¡Imposible aburrirse en la isla de Saint-Barthélemy!

Ningún día es igual al otro en esta maravillosa isla, localizada en las Pequeñas Antillas. Renovados con mucho entusiasmo, treinta hoteles –entre ellos, 10 hoteles de cinco estrellas – combinan creatividad y actividades como: playa, gastronomía, senderismo, bienestar, actividades acuáticas y algunas actividades exclusivas.

Yoga y costura en Manapany

El sol naciente ilumina el mar con mil destellos. Surjana extiende su esterilla en la terraza del spa, frente a la calle de natación y el mar. Es un lugar idílico para recibir el sol. Los bungalows del Manapany, el único hotel de la ensenada de Cayes, se extienden por la ladera entre hibiscos y palmeras. Completamente rehabilitadas tras el paso de Irma en 2017, las habitaciones se decantan por un estilo criollo y elegante, muebles de madera. El original taller de sastrería Ced&Rod confecciona vestidos y trajes a medida in situ.

Hotel Manapany (Enlace externo)

Beach Club en Eden Rock

Entre las tumbonas, los sofás y las sombrillas rojas y blancas, los chicos y chicas de playa del Eden Rock, beach boys y beach girls, miman los clientes. Un detalle insólito: puertas de submarinos han sido reutilizadas en el nuevo Eden Rock. El mítico hotel encaramado a una roca en la bahía de Saint-Jean ha reabierto sus puertas en noviembre de 2019.

Hotel Eden Rock St Barths (Enlace externo)

Surf y compras en el Toiny

En el este de la isla, donde el Atlántico se encuentra con el Mar Caribe, las olas atraen a los surfistas. ¡El Relais & Châteaux Toiny, en las alturas, ganó quince metros de playa tras el huracán de 2017! Se ha construido una tranquila piscina en el paseo marítimo, frente a dos históricas cabañas de piedra. Allí se venden bañadores, camisetas y jerseys en beneficio de una asociación humanitaria. Un modelo los presenta durante el almuerzo con los pies en la arena. Las rutas de senderismo exploran los alrededores.

Hotel Le Toiny (Enlace externo)

Finboard y remo en Sereno

Protegida por su arrecife de coral, la laguna de Grand-Cul-de-Sac es un refugio seguro para tortugas y peces. El hotel Le Sereno proporciona kayaks de fondo transparente y tablas de paddle, y se puede contactar con Jean-Rémi de Easy & Fun Ride para reservar Finboard de competición. Desarrolladas por un bretón, estas tablas, equipadas con una pantalla transparente, permiten observar el fondo arenoso sin mojarse un pelo. Puedes ir descalzo a su casita, con su refinada decoración de Christian Liaigre.

Hôtel Le Sereno Saint-Barthélemy (Enlace externo)
Easy & Fun Ride (Enlace externo)

Spa en el Christopher

Al final del largo edificio que domina los acantilados de Pointe Milou, el spa Sisley ofrece una magnífica vista del mar. Cada sala de tratamiento dispone de una terraza donde podrás relajarte después de un masaje, solo frente al horizonte. Después, podrás admirar la puesta de sol desde la orilla o sumergirte en la piscina en forma de concha.

Hotel Christopher St Barth (Enlace externo)

Cocktail en el Barthélemy

Una cabina de avión da la bienvenida a la azotea del Barthélémy, el único rooftop de la isla. El bar WFT (como en Whiskey Tango FoxTrot) tiene vistas a la laguna de Grand Cul de Sac y al Grand étang. En el menú, sorprendentes cócteles como por ejemplo una composición de absenta coronada por un humeante medio limón.

Hotel Le Barthélemy (Enlace externo)

Gastronomía en Villa Marie

Encaramadas sobre el Colombier, en medio de una exuberante vegetación, las habitaciones del hotel Villa Marie están decoradas con muebles de nácar, adornos y tejidos preciosos. Para llegar a ellas, ¡hay que subir! Afortunadamente, el hotel tiene acuerdos para reservar un Mini Moke. El mar brilla en la mesa, en los platos servidos en el elegante salón. La bullabesa, con langosta y pescado local - œil de boeuf, pargo, el dorado - son una delicia.

Villa Marie Saint-Barth (Enlace externo) (Enlace externo)

Cita en Saint-Barthélemy