Cómo viajar de forma sostenible a Tahití y sus islas

50 tonalidades de azul, una extraordinaria laguna salpicada de motus e islotes de arena, atolones a ras del agua y altas montañas volcánicas cubiertas de exuberante vegetación... La Polinesia Francesa tiene uno de los entornos más espectaculares del mundo. Cinco archipiélagos y 118 islas, entre las que se encuentra Tahití, conforman este jardín del Edén, que hay que explorar con responsabilidad, entre el embriagador aroma de las flores de tiara.

Navegar por la laguna en una piragua tradicional

Tienen un aspecto estupendo, las piraguas con la que los polinesios han navegado por el Pacífico durante siglos llamadas "va'a" en maorí, deben su estabilidad al balancín unido al casco por dos brazos de madera. Nos embarcamos con total seguridad para navegar por la laguna con sus aguas tranquilas y sus tonos azules casi sobrenaturales. Dirígete a un motu: picnic exótico y baño sin moderación. Al adentrarnos suavemente en la postal, casi podemos sentir el aliento del Maná, la fuerza sagrada que lo habita todo en la Polinesia, envolviéndonos con su energía benéfica.

Sumérgirse en un océano de belleza en Fakarava

Todos los aficionados al buceo sueñan con Fakarava, con sumergirse en esta laguna paradisíaca del archipiélago de las Tuamotu, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. En la superficie, islotes de arena blanca bailan alrededor del atolón, en un océano de tonos azules casi hipnóticos.

Bajo el agua, miles de peces multicolores giran y se entrecruzan entre majestuosos corales. Y cerca, cientos de tiburones a la vista. En maorí, Fakarava significa "hermoso", pero faltan superlativos para describir estos fondos marinos únicos.

¿Más cómodo en tierra? Descubre tranquilos pueblecitos, carreteras bordeadas de buganvillas e iglesias de coral resplandecientes... Estás en el cielo.

Surfear como un tahitiano sobre la ola de Teahupo’o

¿Qué pasa si lo pruebas? El surf forma parte del patrimonio de Tahití y sus islas. Los polinesios aprenden a coger la ola desde la infancia. A falta de hacerlo tan bien como ellos, se puede aprender en cualquier lugar del archipiélago.

Principiante, aficionado o experto: a cada nivel le corresponde su sitio. La legendaria ola de Teahupo'o hará las delicias de los surfistas más experimentados. En las grandes marejadas, los rodillos despegan a más de 4 metros. Para los tubos más modestos, la calma de la bahía de Papeno'o es ideal para empezar.

Visitar las granjas de perlas de Manihi

¿Cómo se convierten las perlas negras de la Polinesia en anillos y pendientes tan bonitos? Para averiguarlo, dirígete al atolón de Manihi, en el archipiélago de las Tuamotu, famoso en todo el mundo por sus ostras y el cultivo de perlas. Fue en las aguas cristalinas de esta encantadora laguna donde se estableció la primera granja de perlas polinesias en 1965. Varias de ellas pueden visitarse hoy en día, y revelan los secretos de las joyas nacaradas del océano, formadas en un enclave de belleza incomparable.

Atravesar la historia y el tiempo en la Pointe Vénus

Una playa de arena negra en Tahití... Uno casi se sorprendería si no recordara que la isla, con su espectacular relieve, es volcánica. En Pointe Venus, el cabo más septentrional de la isla, se cambia de escenario en este exótico entorno bañado en aguas esmeralda y dominado por un faro de 150 años, el primero que se construyó en el Pacífico Sur. Es aquí, en la bahía de Matavai, a pocas millas de Papeete, donde anclaron el Bounty y muchos otros barcos. También fue aquí donde el capitán Cook, el descubridor de Tahití, observó el planeta Venus pasando por delante del sol un buen día de 1769.

Caminar de cascaca en cascada en el valle de La Fara’ura

¿Qué pasaría si, después de un baño de ensueño en la laguna, cogieras altura?

En Tahití, la isla más grande del archipiélago, el senderismo es imprescindible para sumergirse en un océano de verdor. Los majestuosos picos del monte Orohena (2.241 m) y el monte Aorai (2.066 m), la cincelada corona de la Diadema (1.321 m) dominan un exuberante paisaje esculpido por profundos valles fluviales.

¿La ruta más bella? Sin duda, la del valle de Fara'ura, que sube de cascada en cascada, de piscina natural a pozas límpidas, hasta una vertiginosa cascada de 180 m de altura. Senderismo, barranquismo, vivac... Sí, ¡todo esto también es posible en Tahití y sus islas!

Probar el pescado crudo a la tahitiana

Los polinesios pescan a mano, con una pequeña red, con un arpón, en barco... ¡A menudo con pasión! Tanto es así que en Tahití y sus islas el pescado es el plato principal y favorito. Crudo, regado con limón y leche de coco, es el plato nacional. Pero tendrás la oportunidad de probar muchas otras recetas en los remolques de los restaurantes que se encuentran en todas las islas. ¿Qué te parece el Fāfaru, filetes de atún marinados en un caldo de agua de mar y cabezas de langostino prensadas?

Hospedarse en un faré en plena naturaleza

Tahití y sus islas reúnen extraordinarios hoteles que alinean bungalows sobre pilotes en los que se duerme como en levitación sobre la laguna turquesa. No hay que resistir la tentación. Pero para ser más auténtico y conocer a los lugareños y compartir su vida cotidiana y sus tradiciones, también puedes alojarte en pequeños hoteles familiares. En estas casas de huéspedes familiares, a menudo instaladas en un faré, la casa tradicional polinesia, se forjan vínculos con los anfitriones. Las comidas se hacen juntos, las excursiones y las actividades se hacen a medida en la naturaleza circundante o en la laguna... ¡Pero qué bonita es la vida!

Compensar las emisiones de carbono

Viajar al fin del mundo tiene un coste ecológico que las compañías aéreas tienen cada vez más en cuenta con iniciativas que sólo pueden ser bienvenidas.

Por ejemplo, Air France y Air Tahiti Nui ofrecen a sus pasajeros la posibilidad de calcular las emisiones de carbono vinculadas a su largo viaje y compensarlas voluntariamente. El primero está asociado a la Fundación Good Planet de Yann Arthus-Bertrand. Desde junio de 2021, el segundo está vinculado a la plataforma CarbonClick y ofrece la posibilidad de apoyar proyectos certificados de impacto positivo, como la reforestación de un bosque autóctono en Nueva Zelanda o la creación de un ecosistema forestal autóctono en Escocia.

Calculadora de Air France (Enlace externo)

Calculadora de Air Tahiti Nui (Enlace externo)

Cita en Tahití