Ruta en coche por el Périgord púrpura, entre viñedos y bastidas

Bergerac

Este viaje en coche por Dordoña-Périgord, tiene como punto de partida Bergerac, capital del "Périgord púrpura", llamado así por sus vinos y el color de sus paisajes en otoño. Un ruta para perderse por bastidas, viñedos y uno de los "Pueblos más Bellos de Francia".

Día 1: Bergerac, las bastidas y ciudades medievales del Périgord

Bergerac será el punto de inicio de este circuito en coche por Dorodña Périgord. Un paseo sin prisas por la patria de Cyrano te conducirá a visitar uno de sus 3 museos, como por ejemplo, el Museo de Antropología del tabaco: único en Europa, este museo, ubicado en un bello edificio en 1604, traza 3000 años de historia y cultura a través de colecciones excepcionales.

Situada a orillas del río Dordoña, Bergerac fue un destacado lugar del transporte por barco. Todavía hoy se puede navegar en gabarra (barco de fondo liso) por el río. Las agradables callejuelas peatonales de la localidad permiten descubrir sus casas con entramado de madera, con ventanales medievales o aperturas renacentistas; y entre ellas se destacan las estatuas de Cyrano de Bergerac.

Continua tu ruta con una parada en el pueblo medieval de Issigeac y sus riquezas arquitectónicas, antes de llegar a Monpazier, bástida “modelo” del suroeste de Francia, es uno de los 10 "Pueblos más bellos de Francia" en Dordoña-Périgord. Continua con Montferrand du Périgord, donde se encuentran algunas de las casas de Périgord con fachadas renacentistas. Después, el camino te conducirá a la abadía de Saint-Avit-Sénieur, inscrita en el Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Continua hacia Cadouin, con un hermoso claustro, declarado Monumento Histórico.

Antes de volver a Bergerac para acabar este primer día en coche por Dordoña-Périgord, te recomendamos un alto en Lalinde, la primera bastida inglesa del Périgord con su canal, acueductos y eclusas y en Molières.

Día 2: Ruta de los vinos de Bergerac

Para cerrar el descubrimiento de Bergerac de la mejor manera, visita la Maison des Vins de Bergerac, en el corazón del casco antiguo. En este claustro de Recoletos (1630), te acercarás al los sabores y texturas del viñedo de Bergerac. La visita es libre y además podrán darte recomendaciones de visitas de las propiedades viticolas del País de Bergerac.

A continuación, toma la salida de la Ruta de los Vinos de Bergerac para redescubrir el patrimonio vinícola cultural y natural de la zona del País de Bergerac. Podrás visitar un dominio vinícola entre los 100 viñedos que componen la ruta de los vinos, a la búsqueda de una de las 13 denominaciones de Bergerac, como el Monbazillac, Pécharmant, Saussignac...

Dordoña-Perigord es una tierra de gastronomía, encontrarás en tu ruta mucho restaurantes donde probar las especialidades de la región como el foie, el pato o el queso cabécou, ¡acompañado de un buen vino de Bergerac ! Después del almuerzo, un pequeño paseo por el exuberante viñedo de Monbazillac te permitirá hacer la digestión. Acércate a la Maison de Vinos de Monbazillac, donde te ofrecen probar los vinos de viticultores independientes.

En este itinerario de 2 días en coche por Dordoña-Périgord, no nos podemos olvidar de la visita al Castillo de Monbazillac, símbolo del País de Bergerac. Declarado monumento histórico, presenta una arquitectura única y original, reflejo de un encuentro armonioso entre el modelo militar medieval y las primeras elegancias del Renacimiento.

¿Dónde comer en Dordoña-Périgord?

Para disfrutar de la gastronomía del Périgord, te recomendamos 2 restaurantes en Monbazillac, donde probar comida típica del Périgord y de calidad:

  1. La Tour des Vents (Enlace externo) , estrella Michelín.
  2. La Grappe d'Or (Enlace externo) , auténtica mesa viñadora.

Cita en Bergerac, Dordoña Périgord