Qué hacer

Visita
Francia 

Recorrido por los lugares culturales de excepción o paseo por las cumbres. En pareja por la ruta de los vinos o de crucero con los niños… ¿Qué viaje por Francia harás en esta ocasión?

Manosque, ciudad de cultura

Manosque

Con su centro medieval y su tradición literaria, Manosque es una ciudad donde la cultura se vive de forma concreta.

Festivales aparte, la localidad te entrega su alma a través de sus callejuelas y monumentos. Su dimensión literaria se puede sentir al visitar la casa de Jean Giono o el Centro Literario, o al participar en los Paseos Literarios alrededor de la ciudad. A lo largo de tus itinerarios, vivirás una cultura muy provenzal, la de los productos de la tierra: aceitunas, vino, miel, almendras, lavanda y productos de la ganadería.

La ciudad de Jean Giono, autor de “El húsar en el tejado”, ofrece a todos sus visitantes una bocanada de cultura. Si bien el punto álgido tiene lugar en agosto y en septiembre durante los festivales literarios (ver el apartado Concurso EDEN), el resto del año también te ofrece otros atractivos, como la visita a la Casa de Jean Giono que te muestra el universo íntimo del escritor. Hay otra visita que no debes perderte: la del Centro Jean Giono. Este espacio literario cultural ofrece unos recorridos escenográficos, exposiciones temporales y talleres sobre la obra de Giono y la literatura en general.

Otra forma de conocer la relación entre la literatura y la región: los paseos literarios alrededor de Manosque, organizados por el Centro Jean Giono. Tienen un doble interés: comprender mejor la obra de Giono conociendo los lugares que le inspiraron y descubrir la Alta Provenza comprendiendo la dimensión literaria de sus lugares. Varían cada año y suelen organizarse principalmente en verano.

Por último, Manosque narra siglos de cultura a través de sus monumentos. Su centro histórico, que data de la Edad Media, está perfectamente conservado. Es un verdadero festival del arte de la piedra y del urbanismo con sus plazoletas, sus callejuelas y sus numerosos edificios de los siglos anteriores: puertas medievales, iglesias románicas, el ayuntamiento renacentista, palacetes del siglo XVII, fuentes provenzales… Existen varios itinerarios para descubrirlo, por ejemplo para las familias (acompañado de un cuaderno para los niños) o alrededor de las fuentes, tan características del urbanismo de Provenza.

Las especialidades provenzales

El País de Manosque ofrece asimismo unas tradiciones agrícolas y pastorales reputadas.

La meseta de Valensole cuenta con la mayor concentración de campos de lavanda de Francia. Un circuito en coche de un día permite conocer la región. En la mayoría de los pueblos visitados, como en Valensole o en Gréoux-les-Bains, unas tiendas ofrecen numerosos productos realizados a partir de esta planta prodigiosa, de los perfumes a los aceites esenciales. La apicultura abunda también en la región y podrás saborear una miel deliciosa, entre ella numerosas mieles de lavanda, naturalmente.

El valle del Durance y el Lubéron producen unas aceitunas exquisitas y buenos vinos tintos y rosados. Por su parte, las mesetas situadas sobre Manosque son zonas de rebaños y productos lácteos. El Banon es un delicioso queso de cabra producido en las colinas tan queridas por Giono, en los paisajes que tan a menudo sirven de marco para sus intrigas. Todos estos productos podrás encontrarlos directamente en los establecimientos de productores, en los comercios locales o en la Agrupación de Oleicultores de Alta Provenza y del Lubéron (209 boulevard du Temps Perdu, en Manosque), en los Pastores de Saint Roustagne (Le Clos de Portales en Manosque) o la Cave de la Madeleine (en Volx).

manosque 

Ir más
lejos