Cómo Alain Ducasse reinventa el crucero por el Sena

Pensamos que sabíamos todo sobre el Sena, inmutable entre Notre Dame, los puentes históricos y la multitud de barcos de cruceros. Un encanto intemporal. Pero cuando el chef Alain Ducasse alardea de que su cocina navega por el río, entonces nos esperan muchas sorpresas. 1, 2, 3... Te contamos por qué.

1. Ducasse sur Seine, un barco-restaurante ecológico

Antes de hablar de cocina, el chef menciona la arquitectura naval de su barco-restaurante en el Sena, para desear la "bienvenida en este crucero en un barco eléctrico, limpio y silencioso, un anticipo de lo que será la nueva movilidad urbana, respetuosa con el planeta".

Aquí navegamos y saboreamos, pero en modo responsable y sostenible. El arquitecto Gérard Ronzatti, diseñador de este primer barco-restaurante 100% eléctrico, resume: "La navegación a bordo del Ducasse sur Seine será como un travelling de París". Glamour!

2. Un verdadero viaje gastronómico

Nos deslizamos por el Sena y ya es mágico. Pero cuando el equipo de 36 cocineros y pasteleros dirigido por el chef François Fauvel nos ofrece el menú diseñado por Alain Ducasse, el espectáculo también está en el plato y la boca se hace agua.

Ducasse en Seine promete una cocina francesa contemporánea, maridajes de vino y comida reuniendo los más suntuosos crus de viñedos franceses y un concentrado de sabores nacidos de la maceración de especias, de cocinar con costra a la sal y salsas de fuerte sabor apreciados por el famoso chef...

3. Una nueva mirada sobre París

Embarcamos en la orilla derecha, frente a la colina de Chaillot. Difícil de hacerlo más espectacular, entre el Trocadero y la Torre Eiffel.

Día y noche, los museos, los monumentos, Notre Dame, el Louvre, el museo de Orsay, la Ile de la Cité, la Ile Saint-Louis... y las orillas del Sena, cuentan la historia de París, París hoy y mañana.

En la cena, el barco se desliza silenciosamente en la ciudad, que parece dormida. El crucero termina donde comenzó, pero en la otra orilla, justo al pie de la Torre Eiffel, en el momento en que la Grande Dame brilla con todos sus fuegos, aún más irresistible.

Y si tienes prisa, Ducasse sur Seine también se saborea en el muelle, a la hora del té.

Ir al restaurante Ducasse sur Seine en París 

En París, nos embarcamos en el barco-restaurante Ducasse sur Seine en el puerto Debilly, frente a la colina de Chaillot y la Torre Eiffel, en la orilla derecha del Sena.