Saint-Emilion, entre viñedos y arroyos

Saint-Emilion es un punto de partida ideal para recorrer los viñedos de grandes nombres como Pomerol, Sauternes, Margaux, y por supuesto Saint-Emilion.

Entre viñedos y arroyos, a lo largo de las laderas boscosas y caminos pintorescos, la jurisdicción de Saint-Emilion se extiende sobre más de 75 km² alrededor de una ciudad medieval muy bien conservada y es un lugar perfecto para alojarse. A sólo 30 minutos de Burdeos y a 1 hora de Bergerac o Périgueux, Saint-Emilion es el lugar perfecto para visitar los viñedos bordeleses hasta Périgord.

Según la leyenda, la ciudad debe su nombre a Emilion, monje bretón, que después de una vida ejemplar y salpicada de milagros, elige en el año 750, para retirarse del mundo, una cueva natural hoy en día todavía visitable en el corazón del pueblo.

Ciudad de comercio y próspera, lugar de transacción donde se ofrecía lo mejor (vino, granos, piedra de construcción, etc.), y también famoso lugar de peregrinación por las reliquias del santo, la hermosa ciudad de Saint-Emilion pasó la Edad Media obteniendo una prosperidad inigualable. Esta prosperidad se refleja todavía hoy a través de sus monumentos emblemáticos, ¡especialmente la impresionante iglesia monolítica subterránea!

La jurisdicción de Saint-Emilion (incluyendo la ciudad y los territorios de los ocho pueblos unidos bajo la autoridad de la Jurade de la Edad Media) fue inscrita en la lista del Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999 para preservar, restaurar y transmitir este patrimonio excepcional.

Cita en Saint-Emilion, en Nouvelle-Aquitaine 

Ir más
lejos