Los tesoros del Mont Ventoux, el gigante de la Provenza

Este verano, el Mont Ventoux celebra su 70º aniversario del Tour de France por todo lo alto: ¡está prevista una doble ascensión a la cima (1.909 metros) en la 11ª etapa! Se trata de una primicia para esta mítica montaña que, además, celebra su catalogación de Parque Natural Regional. Tantas razones para (re)descubrir a este campeón de todas las categorías. Tanto si te gusta la naturaleza, la gastronomía, el deporte o el arte, aquí tienes 6 maneras de explorar el Gigante de la Provenza desde todos los ángulos.

Con su corona de piedra caliza parecida a la nieve y su enorme silueta sobre la llanura comtadina, el Mont Ventoux siempre ha fascinado a naturalistas, peregrinos, escritores y deportistas. Con una superficie de casi 90.000 hectáreas, su diversidad de climas -mediterráneo en la llanura, extremo en la cumbre-, paisajes y actividades la convierten en un campo inagotable de descubrimientos para el viajero. Entre bosques poblados de ciervos y obras land art, campos de lavanda, olivares y viñedos donde disfrutar de momentos gastronómicos, extensiones lunares para sobrevolar en parapente y talleres artesanos enclavados en pueblos encaramados, te desvelamos los secretos del gigante de la Provenza.

En bicicleta como un campeón o pedaleando tranquilamente

¿Y si sigues (virtualmente) a rueda a un campeón durante el transcurso de una subida a la cumbre? Antes de subir al sillín, necesitarás un poco de entrenamiento, ¡no cualquiera puede subir la montaña pelada! Sobre todo si se toma la ruta más mítica: partiendo de Bedouin, en la vertiente sur, 21,5 km con un 7,45% de pendiente con un desnivel de ¡1.610 metros! La más "fácil", desde Sault hacia el este, sigue requiriendo unas fuertes pantorrillas con un desnivel de 1.213 metros y una pendiente del 5%. También puedes jugar a ser farolillo rojo paseando por los senderos en bicicleta o en una bicicleta de montaña con asistencia eléctrica. Un paseo vigorizante entre las cumbres y las crestas de las Dentelles de Montmirail, el macizo vecino, un paseo tranquilo por la vía Venaissia o un paseo duro por los pueblos encaramados, ¡cada uno puede elegir su nivel! En Sault, como extra, podrás pasar la noche en el Nesk, un hotel, casa rural, restaurante y museo dedicado al ciclismo. Desde los biciclos hasta las bicicletas y los maillots firmados por los grandes campeones, el lugar exhibe las piezas más bellas de la colección de Lino Lazzerini, un niño local y aficionado al ciclismo.

Provenza en bicicleta (Enlace externo)
Hotel le Nesk (Enlace externo)

Caminando como un naturalista o un espeleólogo

¿Te gustaría seguir los pasos de los grandes excursionistas del Ventoux? Con 260 kilómetros de senderos cortos y 117 kilómetros de GR, el parque se presta a todo tipo de caminatas. Partiendo de la estación de Mont Serein (1.400 metros), te invitamos a seguir los pasos de Jean-Henri Fabre, el famoso naturalista del siglo XIX que realizó sus investigaciones en la región. En dos recorridos en bucle de 1 hora o 2 horas 30 minutos y 19 paneles explicativos, un bonito sendero dedicado a su memoria revela la esencia del Mont Ventoux. El programa de la ruta incluye: flora, fauna, historia y geología. En el Plateau d'Albion, la excursión se puede hacer en plan espeleólogo: con 450 cuevas de hasta 980 metros de profundidad, ¡es uno de los macizos kársticos más importantes de Francia! Iniciación, en versión descubrimiento o deportivo, todos los medios son buenos para sumergirse en las entrañas de la montaña. ¿Sabrás reconocer las estalactitas?

De forma creativa con los artesanos

Azul con un toque de malva en los campos de lavanda, azul celeste como el cielo provenzal o azul pastel en las contraventanas... ¡En su taller del pueblo de Brantes, Véronique Dornier ve la vida en azul provenzal! Desde hace más de 20 años, esta santonera autodidacta mantiene la tradición del famoso "santoun" del belén. Pastores, bailarinas de farandula o molineros: bajo su pincel, las figuritas que evocan los pequeños oficios antiguos se adornan con motivos revisitados y ¡una treintena de tonos de azul! En Pernes-les-Fontaines, Sylvie y Michel Carles dan forma a una arcilla roja que esmaltan con blanco, creando composiciones bicolores inspiradas en formas vegetales y en su gran vecino, su "brújula" y su musa. El Mont Ventoux no deja de inspirar a los creadores: en cada pueblo del Parque Natural Regional, artistas y artesanos perpetúan sus habilidades y oficios a la sombra del gigante.

Los Santones de Veronique Dornier (Enlace externo)
Sylvie y Michel Carles (Enlace externo)
Oficios de Arte en Ventoux (Enlace externo)

Versión gastronómica, bocados de naturaleza

Muscat del Ventoux, cereza de Monts de Venasque, fresa de Carpentras, "Huile d'olive de Provence", el mapa de las denominaciones de origen y de las especialidades es un verdadero itinerario gastronómico. En Savoillans, donde el azul lavanda se mezcla con el dorado de la pequeña espelta en verano, los panaderos de Au soleil levain han puesto al día este cereal ancestral. Horneados a fuego de leña y con harinas ecológicas, sus panes se adornan con productos locales como el membrillo, castañas y nueces. En Brantes, las Aventurières du Goût te invitan a... ¡recolectar tu almuerzo! En compañía de un etnobotánico y un cocinero, aprenderás a elegir plantas silvestres comestibles para "cocinar la naturaleza". Para el postre, hacemos una pausa en Saint-Didier en Silvain's, ¡una familia de turroneros! Desde los campos de almendros hasta las colmenas, seguimos la elaboración de sus dulces a base de almendras y miel 100% francesa. En el Domaine des Chancel, en Mormoiron, un "camino sensacional" a través de las 14 hectáreas de viñas en reconversión ecológica, invita a descubrir el vino en plena conciencia. El colofón, una vez al mes: un picnic gourmet preparado por un gran chef de la región y acompañado de vinos de la casa.

Panadería Le Soleil Levain (Enlace externo)
Les Aventurières du Goût (Enlace externo)
Silvain - Paysans nougatiers (Enlace externo)
Domaine les Chancel (Enlace externo)

Lado artístico por los caminos del land art

¿Conoces el land art? En el Mont Ventoux, este movimiento artístico contemporáneo que utiliza la naturaleza como soporte y material ha florecido en su vertiente norte, la más salvaje. Dos recorridos salpicados de extrañas obras te invitan a sumergirte en un gran baño de oxígeno y cultura. En el Jardin Singulier, en la antigua casa del guarda forestal de Saint-Léger-du-Ventoux, un lugar híbrido que es al mismo tiempo librería, café-restaurante, espacio para exposiciones y conciertos, un circuito artístico revela extrañas instalaciones. Juegos de espejos, puertas misteriosas o laberintos, el bosque cobra vida, estimulando la imaginación a cada paso. A partir de Savoillans, un sendero sube entre hayas, robles y pinos. Desde 2013, los artistas internacionales en residencia han sembrado allí tantas creaciones como pequeños guijarros hay. Velas que ondean al viento, árboles que miran, manos que se escapan de un tronco hueco... ¡Escucha con atención y oirás al bosque contar sus historias!

El Jardín Singular (Enlace externo)
Sendero de Arte y Naturaleza (Enlace externo)

Opción 100% insólita, en parapente, en patinete eléctrico, o de noche

¡Observar más de 150 especies de aves termina por darte alas! Ya sea en un vuelo de descubrimiento sobre el Pays de Sault o en un sensacional despegue desde la cima del Mont Ventoux, con sus 1.500 metros de desnivel, el parapente ofrece una visión diferente del gigante. Visto desde el cielo, su gama de paisajes se revela entre el desierto de piedra, las suaves laderas cultivadas y los acantilados. Numerosos mundos que también puedes explorar en un patinete eléctrico. Otro reto a realizar: una subida nocturna al Gigante de Provenza con un desnivel de 500 o 1.500 metros a través del pedregal a la luz de la luna o de las linternas frontales. Al final, el espectáculo es grandioso: ¡un amanecer con una vista panorámica del valle del Ródano y los Alpes! También puedes optar por una subida al atardecer, o programar una noche especial en otoño para escuchar el bramido del ciervo. Los escalofríos están garantizados cuando los reyes del bosque comienzan su concierto...

Cita en el Mont Ventoux, en Provenza