5 azoteas de ensueño para disfrutar del verano en la Costa Azul

En la Costa Azul, las azoteas saben cómo destacar sus excepcionales vistas sobre el Mediterráneo. Cannes, Niza, Menton, Juan-les-Pins y Saint-Tropez: este es un repaso a los lugares más destacados para tomar una copa con vistas.

1. La más mediterránea: Les Toits, en Saint-Tropez

En la cumbre del Hotel de Paris, en Saint-Tropez, la azotea Les Toits (Lien externe) ofrece, en la carta y en el horizonte, un concentrado del Mediterráneo. Como buen anfitrión, el camarero jefe muestra toda su inventiva para realizar unos cócteles muy personales. En cuanto a la comida, los platos son preparados con productos frescos, de temporada y locales. Para disfrutar del mejor modo de las vistas sobre el golfo de Saint-Tropez y sus tejados de tejas rosas, típicos de la ciudad preferida de Brigitte Bardot.

El detalle que marca la diferencia: el menú especial preparado cada año para acompañar el espectáculo de fuegos artificiales, visible desde la azotea.

2. La más estival : le Farago on the roof, en Niza

Plantas exóticas y mesas de madera, para un ambiente lounge relajado
En cuanto la temperatura empieza a subir, le Farago on the roof (Lien externe), en la cima del hotel AC Marriott de Niza, sale de su letargo para celebrar el verano. Sentados en una de las largas mesas de madera de la azotea, compartimos unas tapas llenas de colorido en un ambiente de música lounge, disfrutando de las vistas de 360°, desde el Paseo de los Ingleses hasta Saint-Jean-Cap-Ferrat.

El detalle que marca la diferencia: el bar de ginebras que reinventa el alcohol preferido de Zelda y Scott Fitzgerald en unas creaciones inéditas. A consumir, claro está, y al contrario que la célebre pareja de escritores, con moderación.

3. La más mágica: la del lounge bar del hotel Blu Radisson 1835, en Cannes

En Cannes, en la séptima planta del Radisson Blu 1835 Hotel & Thalasso Cannes (Lien externe), situado frente al Viejo Puerto, los cócteles son servidos con un suplemento de magia. En la terraza panorámica con mobiliario de diseño y ambiente apacible, uno se olvida de todo contemplando las vistas de 360° de una de los más hermosos litorales de la Costa Azul.

El detalle que marca la diferencia: las vistas panorámicas, que se pueden disfrutar tanto en la terraza como en el interior del restaurante.

4. La más confortable: la azotea del Quality Hôtel Méditerranée en Menton

La azotea del Quality Hôtel Méditerranée ha sido renovada para disfrute de los amantes de los ambientes confortables en la hora feliz. La carta propone, entre otras cosas, una fórmula que combina copa de champagne y tabla de tapas, a compartir en pareja o entre amigos, bajo unas luces tamizadas y cómodamente sentados en unos mullidos sillones. Un paréntesis de altura, con la mirada orientada hacia el mar.

El detalle que marca la diferencia: el solario de 170 m2 para disfrutar de los efectos benéficos del sol mediterráneo.

5. La más glamurosa: la del hotel du Cap-Eden-Roc en Antibes

En este elegante recinto que domina el azul del Mediterráneo, el tiempo parece haberse detenido y la magia permanece intacta. Desde hace más de 100 años, este hotel es el refugio de numerosos artistas y personalidades que han caído hechizados por la Costa Azul. Entre ellos, John Scott Fitzgerald, Marc Chagall pero también Madonna o Leonardo di Caprio. Cavada directamente en la roca, la piscina de agua de mar de desbordamiento merece la visita por sí sola. Ofrece unas vistas sobre la bahía de Cannes, al igual que la terraza del restaurante Eden-Roc, que parece lanzarse hacia ella como la proa de un barco sobre las olas.

El detalle que marca la diferencia: el parque exuberante y su pinar centenario de 9 hectáreas, verdadero oasis de paz, propicio para la meditación y la creación.

Cita en la Costa Azul