6 especialidades culinarias dulces en Bretaña

Si Bretaña es muy conocida por sus tradiciones, también lo es por su gastronomía. Hay que decir que fue en esta tierra donde nació la mantequilla salada. Realizamos un breve repaso a sus especialidades culinarias dulces. Los golosos están de fiesta...

El far bretón

El far bretón es un pastel ineludible en Bretaña. Lo encontrarás fácilmente en todas las panaderías y pastelerías de la región. Conocido por su consistencia, es muy fácil de preparar: bastan mantequilla, huevos, harina, leche y azúcar. En su receta original no lleva nada más, pero en la actualidad existen diversas variantes, con ciruelas pasas, uva, frutos secos o manzana. Un pastel ideal para disfrutar en familia. Un detalle: el far bretón se denomina “farzforn” en bretón, que significa “far al horno”.

El kouign-amann

¡Cuidado con las calorías! El kouign-amann es un postre destacado de la gastronomía bretona. Se puede encontrar en todas las buenas panaderías bretonas. Esta especialidad originaria de Fouarnenez se realiza a partir de una masa de pan a la que se añade mantequilla y azúcar y que se enrolla como una masa de hojaldre. Un pastel de mantequilla fundente y caramelizado por dentro y crujiente por fuera tras la fusión de la mantequilla y el azúcar durante la cocción. El kouign-amann se toma generalmente tibio para conservar todo su sabor. Una pequeña anécdota: este pastel nació tras un error en una panadería. Una confusión que los bretones no lamentan en absoluto.

Las crêpes

Si hay una especialidad culinaria que viene de inmediato a la mente cuando se piensa en Bretaña, esa es la crêpe. Se disfruta por igual tanto dulce como salada. ¿Cuál es la diferencia en su preparación? Las crêpes saladas se realizan con trigo sarraceno, mientras que las dulces están hechas a base de trigo candeal. Los golosos les añaden caramelo con mantequilla salada, azúcar, chocolate, mermelada o limón. Para variar el disfrute hasta el infinito...

El caramelo con mantequilla salada

Si vas a Bretaña, no podrás evitarlo. El caramelo con mantequilla salada se cocina de todas las formas. En su origen, se trataba sencillamente de un caramelo blando que tenía la particularidad de haber sido realizado con mantequilla salada. Este dulce sigue vendiéndose en numerosas confiterías en Bretaña. El caramelo con mantequilla salada alcanzó mayor notoriedad a finales de los años setenta cuando un tal Henri Le Roux inventó una golosina a base de caramelo con mantequilla salada y avellanas. En la actualidad se encuentra también como crema para untar, salsas de caramelo fundido o como helado. ¡Ñam!

El palet bretón

Crujiente y cremoso a la vez, el palet bretón, también denominado sablé bretón, se toma a cualquier hora del día. A los aficionados a esta galleta que se derrite en la boca les encanta mojarla al desayunar en el café, leche o chocolate caliente. Y también vuelven a tomarla a la hora del té. Para su preparación se utilizan huevos, harina, levadura, pero también mantequilla y azúcar. Nada sorprendente para una galleta originaria de Bretaña que hace la boca agua a los más golosos.

Las gavottes

¡Podrían no haber existido nunca y hubiese sido una verdadera pena! Las gavottes, también conocidas como “crêpes dentelles”, nacieron un poco por casualidad. En 1893, Marie-Catherine Comic olvidó una crêpe en el fuego. En vez de tirarla directamente a la basura decidió doblarla y enrollarla. Esta crêpe, un poco demasiado cocida, resultó estar deliciosa, con su textura muy crujiente. Todavía hoy se realizan siguiendo la tradición, con harina de trigo, azúcar y mantequilla. Pueden acompañar el café o servir para elaborar postres.

El pastel bretón

Mullido en el interior, dorado en el exterior, el pastel bretón se asemeja al palet bretón. La receta de este pastel de viaje incluye mantequilla, harina, azúcar en polvo y huevos. Esta especialidad tiene la particularidad de conservarse durante varias semanas e incluso de poder ser congelada. Una pequeña anécdota: el pastel bretón se preparaba para los marineros que partían en expedición durante varias semanas.

Cita en Bretaña