5 minutos para saber todo sobre el nougat (turrón) de Montélimar

Montélimar, en el corazón de la Drôme Provenzal, es conocido por su calidad de vida y sus excelentes productos: miel, almendras... No es de extrañar que haya hecho del turrón una de sus especialidades. La oportunidad de aprender más sobre esta confitería esencial.

Turrón blanco...

¿Sabías que...? El color del turrón varía principalmente según la cocción de sus ingredientes. Conocido por su untuosidad, el turrón blanco es una mezcla de miel y clara de huevo batida en nieve, cocinada al baño maría, removiéndose lentamente durante casi cinco horas. Sólo cuando su pasta blanca ha doblado su volumen se añade azúcar cocida. Se añaden almendras antes de moldear la masa. El turrón blanco se suele comer como postre. A diferencia del turrón negro, las barras de turrón blanco deben dejarse toda la noche en moldes para ser servidas.

... o turrón negro

El turrón negro, en cambio, es una sabrosa mezcla de miel, claras de huevo y almendras que se cuece a fuego fuerte, removiendo vigorosamente durante cuarenta y cinco minutos para que la miel se caramelice. Debe ser cocinado con rigor. ¡Sólo se necesitan unos segundos de desatención para que el turrón se cocine demasiado y conserve un sabor a quemado! El turrón será cortado en barra unas horas después de ser puesto en la moldura.

La historia del turrón

El turrón es una especialidad provenzal nacida en Marsella. Debe su fama al agrónomo Olivier de Serres que en el siglo XVIII implantó la cultura del almendro en Provenza. La almendra entonces suplanta a la nuez, presente en la receta original. Y el turrón de Montélimar se vuelve un dulce imprescindible. Se ofrece a los visitantes de renombre que visitan la ciudad. En 1701, de vuelta de un viaje a España, los duques de Berry y Borgoña, nietos de Luis XIV, recibieron algunos como regalo. En poco tiempo, este manjar se hizo famoso en Francia y más allá...

El turrón, una tradición provenzal

El turrón de Montélimar es uno de los trece postres que tradicionalmente se sirven en la mesa de Navidad en Provenza. Con los frutos secos, la "pompe à huile" (bomba de aceite), un pastel perfumado con azahar y frutas frescas, es uno de los cuatro postres que desben estar en la mesa de Navidad. Se les llama los "cuatro mendigos" en referencia a las cuatro órdenes religiosas que han hecho voto de pobreza. El turrón blanco y el negro representan a los penitentes.

Transmitir el "savoir faire" del turrón

13 artesanos todavía hacen el turrón de Montélimar. La casa de Arnaud Soubeyran, fundada en 1837, es la más antigua. Durante cuatro generaciones, la empresa familiar ha perpetuado la herencia del turrón regional. El musée du Nougat de Montélimar relata su historia así como la de este manjar de sabor tan particular.

Recetas con turrón para los golosos

En bizcocho, torta, helado... El turrón de Montelimar, tal y como lo conocemos, se prepara en infinitas versiones. Los grandes chefs de la gastronomía francesa reinventan hoy la receta del turrón tradicional de Montélimar. Como Alain Ducasse y su turrón de naranja o Cyril Lignac y su turrón glaseado con miel y frutas confitadas.

El turrón y la Carretera Nacional 7

¡Una pausa golosa en la ruta de las vacaciones!El turrón de Montélimar debe su notoriedad a la carretera nacional 7, la principal vía que antiguamente conducía a los veraneantes del sur de Francia. Desde entonces, millones de visitantes se detienen cada año en Montélimar para un descanso relajante y gourmet. Muchos son los nostálgicos de su infancia que se detienen, todavía hoy, en familia en la zona de la autopista de Montélimar para comprar turrones típicos de la región.

Cita en Montélimar, Occitania Sur de Francia