24 horas en el Hotel Lalique en el corazón de los viñedos de Sauternes

Cuando la Maison Lalique celebra su 130º aniversario y el Domaine de Lafaurie-Peyraguey su 400º aniversario, dan como resultado ¡esta joya de hotel en pleno viñedo de Burdeos! Inspirado en su terruño y en el refinamiento del arte del cristal, este excepcional hotel 5 estrellas inaugurado en 2018 es una oda a cuatro elementos: vino, cristal, gastronomía y hospitalidad.
10h: entrada en el universo Lalique

Desde el principio, al entrar en la recepción, se percibe la inmensa creatividad de René Lalique. Arañas talladas con hojas de vid, muebles con incrustaciones de vidrio esculpido, paneles de cristal... Más de un siglo después de la fundación de su cristalería artística, el alma de este "poeta del vidrio" y maestro del Art Nouveau inspiró las nuevas creaciones personalizadas de la casa Lalique, siendo este su tercer establecimiento. Inaugurado en junio de 2018, este hotel de 5 estrellas se integra rápidamente en la colección Relais & Châteaux.

10h15: nos acomodamos frente al viñedo

En la habitación, nos adentramos al centro de la cuestión: ¡la viña será nuestro refugio día y noche! Bajo nuestras ventanas, los viñedos se despliegan hasta el infinito. Y en el interior, los delicados recimos de uvas de cristal están incrustados por todas partes, en el roble de los muebles, en la suavidad de las toallas de baño y en los cabujones de los grifos del baño.

11h: una vuelta con el propietario

¡No todos los días te alojas en una edifificación heredada del siglo XIII! Y no se puede resistir el placer de contemplar su arquitectura, magníficamente realzada tras la renovación. Prestándose a un juego de estilos: si bien las torres son medievales, todo el castillo fue rediseñado hacia el siglo XVII con un espíritu hispano-bizantino del que René Lalique no hubiera renegado, amante de las decoraciones orientalistas.

14h: una brizna de cultura

Entre libros de arte, especialmente sobre René Lalique y sus obras, y libros sobre la historia de Sauternes y los vinos de Burdeos, nos acomodamos deliciosamente en los suaves canapés de la biblioteca para un momento de lectura. No sin levantar la vista de vez en cuando para disfrutar del ambiente cuya elegancia es resaltada por las maravillas de cristal que se exhiben en las vitrinas.

17h: degustación en la capilla

La capilla del castillo del siglo XVII puede acoger bodas, pero generalmente es a otra ceremonia a la que se invita a los huéspedes del hotel: una introducción a los sabores dulces de los vinos de Sauternes. Entre dos bodegas llenas de barricas y frente al altar con vidrieras grabadas con motivos emblemáticos de la casa Lalique, las catas combinan vinos y aperitivos.

19: Paso a la vinoteca

Con 350.000 botellas, la más antigua de las cuales data de 1895, las cuatro bodegas de la finca son una verdadera memoria de los vinos de Burdeos. En la vinoteca, donde se exponen botellas y objetos como obras de arte, las botellas del Château Lafaurie-Peyraguey 1er Grand Cru Classé de Sauternes son las estrellas junto con otros vinos de los viñedos de Burdeos.

20h: un sabroso decorado

Incluso antes de la cena, disfrutamos del paisaje. Bajo el techo decorado con 120 hojas "Champs Elysées" en cristal brillante que recuerda el color ámbar de Sauternes, las mesas están adornadas con prestigiosas creaciones, platos de porcelana Fürstenberg, servilleteros Cristofle o botellas (falsas) con motivos "Femmes et raisins" como platos de bienvenida, un guiño a la herencia Lalique.

20h30: cena inspirada en el terruño

Mosto de uva, vino o infusiones de Sauternes con hierbas... El chef Jérôme Schilling tiene el honor de innovar creando platos tan originales en sus sabores como en su elaboración, inspirados en los vinos locales. Recorremos los siete pasos de la carta Lafaurie-Peyraguey acompañados de los grandes vinos de Sauternes, como debe ser, mientras disfrutamos de sabores inusuales.

9h: desayuno color viña

En el desayuno, disfrutamos por última vez de la refinada atmósfera del lugar, entre reflejos cristalinos y las suaves luces del viñedo. Como siempre, la vid está omnipresente, incluso en los sillas de tonos verde-hoja y del suelo color tierra calcárea.

Cita en Château Lafaurie-Peyraguey en los viñedos de Burdeos