5 minutos para saberlo todo sobre el limón de Menton

Disponible casi todo el año, el limón de Menton es un verdadero antídoto para los días grises del invierno. Más suave y menos amargo que las demás especies, este cítrico se ha convertido en un elemento fundamental de la historia y el patrimonio de la Costa Azul.

Conoce la historia de esta fruta dorada

El cultivo de esta fruta comienza en el siglo XV. Reputado por sus cualidades gustativas únicas, el limón de Menton es entonces muy apreciado. Su producción no deja de aumentar y se exporta a todo el mundo. Hacia 1800, hay ya más 80.000 limoneros. Pese a esta edad de oro, la actividad agrícola vive un declive a partir del final del siglo XIX. En 1956, unas heladas ponen fin a su producción, precisamente cuando el desarrollo del turismo ofrece paralelamente nuevas oportunidades económicas.

Para relanzar el cultivo de este pequeño cítrico que había caído en el olvido, en los años ochenta los poderes públicos impulsaron diversas operaciones para promover su replantación. Así, en los años noventa más de 5.000 árboles fueron plantados.

En la actualidad, gracias a estos esfuerzos continuos, hay una quincena de productores en los territorios de Menton, Roquebrune, Sainte-Agnès y Castellar y el objetivo es alcanzar los 15.000 árboles con la etiqueta IGP (Indicación Geográfica Protegida). Con una producción anual cercana a las 200 toneladas, el sector recupera su dinamismo de antaño.

¿Qué tiene de diferente?

El limón de Menton es un cítrico muy perfumado, jugoso y rico en ácidos. Su piel contiene un fuerte contenido en aceite esencial. Sus particularidades son su forma más ovalada que redondeada, su corteza ligeramente granulada y su color amarillo vivo. Se recoge a mano, una vez maduro en el árbol y no está tratado. Con su clima excepcionalmente suave, Menton cuenta con un terruño que conviene perfectamente al limón. Se caracteriza asimismo por tener numerosos frutos en las ramas (una quincena), a diferencia de las demás especies de limoneros.

¡Un reconocimiento muy merecido!

En 2004, para desarrollar la producción del limón, algunos productores de Menton, apoyados por la administración local, crearon la Asociación para la Promoción del Limón de Menton (APCM).

Desde 2015 cuenta con una IGP, es decir un reconocimiento oficial a nivel europeo de sus propiedades y de su calidad. Esta certificación cumple un pliego de condiciones muy estricto. Se trata además del único limón francés en haber obtenido esta etiqueta de excelencia. Se suma así a los célebres limones de Siracusa, Sorrento y Amalfi en Italia, entre otros.

Una cita llena de vitaminas

Menton organiza desde 1934 la Fiesta del Limón. Cada año, durante cerca de tres semanas, para rendir homenaje a esta preciada fruta, la ciudad y sus jardines acogen esculturas gigantes, motivos articulados y decoraciones con minuciosos detalles formados por cítricos. Para añadir magia y alegría a esta celebración llena de colorido en la localidad se organizan espectáculos, desfiles, conciertos y exposiciones.

En total, 140 toneladas de cítricos, 8 km de guirnaldas, 750.000 gomas (para atar las frutas) y 20.000 horas de trabajo son necesarias para convertir este momento en una cita inolvidable. Un trabajo colosal, recompensado por una frecuentación récord: cada año, este evento carnavalesco atrae a unos 200.000 visitantes.

La 87ª edición, que se celebra del 15 de febrero al 3 de marzo de 2020, rinde homenaje a las más bellas fiestas del mundo. Así, los 12 decorados formados por cítricos y la decena de carrozas evocan la poética fiesta de las linternas en China, el magnífico Carnaval de Venecia o la fascinante fiesta de los muertos en México.

Cita en la Costa Azul