Los Pirineos, destino para el bienestar

De Cahors a Perpiñán, pasando por Nîmes y Tarbes, el sur de Francia tiene mucho para seducirte y mimarte. Para un tratamiento de spa o simplemente para unas horas de pura relajación, te llevamos a descubrir los balnearios o sitios termolúdicos dedicados al bienestar.

La región cuenta con 31 balnearios y más de 10 centros termolúdicos (a menudo asociados a los Baños).

Relajación en las montañas de los Pirineos

Hemos seleccionado algunos centros notables. Todos estos establecimientos están situados en el magnífico entorno natural de los Pirineos o en la soleada tranquilidad del campo. Todos ellos se benefician de un entorno privilegiado que favorece el rejuvenecimiento y la relajación.

Balnéa
Balnéa se encuentra en los Pirineos, es la pionera de los balnearios y centros termolúdicos de la región. Situada en el magnífico valle de Louron, a orillas del lago Genos-Loudenvielle, y rodeada de una cadena de altas cumbres con nieves eternas, Balnéa te lleva en un viaje alrededor del mundo con sus baños romanos, amerindios, japoneses o incas: estos mundos diferentes, alternativamente relajantes o lúdicos, hacen de Balnéa un lugar ideal para relajarse y disfrutar en familia.

Los baños del Rocher en Cauterets
Les Bains du Rocher es otra razón para descubrir Cauterets, un famoso balneario de los Altos Pirineos. Un lugar para relajarse y ponerse en forma, este spa vive en ósmosis con su entorno montañoso. En la ladera de una montaña, Les Bains du Rocher domina ligeramente Les Cauterets y ofrece un ambiente muy sereno, al borde de un espléndido hayedo.

Luchon Forme et Bien-Être
El espacio Luchon Forme et Bien-Être alberga dos pequeñas maravillas: una piscina de relajación redonda y majestuosa, combinada con un vaporarium subterráneo natural excavado en las montañas y único en Europa. En este entorno excepcional, que es a la vez un placer y un descubrimiento, podrás relajarte en contacto con las aguas termales de Luchon, uno de los balnearios más antiguos y famosos de la región.
Su vaporarium, ya utilizado por los romanos, consiste en una red de galerías subterráneas de más de 150 metros de longitud. El agua termal cargada de azufre, que proviene de las profundidades de la tierra, se filtra a través de las paredes rocosas, liberando un vapor que oscila entre los 38°C y los 42°C. La piscina de relajación, por otro lado, está abierta sobre las montañas gracias a su fachada curva de cristal.

En el campo

Disfruta de otra forma de sumergirte en los beneficios del agua termal con los espacios de bienestar de Castéra-Verduzan, Lectoure y Barbotan en el Gers o Cransac en Aveyron. Después, podrás combinar una sesión de bienestar con el estilo de vida único de la región mientras exploras los mil y un tesoros del patrimonio local, entre pueblos preservados y paisajes de tarjeta postal.

Cita en los Pirineos