48 horas en Nimes con Héctor Navarro

Pensar en Nimes inevitablemente te transporta a la época romana. Son muchos los vestigios arqueológicos romanos que se han conservado en la ciudad y que en la actualidad se han convertido en parte de su paisaje urbano.

Todo ello lleva a que sus ciudadanos interioricen aquella cultura como parte intrínseca de su memoria e irremediablemente eso es trasladado al visitante o turista.

Esta relación histórica eclosiona en los famosos Juegos Romanos de Nimes que este 2019 han celebrado su décima edición. Más tarde hablaremos de ellos.

A continuación, queremos comentaros lo que podéis visitar en Nimes en 48 horas.

48 horas en Nimes

Os proponemos que os alojéis en un hotel céntrico para disfrutar de Nimes a todas horas. Si es posible alojaros en los alrededores de la plaza Charles de Gaulle, por su genial localización y por estar equipada con un parking público, por si vienes en coche.

Desde la misma plaza ya podrás admirar el mayor icono de la ciudad, el gran anfiteatro de Nimes (con permiso de la Maison Carrée). El anfiteatro de Nimes data de finales del siglo I d. C. y es uno de los anfiteatros más importantes del mundo, por su tamaño y estado de conservación.

En él se celebran los ya comentados Grandes juegos Romanos de Nimes. Sin duda el mejor escenario que uno pudiera imaginar para un gran espectáculo de estas características, después del Coliseo de Roma.

No os perdáis en el exterior del anfiteatro una escultura de un matador de toros. Y aquí es donde introduzco otra de las características de Nimes, los toros. Quizá Nimes es la ciudad más española de Francia.

Por si no lo sabíais, el Anfiteatro de Nimes (las Arenas de Nimes) sirven como escenario de corridas de toros aparte de otros eventos. Los toros y la Antigua Roma, dos culturas foráneas que se viven como propias en Nimes. El matador de Nimes con el anfiteatro de fondo sintetizan esta dualidad cultural de la antigua Nemausus.

La Maison Carrée

La siguiente parada imprescindible será La Maison Carrée.

Este templo romano se edificó en el siglo I d.C en honor a los nietos adoptivos del emperador Augusto. A simple vista sorprende su casi perfecto estado de conservación debido al uso continuo que se ha hecho de él desde el siglo XI. Hablamos de usos como el de ayuntamiento, iglesia, prefectura del departamento, archivo departamental y, ya desde 1823, primer museo de Nimes.

Los Grandes Juegos Romanos

Y ahora, si tu visita a Nimes en 48 horas coincide con una nueva edición de los Grands Jeaux Romains, corre hacia el anfiteatro para llegar antes de las 15:30 cuando se inicia este espectáculo inolvidable en el que podrás asistir a carreras de carrozas, desfiles de tropas romanas y bárbaras, combates de gladiadores, ejercicios ecuestres y batallas.

Cada año tiene una temática diferente en el marco de la Historia de Roma. En la 9a edición a la que pudimos asistir la representación estaba dedicada a Espartaco. Si quieres ver cómo disfrutamos de estos Grandes Juegos Romanos (Enlace externo) os dejamos nuestra experiencia en el enlace. Dentro de ella incluimos un vídeo y hasta fotos en 360º.

A la salida del espectáculo te aconsejo que intentes asistir a alguna de las celebraciones de estos juegos que se hacen por varias calles y plazas de la ciudad.

Después dirígete a cenar al boulevard Victor Hugo. El motivo es que es una de las avenidas principales de Nimes, con muchos restaurantes, y donde podrás ver pasar el desfile nocturno de los Juegos Romanos de Nimes mientras cenas tranquilamente en alguna de las terrazas.

Museo de la Romanidad

El segundo día de este Nimes en 48 horas lo dedicaremos a ver el resto de la ciudad. Hay muchísimos lugares interesantes que visitar como el recién inaugurado museo de la Romanidad de Nimes.

Este museo abrió sus puertas el 2 de junio de 2018 y une el siglo XXI con la antigua Roma gracias a su arquitectura de diseño que contrasta con las piezas que alberga. Hablamos nada menos que de 25.000 obras, entre ellas los mosaicos de Achille y de Penthée.

Otros imprescindibles de Nimes

Lo siguiente será callejear por la Place du Chapitre, visitar la Cathédrale le Notre-Dame-et-Saint-Castor, para finalmente relajarnos en alguna de las terrazas de la place du Marché y contemplar la alta Torre del Reloj, vestigio del antiguo ayuntamiento.

No podéis dejaros en vuestra visita de Nimes otras reminiscencias de la Antigua Roma como las Fortificaciones y la antigua muralla romana. Estos monumentos incluyen la Puerta Augusta, la Puerta de Francia y la más lejana Tour Magne, que domina desde lo alto la ciudad.

Imprescindible en este Nimes en 48 horas son los Jardines de la Fontaine, 15 hectáreas para perderse y deleitarse con uno de los mejores jardines públicos de Europa. Se acondicionaron en el siglo XVIII bajo reinado de Luis XV. El paseo por el jardín tiene su punto principal en la visita al manantial sagrado de Nemazat, que dio el nombre a la ciudad de Nîmes, un manantial sagrado para galos y romanos. Aquí se edificó un santuario dedicado al emperador Augusto del que formaba parte los restos del todavía en pie templo de Diana.