Qué hacer en Bretaña

La península de tierras legendarias ofrece a los curiosos que acuden a visitarla un océano de paisajes tan marinos como embriagadores, así como unas tradiciones seculares y exquisitas. Más que un simple viaje, es una experiencia cautivadora, una bonita escapada la que te reserva la Bretaña.

Las visitas ineludibles en Bretaña

• Monte Saint-Michel

Originalmente, en el año 709, este espectacular sitio era una roca ocupada por una sencilla y pequeña iglesia, a petición del Arcángel Miguel. A lo largo de los siglos, una abadía, edificios conventuales, muros del recinto, un pueblo, han sido construidos para hacer del Mont St Michel un hogar espiritual e intelectual, además de un lugar de peregrinación. Hay que verlo cómo emerge de la bahía, entre el mar y el cielo, para ser cautivado por su majestuosa belleza.

• Alineaciones de Carnac

Imagínese 3.000 piedras levantadas en el páramo bretón, alineadas a lo largo de un kilómetro. El menhir más grande tiene 6 metros de altura. Erigidos entre 5.000 y 3.000 años antes de Cristo, nos hacemos una pregunta: ¿cómo y por qué están allí? A menudo se les da una función astronómica. ¡Depende de ti desentrañar su misterio!

• Bahía de Morlaix

Entre el León y el Trégor, es una amplia bahía tachonada de islotes. L'île Verte, l'île aux Dames, l'île Callot, l'île Louët y su faro, la isla fortificada del Château du Taureau... puede sdescubrirlos en barco o a pie, en marea baja. En la costa, los pueblos de Carantec, Plougasnou o Locquirec se han convertido en estaciones balnearias familiares.

• Pont-Aven, la "ciudad de los pintores"

A finales del siglo XIX, Gauguin se fijó en esta pequeña ciudad del estuario de Aven, con su luz siempre cambiante. Muchos pintores han seguido la escuela de Pont-Aven, como Emile Bernard, Paul Sérusier, Maxime Maufra,... Para encontrar sus lugares de inspiración, pasear por los molinos, lavaderos, puentes de piedra, el Bois d'Amour. ¡Cojemos los pinceles!

• La Catedral de St. Corentin en Quimper

En el corazón del viejo Quimper, la catedral de Saint-Corentin te hará mirar hacia arriba, ¡con sus flechas de 76 metros de altura lanzadas hacia el cielo! De estilo gótico, su construcción se prolongó a lo largo de 300 años, comenzando en el siglo XIII. Un gran éxito.

• El centro histórico de Rennes

Es un placer pasear por el casco antiguo de Rennes, a través de los siglos, para descubrir la capilla gótica de Saint-Yves, las coloridas casas con entramados de madera del siglo XV, las puertas de las Mordeladas y su châtelet de dos torres, el Palacio del Parlamento del siglo XVII. Por no hablar de las terrazas de la rue St Sauveur, del Capítulo o de la plaza Champ-Jacquet.

• Belle-Île-en-Mer

Frente a la punta de Quiberon, es la isla más grande de Bretaña, que lleva bien su nombre. Puede ser salvaje y tumultuosa en el lado Atlántico, hacia las agujas de Port Coton, la punta de los potros, la cueva de los boticarios. Y bien abrigado en el lado continental, en la playa de las grandes arenas. Se puede explorar a pie y en bicicleta por senderos balizados, o en coche por carreteras secundarias, entre páramos y valles.

• La bahía de Saint-Brieuc y Paimpol

La bahía de Saint-Brieuc es la quinta del mundo por la amplitud de sus mareas, estás avisado. Para admirarla desde arriba, diríjete a la punta del Roselier, Pordic o Les Guettes. Los caminantes seguirán el Sendero de los Aduaneros, un balcón con vistas al mar. A menos que optes por el kitesurf, kayak o catamaranes. Y dirígete hasta Paimpol, para pasear por los animados muelles y degustar las famosas ostras de Paimpol.

• El bosque de Brocéliande

Entre estanques y páramos, el bosque de Brocéliande con un centenar de circuitos de senderismo evoca la leyenda del valiente rey Arturo y de Merlín el Encantador. Deja volar tu imaginación: los robles centenarios están habitados de duendes, el castillo de Comper está habitado por el hada Viviane y la fuente de Barenton libera burbujas mágicas.

• La isla de Ouessant

Última parada antes de América... es una de las 7 islas del archipiélago de Molène, a 20 km al oeste del Finistère. En forma de pinza de cangrejo, envuelta en espuma marina y sacudida por el viento, Ouessant resiste. Verdadero centinela en el océano, está salpicado de faros para ayudar a navegantes y pescadores: Stiff, construido por Vauban, Kéréon, Créac'h, la Jument.

Las actividades ineludibles en Bretaña

• Alojamiento en una cabaña eco-responsable

Bretaña es una región rica en alojamientos que respetan la naturaleza. Dormir en una cabaña ecológica de madera, en una cabaña con huerto, en una granja orgánica... es muy sencillo.

• Toma un baño cultural en el Festival Intercéltico de Lorient

Cada año, durante diez días en agosto, ¡abran paso a los celtas! El festival intercelta atrae a 750.000 espectadores a Lorient. Desde Escocia hasta Galicia, Australia, Canadá e Irlanda, hay más de 200 espectáculos y eventos, y 4.500 artistas que celebran la cultura cosmopolita en todas sus formas.

• Paseando junto al mar hacia la costa de granito rosa

Al norte de Lannion, en las Côtes d'Armor, las rocas de granito están teñidas de rosa y se iluminan aún más al atardecer. Un escenario de ensueño para navegar frente a Perros-Guirec, en la Reserva Nacional de las 7 Islas, poblada por aves marinas y focas.

• Hacer una pausa talaso en los principales centros

El principio de la talasoterapia nació en Bretaña, una tierra dinámica bañada por varios mares, el Canal de la Mancha, el Iroise, el Atlántico. No es de extrañar que haya más de quince centros para atenderte: en Quiberon, La Baule, Pornic, St Malo, Belle Ile, Dinard,... Los tratamientos combinan talasoterapia, deporte, masaje, dietética, algo para relajarse y recargar las pilas.

• Surfear las olas desde La Torche hasta Ploërmel

Es el lugar de referencia en Bretaña. ¡El surf, es muy bretón! Dirección la punta de La Torche, lugar importante para la práctica del surf por sus poderosas olas, pero también, según tu nivel, puedes ir a la playa de Le Loc'h en Guidel, Plouharnel en la península de Quiberon, la bahía de Les Trépassés entre la Pointe du Raz y la Pointe du Van, la playa de Trestraou en Perros-Guirec, o la playa de Rochebonne en Saint Malo.

• Cruzando una foca en Océanopolis en Brest

¡Descubre las numerosas especies acuáticas que habitan los océanos! En Océanopolis, podrás ver tiburones de arrecife y peces en el acuario tropical, pingüinos y focas en la cuenca polar, plancton y crustáceos en Bretaña, y nutrias de Alaska en la ruta de las nutrias. Una inmersión informativa en el ecosistema marino.

• Abrazar las grandes mareas de Saint-Malo

Varias veces al año, incluso en septiembre de cada año, el mar forma lo que se llama una gran marea. Es en St Malo donde su amplitud es la más importante, amplificada por los vientos. Para disfrutar del espectáculo, con todal seguridad, diríjete a las murallas frente al Fuerte Nacional, en la época de alta mar, cuando las olas rompen contra el malecón.

• Paseo en bicicleta por el canal de Nantes a Brest

Un hermoso viaje para hacer en esta Bretaña interior y verde, hacia el océano, siguiendo el canal y el Blavet. La ruta entre Lorient y Redon está salpicada de castillos, abadías, valles profundos y pequeños puertos fluviales.

• Navegando en el Golfo de Morbihan

Este pequeño mar interior, que se extiende entre Vannes y Auray, está declarado parque natural regional. Con unos cuarenta islotes a su alrededor, el golfo se puede descubrir en toda su variedad en un moderno velero, o en un viejo aparejo con velas ocres. Deje que tu lado aventurero hable por sí mismo y embarca a bordo de uno de estos tradicionales barcos, atuneros o langostas, moldeados con pasión por viejos leones marinos.

• Trabaja en tu swing en el campo de golf de Abers

Es el más occidental de los campos de golf franceses. En el corazón del páramo bretón, en lo alto de una superficie rocosa, este campo de golf de 18 hoyos ofrece una vista impresionante del océano y de las islas de Ushant y Molène. Según los especialistas, nos recuerda a los de Irlanda, y el viento a menudo nos acompaña en el recorrido.

QUÉ PROBAR

  • El bogavante azul
  • La mantequilla salada
  • Una bandeja de ostras en el puerto de Cancale
  • La torta-salchicha
  • El Saint-Jacques de Saint-Brieuc
  • La andouille de Guémené
  • La crêpe flambeada
  • El kouign-amann
  • El far bretón
  • Las fresas de Plougastel

QUÉ LLEVARSE

  • Un cuenco de cerámica con nuestro nombre
  • Un chubasquero amarillo
  • Loza de Quimper
  • Caramelos de mantequilla salada
  • Una lata de sardinas de Quiberon
  • Una botella de sidra y sus bolées
  • Un trisquel, el símbolo que representa el agua, la tierra y el fuego

Cómo llegar a Bretaña 

Ir más
lejos