24 horas en un Palace: La Bastide de Gordes

article ImP-24HeuresPalaceBastideGordes 1120x490
En Provenza, en el corazón del Luberon, aferrada al acantilado de uno de los pueblos más bellos de Francia, la Bastide de Gordes llama la atención de inmediato.

Esta antigua casa señorial del siglo XVIII ha sido magníficamente reconstruida y renovada por maestros artesanos. Ha sabido acceder en 2016, como es natural, a la categoría Palace.

9h: Baño con vistas sobre Alpilles

¿Qué tal si el día empieza con un baño en esta piscina de línea perfecta? Cavada entre el cielo y el valle, en una de las muchas terrazas de La Bastide, la piscina de 25 metros se calienta a 30°. ¿Qué importa si el aire de la mañana es un poco fresco? Qué alegría que el agua de un hermoso y profundo azul se funda maravillosamente con el paisaje.

10h: Desayuno en la suite

Ya sea con vistas a la ciudadela de Gordes o a las suaves ondulaciones del valle de Alpilles, las 34 habitaciones y 6 suites de La Bastide ofrecen vistas espectaculares y un ambiente auténtico. En este hogar ancestral, que ha sabido reconectarse con el espíritu de los castillos de los Condes de Provenza, cada momento del día es excepcional. En la terraza de la Suite Soubise, uno de esos momentos es el desayuno.

11h: Una joya de habitación

Cuadros, cómodas, jarrones, apliques y objetos encontrados en tiendas de antigüedades amueblan la Bastide con un delicado sentido del detalle. Los suelos de parquets, los tapices de época. Toda la colección de "Las Pléyades" tapizan la biblioteca y la pantalla del televisor se diluye en un gran espejo. ¡Nos encanta cuando el siglo XVIII se invita con este exquisito gusto en las habitaciones, suites y salones.

13h: Comida en la terraza en la Orangerie

En la terraza panorámica de la Orangerie, uno de los tres restaurantes de la Bastide, es hora de disfrutar de un almuerzo con los colores y sabores de la Provenza. ¿Demasiado calor? La frescura del jardín de invierno será bienvenida. Techos con vigas vistas, grandes ventanales con vista directa al valle y los Alpilles, olivos, moreras... ¡Comienza el espectáculo!

16h: Viaje sensorial en el spa

Cavado en la roca, en el corazón de la Bastide, surge un increíble spa: 1.600 m2 en dos niveles, donde se percibe la mineralidad y la autenticidad, y la promesa de embarcarnos en un viaje sensorial y meditativo. La simplicidad casi monástica de las salas de tratamiento y los tratamientos de Sisley son una invitación a concentrarse en uno mismo. También se puede recibir un masaje al aire libre, a la sombra de un olivo centenario. A destacar la sala de relajación con camas con dosel. ¡Lo nunca visto, como en el resto del spa!

18h: Paréntesis en la piscina interior

¡Mágica, especialmente al anochecer! La piscina del spa se abre a un panorama de ensueño. A lo largo del valle de suave pendiente, las masías provenzales flanqueadas por cipreses y olivos crean tras los grandes ventanales una decoración de autenticidad reconfortante.

21h: Cena con estrellas en Pèir

Pèir significa "piedra" en el buen patois provenzal, pero es una cocina alejada de los clichés la que se sirve en el restaurante con estrellas Michelin de Pierre Gagnaire en la Bastide. En una íntima sala abovedada con solo 8 mesas, los platos imaginados por el chef son como cuadros que se disfrutan con deleite tanto como la impresionante vista desde la terraza. ¡Reserva imperativa!

8h: Nos contemplan ocho siglos

Es con pasos silenciosos que dejas la Bastide llevándote contigo el espíritu de esta morada del buen vivir y revivir ocho siglos de historia. Apreciamos de haber sido durante el espacio de unos días como el amigo privilegiado de un noble. Será necesario volver para estar junto a las llamas en la gran sala de estar o para las noches estrelladas en las terrazas.

Palace La Bastide de Gordes