En el Valle del Ródano, una viticultora que no tiene miedo a nada

Entre la biodinámica, las añadas emblemáticas y el respeto por la tierra, la viticultora Christine Vernay ha sabido dejar su huella en la finca familiar Georges Vernay, que dirige desde hace 20 años, en Condrieu, al sur de Lyon. Su trabajo ha sido elogiado en la Guía Verde Michelin 2020 de la Revista del vino, que le ha concedido 3 estrellas, su máxima distinción. Este es su retrato.

Es la primera viticultora del Valle del Ródano que recibe esta distinción, y la única mujer premiada ese año. Al frente del viñedo familiar de Condrieu, del que se hizo cargo hace 20 años, Christine Vernay ha sabido dejar su impronta, manteniéndose en la continuidad de los valores transmitidos por su padre Georges, y antes de él, su abuelo Francis.

Una pionera de la agricultura biodinámica

Cuidar la tierra, las viñas y a quienes las trabajan es el credo de esta apasionada. Valores transmitidos de generación en generación, que la llevaron a embarcarse en la agricultura biodinámica mucho antes de su tiempo, convirtiéndose en una de las principales figuras del movimiento sostenible.

Las 24 hectáreas de viñas de la finca, plantadas con uvas Viognier y Syrah, se cultivan de forma ecológica desde hace muchos años. Se trata de un planteamiento poco habitual en el Valle del Ródano, donde los viñedos de fuerte pendiente no se lo ponen nada fácil a los viticultores.

Condrieu, Côte Rôtie, Saint-Joseph...

A Coteau de Vernon y Chaillées de l'Enfer, los vinos de Condrieu creados por Francis y Georges respectivamente, Christine Vernay ha añadido Maison Rouge y Blonde du Seigneur, dos renombrados vinos de Côte Rôtie que perpetúan la reputación de la finca. Domaine Vernay también produce Vins de Pays y Saint-Joseph.

Ahora, con la ayuda de su hermano, Luc Vernay, Christine sigue trabajando sobre el terreno. No es raro verla inspeccionando regularmente sus laderas, comprobando la salud de las vides o calibrando la necesidad de cosechar. Luego viene el trabajo en la bodega. Vinificación, maduración, embotellado, la viticultora se ocupa de cada etapa.

"Paso tiempo en mi bodega, cuido mis vinos. Nuestro oficio pronto nos alejaría. Pero para que un día cuente una historia, el vino no requiere otra presencia: la atención que le prestemos, la escucha que le ofrezcamos, el tiempo que le dediquemos."

Un savoir-faire y un trabajo de cada momento que la Guía Verde Michelin 2020 de la Revue du Vin reconoce otorgando tres estrellas a Christine Vernay. Una alta distinción concedida a sólo siete fincas en la 25ª edición de la guía.

Cita en el Valle del Ródano, al sur de Lyon