arquitectura donde predomina, desde los adoquines hasta los tejados de pizarra, esta piedra marrón que bebe la luz durante el día y la restaura al atardecer. Piérdete en sus callejuelas soleadas, sumérgete en los sutiles aromas de su mercado, sucumbe por la noche a la magia de su iluminación a gas.

El Périgord Negro es, sin duda, un lugar de alta cocina

Además, no se dice que "Périgord es un país que primero se visita con el paladar”. Aquí la cocina no es" un asunto menor”. Una cocina simple y en armonía con las estaciones del año, que tiene raíces rurales. Aquí todo se aprovecha. Un número infinito de recetas son posibles gracias a la extrema diversidad de riquezas culinarias.
Solo al evocar el nombre de Sarlat, se nos hace la boca agua. Solo tendrás que mezclar una pizca de foie gras, un toque de trufa y ya casi estarás en el Paraíso. Aquí todo es una delicia.

Tu estancia "Cocinar el pato en Périgord"

- 3 días / 2 noches, a partir 321€ par pers
Reserva tu estancia > (Enlace externo)