Redescubrimos París y su región con Votre Tour du Monde

Aprovechamos que París y sus alrededores son menos visitados en estos momentos para redescubrir la región y sus monumentos. Votre Tour du Monde te ofrece un programa que mezcla lo insólito y lo ineludible, en la ciudad o en el verde, para consumir sin moderación durante la temporada baja.

Todas las miradas en la capital

Si hay un monumento que (re)descubrir en París, ese es la Torre Eiffel. Puedes aprovechar este periodo para disfrutar al máximo de la experiencia, sin (casi) hacer cola gracias al sistema de venta de entradas en línea. Nos encontramos en la cima para ver el amanecer. El tiempo se detiene y nos deja todo el tiempo para la contemplación.

De vuelta a la tierra para pasear por la ciudad. Algunas callecitas, bien escondidas, parecen haber sido hechas para estos momentos de paseo, para deambular. Es el caso de la rue des Thermopyles, la Cour du Bel-Air, el Passage des Soupirs y tantos otros. Floridas, adoquinadas y decoradas, ofrecen un interludio encantador en el centro de la capital.

También puedes aprovechar la disminución del número de visitantes para participar en las actividades insólitas para las que París tiene la llave. Un taller de grafitis, por ejemplo. En pocas horas y acompañado por un profesional, habrás dejado tu huella en un muro parisino. Solo, con amigos o en pareja, la experiencia es única y divertida.

Otra experiencia ineludible es sumergirse literalmente en el corazón del arte en l'Atelier des Lumières, donde no te olvides de reservar una visita en línea. Desde los primeros pasos en este centro de arte uno se siente abrumado por las animadas obras de arte que cubren los suelos, los techos, las paredes e incluso los visitantes. Una oportunidad para visitar París de una manera inusual, con una inmersión total y una experiencia inolvidable.

Torre Eiffel (Enlace externo)
Atelier Fresh Street Art Tour París (Enlace externo)
l'Atelier des Lumières (Enlace externo)

Oxigenarse en el bosque de Fontainebleau

Abandonamos la capital para unirnos al Sena y el Marne y, más concretamente, a Fontainebleau, al sureste de París. Dirígete al bosque de Fontainebleau, donde nada menos que 22.000 hectáreas de naturaleza preservada permiten respirar y ofrecen un magnífico panorama en temporada baja. Auténtico pulmón verde, el bosque de Fontainebleau es uno de los preferidos de los paseantes, senderistas, deportistas y familias.

Te recomendamos dos lugares totalmente insólitos que no debes perderte durante tu paseo. La primera, una increíble roca con forma de elefante en el corazón del bosque, está cerca de Barbizon, un magnífico pueblo cuyo encanto ha enamorado a muchos artistas, desde Monet a Renoir pasando por Rousseau.

El otro lugar insólito en el corazón del bosque de Fontainebleau es... ¡una playa! Les sables du cul du chien" (sí, ese es el nombre) están situadas en el corazón del Massif des trois pignons y ofrecen una increíble extensión de arena en medio de los pinos. El suroeste, a pocos minutos de París.

Fontainebleau Tourisme (Enlace externo)

Aprender en el castillo de Fontainebleau

Si hay otra visita obligada entre lo que ofrece la ciudad de Fontainebleau, es por supuesto el castillo. Este sublime edificio ha visto instalarse aquí a reyes y emperadores franceses uno tras otro, hasta el punto de recibir el apodo de "Residencia de los Reyes".

Un flamante y rico patrimonio que se encuentra hoy en día en cada rincón del castillo de 1.500 habitaciones, hasta en las 130 hectáreas de parques y jardines que lo rodean. Una visita verdaderamente intemporal al corazón de la historia de Francia.

Castillo de Fontainebleau (Enlace externo)

Cita en París y su región