10 ideas de paseos en familia por el pulmón verde de la Región de París, para disfrutar y pasear

Entre pintorescos huertos, parques míticos y encantadoras rosaledas, París y su región esta llena de oportunidades para realizar escapadas verdes que permiten desconectar del bullicio de la ciudad, ofrecer un poco de aire fresco a tus hijos e introducirlos en los misterios de la botánica. ¡Sigue esta guía de 10 espacios verdes excepcionales!

Gran Trianón de Versalles: pasear por los jardines del Rey Sol

¿Cómo puedes permanecer impasible ante las suntuosas estancias del castillo de Versalles, la riqueza de sus ornamentos, la abundancia de su oro y la belleza de sus muebles? Si después de la visita tus hijos necesitan un poco de aire fresco, llévelos a los jardines del Gran Trianón, que parecen extenderse sin fin bajo las ventanas de la residencia del Rey Sol. Podrán deambular por los senderos, dejándote libre para admirar los numerosos parterres y contemplar las estatuas y otras joyas arquitectónicas que los bordean, como la famosa fuente "Cascada". También puedes visitar las casas de hielo, pequeñas construcciones con ingeniosas técnicas de aislamiento en las que se almacenaba el hielo.

Jardín del Museo Rodin: tras los pasos del genio y traviesos conejos

El Museo Rodin te ofrece el privilegio de admirar las estatuas inmortales del artista, como El Pensador y Afrodita, en medio de un entorno verde enclavado en el corazón de París. El parque ocupa 3 hectáreas y está compuesto por estanques, rosaledas, césped y parterres. Tómate el tiempo de comentar las emociones que estas magníficas estatuas despiertan en jóvenes y mayores, antes de entrar en el museo que fue el estudio del escultor. Y no te sorprendas si, en la curva de una arboleda, te encuentras cara a cara con uno de los muchos conejos que se han instalado en el parque...

Rosaleda de Val-de-Marne: cerca de 3.000 variedades de rosas

Con sus parterres de rosas de té, rosas gálicas y antiguas variedades del Lejano Oriente, la Roseraie du Val-de-Marne fue la primera de su clase cuando se creó a finales del siglo XIX. El parque cuenta ahora con 13 jardines de colección que contienen más de 3.000 variedades de rosas, muchas de las cuales son rarezas creadas entre 1850 y 1950. No dejes de explorar este maravilloso jardín, donde podrás aprender todo sobre el encantador mundo de las rosas.

Rosaleda de Provins: "Mignonne, allons voir si la rose..."

"Bonita, vamos a ver si la rosa...". La ciudad fortificada de Provins, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, está a un paso de París. Al pie de sus murallas se encuentra una rosaleda donde crecen más de 450 variedades de rosas. Ven a descubrir estos parterres perfumados y trata de encontrar la Rosa gallica officinalis, una variedad que Thibaud IV de Champagne trajo de las Cruzadas en 1240.

Jardín de Plantas: entre mamuts y plantas raras

El bien llamado Jardin des Plantes es la parada natural ideal para descansar del ajetreo de la capital. Creado en 1632, es un verdadero santuario de la biodiversidad. Puedes tumbarte en la suave hierba del césped para hacer un simple picnic o embarcarte en una emocionante exploración del mundo animal y vegetal. También alberga el Museo Nacional de Historia Natural y su colección única de esqueletos de dinosaurios y mamuts. ¡No hay que perdérsela!

Dominio de Chamarande: a la búsqueda de un lugar original

Situado a tan solo 35 kilómetros de la capital, este magnífico castillo del siglo XVII y su espacio natural de casi 100 hectáreas te deleitarán con su belleza y diversidad. Aprovecha las vastas extensiones del bosque de Belvedere, el valle de Juine, los prados y los jardines para tomar aire puro. Para animar la visita, descubre el patrimonio de forma divertida e instructiva a través de uno de los juegos de pistas de la aplicación Paris Region Adventures.

El Huerto del Rey en Versalles: cultivos dignos en la mesa de un monarca

Versalles es mucho más que la lujosa opulencia de una época pasada. Cerca de su castillo, Luis XIV tenía un magnífico huerto plantado con 60 variedades de árboles frutales en los que todavía hoy se practican técnicas de poda a la antigua. Para llegar hasta allí, seguirás el itinerario que el propio monarca gustaba de hacer: bajarás del castillo por la "Cent marches" (cien pasos) que bordea la Orangerie (invernadero), luego subirás por la avenida plantada de magníficos perales hasta los parterres del Grand Carré, donde el rey solía entretenerse para observar el trabajo de sus jóvenes jardineros. El Huerto del Rey también puede descubrirse de forma lúdica a través de una de las búsquedas del tesoro de la aplicación Paris Region Adventures.

Dominio de Saint-Jean de Beauregard: un verdadero oasis en las afueras de París

A una treintena de kilómetros de París se encuentra el notable conjunto arquitectónico de Saint-Jean de Beauregard, que incluye un castillo, establos, un palomar, un parque y un huerto. Este último, de dos hectáreas, es uno de los destinos favoritos de los amantes de los jardines. La profusión de flores, frutas y verduras que allí se encuentra despertará los sentidos de grandes y pequeños. Algunas variedades son raras. Intenta, por ejemplo, encontrar plantas de la inusual espinaca fresa...

Abadía de Royaumont: viaje al s. XIII

Descubre cómo vivían los monjes hace 8 siglos. A una hora y media de París, la Abadía de Royaumont y sus 6,5 hectáreas de espacios verdes te encantarán. Descubrirás, entre otras cosas, el jardín del claustro diseñado según un modelo medieval, así como el huerto, donde los monjes combinaron las técnicas de cultivo tradicionales con métodos de producción experimentales. El claustro fue restaurado en 2016 y conserva sus principales edificios, los más llamativos de los cuales se pueden visitar.

Cita en París y su región