Viñedos del Gard

Del valle del Ródano a las estribaciones de las Cévenas, los viñedos del Gard evocan sus sabores.

La riqueza del Gard está basada en la diversidad de su terruño, donde la viña se desarrolla con éxito. Así es cómo los habitantes del Gard han realizado en un solo departamento 16 Apelaciones de Origen Protegidas (AOP o AOC) y 3 Indicaciones Geográficas protegidas (IGP). Entre el Languedoc, tierra vitícola y el valle del Ródano que ya goza de gran reputación, nos encontramos aquí un pequeño paraíso, ya que esta tierra parece bendecida por los dioses.

El origen del éxito de la viticultura gardesa está ligada en gran parte a las características de su tierra: tierra roja y ocre enriquecida por los aluviones del Ródano, los guijarros de la Costières, garrigas calcáreas, dunas del litoral: tan diferentes terruños hacen la diversidad de este viñedo.

El clima mediterráneo asegura la unidad de las diferentes cepas implantadas el Gard. Es en efecto, la región más caliente de Francia, con temperaturas que pueden alcanzar los 30 grados en verano. Las lluvias son escasas y bastantes irregulares. Los vientos terrestres refuerzan la sequedad de los suelos y los que vientos marinos humidifican el suelo; combinación beneficiosa para las uvas, que además suaviza los efectos del calor.

En el Gard desde hace ya 20 años, toda la viticultura se ha unido para hacer un vino de calidad. Tenemos hoy en día vinos afrutados, algunas veces fortalecidos por la tipicidad de algunas cepas (Chardonnay, Viognier, Merlot).

Viñedos del Gard