Qué hacer

Visita
Francia 

Recorrido por los lugares culturales de excepción o paseo por las cumbres. En pareja por la ruta de los vinos o de crucero con los niños… ¿Qué viaje por Francia harás en esta ocasión?

6 misterios que rodean al Mont-Saint-Michel

El Mont-Saint-Michel y su silueta reconocible entre mil.
Desde hace 13 siglos, esta rocosa isla ubicada en el corazón de una gran bahía y coronada por una maravillosa abadía, se aparece a los visitantes como un espejismo. Un espectáculo que no deja a nadie indiferente.
Un milagro arquitectónico
También vale la pena ver el interior del monumento, como el claustro de la abadía.

Los constructores de la Edad Media hizieron milagros a pesar de la accidentada topografía del lugar. Primero, erigiendo en el año mil una iglesia prerrománica, luego en el siglo XI una abadía románica y, en el siglo XIII, una sublime elevación gótica apodada "Maravilla", compuesta por dos edificios de tres plantas sostenidos como por un milagro en la ladera de la roca y coronados por un claustro y un gran refectorio. Desde la explanada oeste, ¡la vista de la bahía es impresionante!

Un angel en el cielo

Pesa 820 kilos, mide 3.5 metros y somete con orgullo al dragón del Apocalipsis que le acecha desde el extremo de la aguja de la abadía, a 156 metros sobre el nivel del mar. Restaurado y pintado de oro en 2016, el Arcángel Saint-Michel" alcanzó la cima" de la Abadía como una estrella... en un helicóptero.

La posibilidad de una isla

Los monjes benedictinos de la Edad Media habían elegido el Mont Tombe por su ubicación incomparable: al fondo de una bahía invadida por el océano y aislado periodicamente en funcción de las mareas. Pero la sedimentación gradual ha desafiado el futuro de la isla. Al final fueron necesarios 10 años de trabajo titánico emprendido en 2005 y la construcción de una presa (que se visita) para devolverle su carácter marítimo al más extraordinario de los edificios religiosos.

Un espectáculo único en el mundo

En la bahía del Mont-Saint-Michel se producen las mareas más grandes de Europa continental, ¡con hasta 15 metros de diferencia entre la pleamar y la bajamar! Tan pronto como el coeficiente excede 110, el monte se convierte en una isla durante unas horas y es entonces cuando el espectáculo se vuelve grandioso. El agua cubre el vado sumergible, desaparecen todos los acceso por tierra y, derrepente, parece flotar. Gracias al puente inaugurado en 2015, puedes llegar al sitio incluso durante la pleamar.

Caminar sobre arenas movedizas

Caminar descalzo sobre la arena de los ríos y sobre las pequeña franjas de agua para alcanzar la "maravilla" ... ¡El cruce de la bahía, como los peregrinos de la Edad Media, es una experiencia inolvidable! Y la oportunidad para que un guía te cuente las leyendas y los secretos de este lugar y su ecosistema único en el mundo.

Cordero con sabor a mar

Un pasto regado con agua de mar, rico en sal y minerales, es el responsable de que la carne de los corderos que se crían en esta zona tengan ese sabor único. Criados en los pastos de la bahía del Mont-Saint-Michel, los corderos de las praderas de sal son famosos por su incomparable sabor, razón por la cual están etiquetados como Denominación de Origen Controlada. Ideal para reponer fuerzas tras haber explorado el Mont-Saint-Michel.

Ir al Mont Saint-Michel en Normandía