Lyon: 8 pasos para un viaje nocturno por la ciudad de las luces

En cuanto se pone el sol, la ciudad de Lyon resplandece. Unos 350 monumentos y lugares emblemáticos están iluminados, según el Plan Lumière introducido hace casi 30 años y renovado en 2018 con la ambición de crear un verdadero paisaje nocturno. La oportunidad de redescubrir la plaza des Jacobins, la basílica de Fourvière o el Grand Hôtel-Dieu bajo una nueva luz.

Basílica de Fourvière

Situada en la colina del mismo nombre, la basílica de Fourvière protege a los lioneses desde el siglo XIX. Su inauguración es incluso el origen de la famosa Fiesta de las Luces, que ilumina Lyon cada año en diciembre. El resto del año, este emblemático monumento de la silueta de la ciudad posee una iluminación matizada, cuya intensidad varía en función de las diferentes partes del monumento y que envuelve el conjunto en un halo de misterio.
Notre-Dame de Fourvière (Enlace externo)

Plaza des Jacobins

¡En Lyon, quien dice plaza dice fuente! Y la de Jacobins sin duda es una de las más bonitas de la ciudad. Muy bella a la luz del día, la fuente de mármol blanco creada por Gaspard André se sublima al caer la noche con un ingenioso sistema de iluminación entre el agua y la piedra, destacando las estatuas que representan a cuatro famosos artistas lioneses.

Orillas del Saône y del Rhône

Lyon puede presumir de estar atravesada por dos ríos, el Ródano y el Saona, que forman una península en pleno centro de la ciudad. Los diferentes puentes y pasarelas que los cruzan son puntos de vista privilegiados para admirar la ciudad mientras que los muelles aseguran agradables paseos, tanto de día como de noche. Ambos ríos se benefician de una iluminación específica: blanca para el Ródano, que nace en un glaciar, y amarilla para el Saona y sus aluviones.

El Palacio de Justicia

Este edificio, diseñado por el arquitecto Louis-Pierre Baltard, fue uno de los primeros en ser iluminados en la ciudad. Hay que decir que las 24 columnas corintias que componen su fachada neoclásica se prestan a magníficos juegos de luz. Cada noche se presentan tres cuadros diferentes. Igual de majestuoso en su interior, el Palacio de Justicia alberga una sala de 625 m² bajo una bóveda de 17 m de altura. ¡Espectacular!

Ópera Nacional de Lyon

Situada frente al Ayuntamiento, entre el Ródano y el Saona, la Ópera Nacional de Lyon no pasa desapercibida. Se trata de su inmensa vidriera cilíndrica situada en la fachada histórica de la ópera, que data de 1831, el único elemento original conservado por el arquitecto Jean Nouvel durante su reconstrucción a principios de la década de 1990. Sorprendente, lo es más aún por la noche, en las veladas con representaciones, cuando su cúpula y las ocho musas de la fachada están iluminadas en rojo, una referencia al terciopelo tradicional de las salas de espectáculos.
Ópera Nacional de Lyon (Enlace externo)

Teatro des Célestins

Este edificio del siglo XIX toma su nombre del convento de los monjes de la Orden de los Celestinos que ocuparon el lugar durante casi tres siglos. En 1792, el convento dio paso al Teatro des Variétés. Pero no fue hasta finales del siglo XIX y gracias a la intervención del arquitecto lionés Gaspard André -a quien también debemos la fuente de los Jacobinos- que el teatro tomó su forma actual, es decir, una sala de estilo italiano. El teatro des Célestins es ahora una parte esencial de la Fiesta de las Luces.
Teatro des Célestins (Enlace externo)

Grand Hôtel-Dieu

Este antiguo hospital -del que Rabelais estuvo a cargo- inició en 2015 un vasto proyecto para convertirlo en un espacio vital dedicado al arte de vivir. Si tiendas y restaurantes ya se han establecido allí, esperamos con impaciencia la apertura de un hotel InterContinental de 5 estrellas y de la Ciudad de la Gastronomía a lo largo del año. Hasta entonces, no nos cansamos de admirar su fachada de 325 metros de largo y el Grand Dôme diseñado por el arquitecto Germain Soufflot, que recuerda a otra de sus obras: el Panteón, en París.
Grand Hotel-Dieu (Enlace externo)

Parque de la Tête d'Or

Parque zoológico, jardín botánico, invernaderos tropicales, rosaledas... Con sus 105 hectáreas y su lago de 17 hectáreas, el parque urbano de la Tête d'Or es el pulmón verde de Lyon. Ideal durante el día para un paseo, un picnic, una vuelta en el tío vivo de 1930 o también para visitar al propietario a bordo del pequeño tren llamado "Lézard du parc" (lagarto del parque), el parque se transforma por la noche con una iluminación festiva y colorida, inspirada en las guinguettes (merenderos). Para descubrir durante los meses de verano, cuando el parque prolonga el juego durante parte de la noche.
Parque de la Tête d'Or (Enlace externo)