Qué hacer en las Montañas del Jura

Acurrucadas entre Francia y Suiza, las Montañas del Jura son el remanso de paz perfecto para los amantes del aire libre y los placeres deportivos. Una naturaleza omnipresente y conservada y unos frondosos bosques que nos regalan una sensación de plenitud. El agua es un elemento preponderante del paisaje, con sus lagos, cuevas y simas. Tanto en verano como en invierno, habrá que elegir entre nieve o barranquismo, raclette o baño... ¡difícil elección!

Las visitas ineludibles en las Montañas del Jura

• Château-Chalon, uno de los pueblos más bellos de Francia:

Château-Chalon es un pequeño pueblo del Jura con un patrimonio notable que no hay que perderse. Encaramado en el peñasco, el pueblo de Château-Chalon custodia su tesoro milenario: el dominio vinícola de Château-Chalon, que sólo produce vino amarillo, elaborado a partir de la única variedad de uva Savagnin. Su AOC acaba de celebrar su 80 aniversario.

• Baume-les-Messieurs y sus cascadas de Tuf:

Clasificado entre los pueblos más bellos de Francia, el pueblo de Baume-les-Messieurs está situado de un reculée (pronunciada hendidura en una meseta de piedra caliza), un elemento geológico típico del paisaje del Jura. En los flancos calizos de los acantilados, las galerías subterráneas se encuentran entre las más espectaculares de Europa. Este paraje natural está situado en la zona Natura 2000.

• El viejo Dole:

En Dole, ciudad de arte e historia, podrás pasear por los barrios antiguos junto a la Colegiata de Notre-Dame y su campanario de 73 metros de altura. El macizo del Serre permite subir para descubrir la Gruta del Ermitage y la misteriosa "Croix Pattées". La historia espera al visitante en las iglesias de Offlanges y Menotey y luego en la Abadía de Acey.

• El lago Vouglans:

Gracias a una presa hidroeléctrica construida en el Ain, entre Lons-le-Saunier y Saint-Claude, en 1968, el lago de Vouglans serpentea desde entonces sobre 35 km y 1.600 ha, en el macizo del Jura. Descanso, paseos en barco, pesca, natación... todo está permitido. En la zona de Bellecin, los atletas de alto nivel disponen de instalaciones deportivas y de alojamiento (¡el equipo de remo francés se prepara para los Juegos Olímpicos!).

• La línea Hirondelles entre Dole y Saint-Claude:

Más de 123 km recorridos en 2h30, de Dole a Saint-Claude, a través del bosque de Chaux, de los viñedos del Jura, de la combe du Grandvaux, del valle de Bienne, de la Ligne des Hirondelles que atraviesa el Jura... ¡Maravillosas e impresionantes vistas garantizadas!

• El Pico del Águila:

Desde lo alto de sus 993 m, el mirador del Pic de l'Aigle (en Chaux-du-Dombief) ofrece magníficas vistas del Jura, del valle del Hérisson, del Grandvaux y del lago Ilay. Se puede ver el macizo del Mont Blanc en un día soleado. Acceso desde el aparcamiento situado a la salida de Chaux du Dombief dirección Clairvaux les Lacs.
Planifica 1 hora de ida y vuelta a pie hasta el Pic de l'Aigle y 2h30 si añades los 4 lagos.

• La ciudad de Orgelet:

Este pequeño pueblo de la región de los Lagos, situado a unos 500 metros de altitud, tuvo sus horas de gloria y su historia se combina con la de personalidades como Rouget de Lisle, Mandrin o Cadet Roussel, oriundo de esta región.

• La cueva de los Moidon en Molain:

Descubierta no hace mucho (en 1966) y situada en el municipio de Molain, la cueva de Moidons es una de las tres cuevas acondicionadas en el Jura. Equipado con buen calzado y ropa de abrigo, podrás descubrir sus características geológicas durante 45 minutos. El recorrido finaliza con un espectáculo de luz y sonido que resalta las formaciones y la masa de agua.

• La Tourbière del lago de Bellefontaine:

Se puede hacer una caminata tranquila alrededor de los lagos de Bellefontaine y Les Mortes, para descubrir un sitio clasificado Natura 2000, cuya rica flora y vegetación de tipo boreo-ártico lo convierten en el humedal más protegido de Franche-Comté. El lago no es un lugar para nadar, posee la turba más protegida de Franco Condado y una fauna delicada.

• Las Cascadas del Hérisson:

El río "Hérisson" serpentea por la Región de los Lagos, de casi 4 km de longitud, con saltos y cascadas. Se accede a ella por tres caminos diferentes, lo que permite variar la duración y los placeres de la caminata. No te pierdas, por sus impresionantes cascadas, el Saut de l'Éventail y el Grand Saut (65m de altura cada una).

Las actividades ineludibles en las Montañas del Jura

• Respetar el silencio en la Abadía de Saint-Pierre de Beaume-les-Messieurs:

Fundada en el siglo VI y ampliada por Bernon a finales del IX, esta "Abadía Imperial" es un lugar esencial en la región. De aquí partieron los monjes fundadores de Cluny. Hoy en día ofrece un impresionante conjunto arquitectónico, algunos de los elementos son típicos del primer arte románico del Jura. La iglesia abacial de San Pedro data del siglo XI y está clasificada como Monumento Histórico desde 1849.

• Visita el castillo de Arlay y su parque:

Para retroceder en el tiempo, basta con visitar el castillo de Arlay, construido en 1774 sobre el solar de un convento de los Minimes, construido en 1650 y del que sólo queda la bodega... Sobre el emplazamiento del claustro original, se ha proyectado un patio principal cerrado por tres lados. Se abre al Parque Romántico, con una hermosa fuente de herradura. Clasificado como Monumento Histórico, este parque es uno de los pocos parques franceses que ha conservado las huellas visibles de las terrazas y arboledas creadas en el siglo XVIII en el corazón de un sitio medieval, respetando el estudio del plan original de 1774 conservado en el castillo.

• Hacer una breve pausa enológica en Arbois:

Capital de los vinos del Jura y tierra de gastronomía, esta pequeña ciudad de carácter descansa sobre un patrimonio arquitectónico muy rico; edificios antiguos, castillos, iglesias, conventos, murallas,... que se pueden descubrir recorriendo las calles de la ciudad. Es a los viticultores de Arbois a quienes debemos la Denominación de Origen Controlada (AOC) que crearon el 15 de mayo de 1936.

• Esquí en la estación de Les Rousses:

A sólo 45 km de Ginebra, en el corazón del Parque Natural Regional de Haut-Jura, la estación Les Rousses invita a relajarse en el corazón de la naturaleza, ¡hay actividades para todos! La diversidad de sus paisajes, la pureza de su aire y la riqueza de su fauna y flora no dejan de seducir a los amantes de los espacios abiertos. Con sus lagos y bosques y su vista al Mont-Blanc, ofrece muchas posibilidades de recorridos inolvidables. Esquí, paseos en trineo y trineos durante todo el invierno. En verano, una base náutica, golf y equitación, pesca, tiro con arco o patinaje le esperan allí!

• Dormir en el Balneario de Salins-les-Bains:

A los pies del Monte Poupet, que lo domina por sus 853 m y está custodiado por los fuertes Belin y Saint-André (que debemos a Vauban), la pequeña ciudad del Jura tiene "todo lo de una grande". Es la sal que se ha extraído aquí en el subsuelo desde hace 2.000 años que extrae su riqueza. Una visita a la Gran Salina y su sitio para la extracción y explotación del "oro blanco" es, por lo tanto, esencial. Pero también los baños termales donde se puede disfrutar de los beneficios del agua naturalmente salada.
Novedad: el establecimiento Therma Salina ofrece 2.800 m² de espacio termal y un spa.

• Relájate en el lago Clairvaux:

Un verdadero refugio de verdor, la pequeña ciudad de Clairvaux-les-lacs es un auténtico centro turístico, gracias a su lago especialmente adecuado para los amantes de los deportes náuticos en un entorno natural y preservado. Para los amantes de la historia, el lago Clairvaux fue el hogar de una antigua ciudad lacustre neolítica, de la que aún quedan restos.

• Explora la cueva de Baume:

Descubierta en 1610, la cueva de Baume-les-Messieurs es, junto con la cueva de Les Planches y la cueva de Les Moidons, una de las tres únicas cuevas del Jura. De fácil acceso, permite un primer acercamiento fácil a la espeleología. De unos 30 millones de años de antigüedad, se pueden admirar, además de las formaciones, estalactitas, estalagmitas y cortinas, forrando techos de hasta 80 m de altura. Cerrada en invierno por las inundaciones, se convierte entonces en refugio de murciélagos.

• Esquí nórdico en Prémanon:

Un verdadero paraíso blanco en el corazón del Parque Natural de Haut-Jura, el dominio de esquí de fondo de la estación des Rousses ha sido galardonada con la más alta distinción de la distintivo Nordic France. Las posibilidades de practicar tu deporte son infinitas, ya que las pistas de la estación están conectadas con las zonas vecinas de Hautes-Combes, Bellefontaine o incluso con la Suiza francófona. Toma nota: ¡algunas partes de los bosques de nuestro territorio están clasificadas como zonas biotopo!

• Ciclismo en Cornod:

Cornod es un pueblo francés muy pequeño, situado en la región de Borgoña-Franco-Condado. Se encuentra a 6 km al noreste de Aromas, la ciudad más grande de la zona, a una altitud de 330 metros. El municipio está cerca del parque natural regional de Haut-Jura y forma parte de la comunidad de municipios "Petite Montagne". Las numerosas posibilidades de paseos que se ofrecen harán las delicias, en particular, de los amantes del cicloturismo.

Cómo llegar al Jura 

Ir más
lejos