7 actividades que te van a dejar helado en los Pirineos

Más insólito, más divertido, más deportivo... Una pequeña selección de actividades originales para disfrutar este invierno en las estaciones de los Pirineos.

Adrenalina con el parapente, el yooner o el biatlón... Meditación con yoga-raquetas o baños calientes bajo copos de nieve... Insólito en la cima de las pistas con una apisonadora... La nieve es para divertirse. La prueba de ello, entre nuestras favoritas, estas siete actividades que te van a dejar helado.

Plantar el caballete en la nieve, en el valle de Ossau

Las estaciones de Artouste y Gourette te llevarán esta temporada con todo su equipo de acuarelas al corazón de los más bellos paisajes del valle de Ossau. Una expedición con raquetas de nieve con pausas para tomar fotos, bocetos y tiempo de observación. Después de un picnic al sol, plantarás tu caballete en un mirador panorámico en medio de la nieve para probar con los pinceles. Todo ello en compañía de un guía artista pintor.
Prepara tu estancia en Laruns Artouste (Enlace externo)

Ascender por las pistas con una apisonadora, en Grand Tourmalet

Al entrar en la cabina de la apisonadora, esta máquina de orugas aplasta los baches y los terrones de nieve de las pistas de esquí... Es el sueño de un niño que debes cumplir en Le Grand Tourmalet: puedes acompañar al conductor de la apisonadora por la noche, con la impresión de tener toda la estación para ti. Puesta de sol en cinemascope sobre las pistas, misteriosos crepúsculos de la montaña por la noche, luminiscencia de la nieve...
Prepara tu estancia en Grand Tourmalet (Enlace externo)

Combinar deslizamiento y tiro con carabina, en Beille

La zona de esquí nórdico más bella de los Pirineos introduce ahora al público en general al biatlón, una disciplina militar que combina el esquí de fondo y el tiro con carabina. Primero, nos ejercitamos en un circuito. Después de una carrera sostenida llegamos al campo de tiro para tomar la posición correcta. Tumbado en la nieve, con los esquís puestos, con una carabina al hombro, apuntas a tu objetivo. Rigor, resistencia, concentración: ¡la alegría es inmensa cuando acertamos al blanco a la primera!
Prepara tu estancia en Beille (Enlace externo)

Descenso por la pendiente en yooner, en Font-Romeu

El trineo no es sólo para niños, ni tampoco solo para disfrutarlo a pie de pistas. Gracias al yooner, una versión moderna del paret - extraño artilugio de antaño con un largo patín de madera y una tabla para sentarse-, podemos bajar por las pistas más empinadas de Font-Romeu con trayectorias similares a las de los esquiadores. Un nuevo arte del esquí que está de moda porque permite a los no esquiadores seguir a sus amigos en las pistas. ¡Sensaciones garantizadas!
Prepara tu estancia en Font-Romeu (Enlace externo)

Meditar en la nieve, en Saint-Lary

Para los que sueñan con tomarse el tiempo para detenerse y contemplar la montaña, qué mejor que estos nuevos cursos de raquetas de nieve y yoga diseñados por la estación de Saint-Lary. A través de paisajes prístinos, seguirás a un maestro yogui para aprender a elevar tu mente a través de la meditación y relajarte mientras te estiras en la nieve polvo mientras captas la energía de la montaña. La experiencia se complementa con talleres de cocina saludable y sesiones de spa. Zenitud absoluta garantizada!
Prepara tu estancia en Saint-Lary (Enlace externo)

Sobrevolar las montañas, en Peyragudes

¿Te apetece planear? ¿Para ver tus espátulas flotando sobre las montañas? Esta temporada, la estación de Peyragudes ofrece bautizos de vuelo en parapente. El despegue, junto con un instructor calificado, se realiza con esquís desde la cresta más alta de la estación. Después de un vuelo mágico con vistas a las pistas y a los bosques nevados, el aterrizaje se realiza de forma muy suave, a 1.200 m más abajo en Loudenvielle, mediante un largo deslizamiento con los esquís. ¡Una extraordinaria sensación de libertad!
Prepara tu estancia en Peyragudes (Enlace externo)

Bañarse al aire libre, en Dorres

Gracias a sus aguas termales, los Pirineos han practicado el termalismo desde tiempos inmemoriales. Un arte de vivir muy glamoroso que comparten deliciosamente esquiadores y senderistas cansados al final del día. Como en los Bains de Dorres (entre Font-Romeu y Bourg-Madame), donde grandes piscinas humeantes lanzan al aire geiseres de agua naturalmente caliente a 40°, rica en oligoelementos. Perfecto para prevenir dolores y dejar que tu mente se desplace frente a un paisaje encantador.
Prepara tu estancia en los Pirineos Orientales (Enlace externo)