Al asalto del sendero cátaro con un especialista en senderismo, Jérémy Banel

De los Pirineos hasta el Mediterráneo, el sendero cátaro ofrece una variedad de paisajes sorprendentes a lo largo de cerca de 300 km. Esta excursión ofrece unas vistas increíbles y un patrimonio de enorme riqueza con los castillos cátaros. Jérémy Banel, especialista del senderismo, nos guía.

Punto de partida: Foix

Para empezar nuestra visita al País Cátaro, primero nos dirigimos a la localidad de Foix, capital del departamento de Ariège, con su castillo-museo que data del siglo XII. Recientemente restaurado, este destacado lugar cuenta ahora con un museo de más de 2.000 m². Pero no podemos permanecer mucho tiempo porque la montaña nos llama. Debemos dejar la ciudad para dirigirnos a un magnífico recorrido con vistas sobre las hermosas montañas del Alto Ariège. Este itinerario GR367 tiene alrededor de 270 km que pueden hacerse en varias etapas. La excursión es modulable, en función de tu experiencia y de tus ganas, y el recorrido puede hacerse tanto del oeste al este como en sentido contrario. El itinerario puede realizarse a pie, en bicicleta todoterreno o incluso a caballo.

El pueblo y el castillo de Roquefixade

Nuestra primera etapa nos conduce a Roquefixade, que se encuentra ya a 700 metros de altitud. Encaramado sobre un impresionante promontorio de 900 m de altura, el castillo de Roquefixade se remonta al siglo XI y ofrece unas vistas excepcionales de 360° de los Pirineos y los alrededores. Este lugar ha sido testigo de acontecimientos importantes a lo largo de los últimos siglos, desde la decapitación entre sus muros del duque de Montmorency a la destrucción del castillo, ordenada por Luis XIII. Una buena noticia: el acceso es gratuito durante todo el año.
Tras recorrer los hermosos bosques de los Montes de Olmes, pasamos a continuación cerca del Pog de Montségur. ¡Tú verás si te sientes capaz de subir hasta la cumbre! ¿Sabías que la palabra “pog” es una forma local del término latino “podium”, que significa “eminencia”? Es el equivalente a la palabra “puech” utilizada en Nîmes y “puy” en el resto de Francia. Se dice para un tipo de montaña con una forma especial de pan de azúcar.
- El pueblo de Roquefixade (Enlace externo)