Pirineos: 6 estancias insólitas en la nieve

Este invierno en las montañas, salgamos de los caminos trillados y pernoctemos en lugares inusuales y olvidemos la civilización.

Para ayudarte a organizar unas vacaciones de esquí inolvidables, hemos encontrado seis lugares radicalmente diferentes para alojarse. Hay para todos los gustos.

En un granero como un granjero, en la Bolquère.

Aferrados a las montañas a una altitud de 1.650 m, diez auténticos graneros alpinos centenarios de piedras antiguas, rematados con troncos de madera, se han transformado en refugios ultra acogedores. Les Chalets Secrets forman una verdadera aldea con spa, jacuzzi, terraza solarium y mesa gourmet d'hôte. La decoración está compuesta de antiguas láminas de alerce, pizarra y pieles de animales, ofreciendo un entorno extraordinario. El encanto de antaño, en versión de lujo, a pocas huellas de la pistas de esquí de Pirineos 2000 y Font-Romeu.
Les Chalets Secrets (Enlace externo)

En los árboles como las ardillas, en el Gran Tourmalet

¿Quién no ha soñado nunca con dormir en una cabaña posada en los árboles, acunada por los silbidos del viento? Una experiencia a probar también bajo la nieve, en las cabañas de Payolle, en Le Grand Tourmalet. De forma hexagonal o cilíndrica, tres acogedores nidos con una capacidad de 2 a 8 personas cuelgan a varios metros del suelo frente a un paisaje impresionante. La cesta de la comida sera izada hasta tu terraza...
Cabanes Perchées de Payolle (Enlace externo)

En una estación científica como un astrónomo, en el Pic du Midi.

Situado a 2.877 m de altitud y accesible por teleférico, el Observatorio del Pic du Midi de Bigorre abre sus puertas a los descubrimientos de la bóveda celeste en compañía de astrónomos, a las cenas gourmet frente al cielo puro iluminado por la Osa Polar. Los afortunados pueden incluso pasar la noche en una de las 15 habitaciones para observar las estrellas y ver el amanecer, cuando el panorama de hielo se abraza al infinito.
Pic du Midi (Enlace externo)

En un iglú como un esquimal, en Font-Romeu

¿Qué puede ser más exótico que pasar la noche en un iglú con tu familia o amigos? Primero llegamos al paso de Puymorens con raquetas de nieve y luego construimos su iglú aprendiendo a sobrevivir en la nieve. Después de una comida caliente servida en un refugio cercano, nos acurrucamos en su saco de dormir, con la cabeza llena de historias de tramperos. Al día siguiente, caminata con raquetas de nieve a través de valles suspendidos, bosques profundos y un lago congelado.
En un iglú en Font-Romeu (Enlace externo)

En una tienda de campaña como un trampero, en Gourette

En el valle de Ossau, Aventure Nordique ofrece uno de los refugios más sorprendentes. ¿El concepto? Dormir sobre la nieve en un Snow Pod, una especie de gran barril de madera convertido en un acogedor nido para dos, o en una Wild Dome, estas divertidas cúpulas geodésicas situadas en una terraza de madera con vistas al paisaje. La experiencia se acompaña de caminatas nocturnas con raquetas de nieve, una cena festiva, un baño nórdico a 38° e incluso descensos de Snake Gliss, con trineos que se aferran entre sí para formar un largo quitanieves.
Trampero por una noche (Enlace externo)

En una cabaña como un pastor, en el valle de Ossau.

Los que sueñan con desconectarse totalmente van al encantador pueblo de Laruns, en el corazón del valle de Ossau. Acompañados de un monitor, se dirigirán con raquetas de nieve al Parque Nacional de los Pirineos siguiendo el rastro de la marta y los rebecos, para luego pasar la noche bajo el edredón de plumas en una cabaña de pastor perdida en el bosque, el Cabane d'Arregatiou. Momentos mágicos para compartir con la familia o amigos.
Cabane d'Arregatiou (Enlace externo)

Cita en los Pirineos