Cambio de aires garantizado en Córcega con Bruno Maltor de Votre Tour du Monde

Orgullosamente erguida en el Mediterráneo, Córcega es un territorio que se visita con los sentidos muy atentos y agudizados. Y es que la isla apodada de la Belleza está en realidad llena de multitud de tesoros, a veces evidentes, a menudo ocultos, pero siempre excepcionales, que descubrimos con Bruno Maltor de Votre Tour du Monde.

Refrescarse en el litoral corso

Si necesitáramos alguna prueba clara de que no es necesario viajar al fin del mundo para admirar y sumergirse en aguas cristalinas y en lagunas de colores, Córcega es una buena prueba de ello. Porque este decorado idílico, símbolo incluso del paraíso, se encuentra en toda Córcega.

Es en el sur de la isla donde abunda este escenario, sobre todo en las excepcionales islas Lavezzi. Aguas turquesas, translúcidas y tranquilas de las que emergen rocas abruptas y atípicas, que añaden un loco encanto al ya paradisíaco lugar. También frente a las islas Lavezzi, el paisaje no se queda atrás. En la playa de Petit Sperone, por ejemplo, al pie de Bonifacio, donde se puede subir para admirar, al final de un ya hermoso día, una puesta de sol que parece de ensueño.

También en el norte de Córcega se puede disfrutar del sueño azul. Es el caso del Cap Corse con la mítica playa negra de Nonza, la de Lotu o Erbalunga, donde te espera una sublime inmersión en las profundidades del mundo del silencio. En conjunto, todas ellas conducen al paraíso, muy cerca de ti.

Tomar altura y ejercitarse

Como son innumerables las bellezas de Córcega, dejamos de lado las evidentes que se encuentran en la costa para tomar un poco de altura. Hacer ejercicio y tras el esfuerzo, admirar, respirar. Con más de 120 picos que culminan a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, la isla es un auténtico faro que proyecta su belleza hacia el Mediterráneo. Una locura para los senderistas. Una increíble diversidad geológica que ha esculpido algunos de los más bellos paisajes al alcance de nuestros ojos, con las tan particulares Aiguilles de Bavella a la cabeza. Grandiosos, ofrecen un espectáculo único, una barrera magistral de picos rocosos dentados.

Un poco más al norte, es un espectáculo completamente diferente el que se ofrece a quienes se presten a una caminata de unas pocas horas. Dirección Lago de Melo, a pocos kilómetros de Corte, en el corazón de la reserva natural del macizo del Monte Rotondo. También es una etapa de la mítica ruta GR20. Es a 1.700 metros de altitud que este lago ha elegido su sitio para descansar, enclavado en medio de una foto de postal como solo nos imaginábamos poder ver en lugares lejanos, muy lejos de Francia. Una vez más, es cerca de nuestra puerta donde se esconde el tesoro.

Pasear por el corazón de los pueblos detenidos en el tiempo

Lo más bonito que ofrece Córcega, en definitiva, es la gente que la habita, que la vive, que la hace. Y para ello, la isla de la Belleza tiene mucho que ofrecer ya que los pequeños pueblos típicos, detenidos en el tiempo, parecen atravesar el territorio.

Es el caso de Balagne, en el noroeste de la isla, donde se multiplican los pueblos antiguos y donde a la gente le gusta simplemente pasear, dejar que el tiempo se detenga. Montemaggiore es uno de ellos, donde las callejuelas están decoradas con casas antiguas con puertas talladas. También está Sant'Antonino, clasificado como el "pueblo más bonito de Francia", con sus muros y callejones de piedra y su impresionante vista del mar. Por último, está el (muy) pequeño pueblo de Pigna, con menos de 100 habitantes, que sólo se puede atravesar a pie o en bicicleta para no molestar...